Se estrena “Bayoneta”: autoexilio bajo cero (Cine) 🎬

Luis Gerardo Méndez interpreta a ‘Bayoneta’, un boxeador de Tijuana que resiste sus penas a kilómetros de casa.

Llevas meses sin mirar el sol. Entrenas sobre la nieve y bajo cero a kilómetros de casa. Parece una locura. Tienes tantas ganas de volver que harías lo que fuera, incluso subir al ring de nuevo, aunque eso te lleve al fondo otra vez.

¿Qué lleva a un boxeador tijuanense al autoexilio en Finlandia? ¿Buscamos o huimos cuando queremos irnos lejos de casa?

Éstas y otras preguntas llegan a la cabeza al ver Bayoneta, la más reciente película del realizador mexicano Kyzza Terrazas. La historia que relata habla del boxeo, sí; pero también habla sobre la migración y la soledad.

Miguel (Luis Gerardo Méndez) es padre, esposo, boxeador, mexicano y campeón. En algún momento de su vida  profesional fue conocido con el apodo de ‘Bayoneta’ por su ataque afilado que machaca, antes de que su vida diera un giro radical.

Buscando escapar de sus fantasmas y mantener a su hija, se une al equipo de un boxeador en un pueblo de Finlandia y, al mismo tiempo, se hunde en recuerdos que pasan mejor con un poco de licor.

A pesar de todo, llega un punto en que uno no puede hundirse más. Sólo queda salir y tirar otro jab.

 

¿Por qué Finlandia?

La ubicación geográfica tiene un peso brutal en la película. Es protagonista y es escenario. Terrazas y Rodrigo Márquez Tizano, guionistas, sabían que no sería lo mismo si la historia se ubicara en Estados Unidos, tan cerca de Tijuana. Tenían que llevarla a una cárcel bajo cero.

bayoneta-pelicula-cine mexicano-2018-estreno-cinepolis

Pocas películas deportivas tienen un acercamiento tan íntimo y diferente como Bayoneta. Se aleja de las clásicas narrativas heroicas y de superación tan populares en el box y alumbra territorios que vale la pena repensar en el marco de un deporte que ha perdido credibilidad por sus promotores, pero que mantiene su dignidad gracias a los boxeadores.

Bayoneta se estrena este viernes 9 de noviembre en salas Cinépolis.



Este hábito de dos minutos te empoderará y eliminará todo rastro de estrés

Tu cerebro manda señales a tu cuerpo. Pero tu cuerpo también puede mandar señales a tu cerebro (y fomentar tu bienestar).

Es normal que cuando nos sentimos tristes caminemos con la cabeza gacha, o incluso con la espalda un poco encorvada. Son reacciones corporales que expresan –a nosotros y a quienes nos rodean– nuestras emociones.

Pero si bien una emoción puede detonar una postura, también es cierto que una postura puede influir en la psique.

eliminar estres-facilmente-habitos practicas como

Si vamos siempre encorvados o con la cabeza gacha estaremos alentando un estado psíquico de pesar. Porque esta postura es la que adoptamos cuando cargamos algo de verdad, y la mente interpreta esto de maneras específicas. De hecho, una postura es capaz de mandar distintas señales al cerebro, y de generar distintas hormonas y neuronas.

Un estudio de 2010 comprobó que modificar nuestra postura durante 180 segundos altera las cantidades de testosterona y cortisol en el cuerpo. La hipótesis de esta investigación partió de las posturas en humanos y otros animales para expresar poder, las cuales siempre son expansivas y erguidas. Más allá de que asociemos dichas posturas a una demostración de fuerza, realmente juegan un papel fisiológico y causan poder.

Una de las autoras del estudio es Amy Cuddy, psicóloga de Harvard que ha sido entusiasta de dar a conocer esta vital información para el bienestar colectivo. Según Cuddy, ciertas posiciones de poder aumentan los niveles de la testosterona en 20%, mientras que reducen el cortisol, en 25%.

La primera ayuda a combatir la depresión y la falta de concentración. Además ayuda a aumentar la autoestima, pues es un vigorizante natural. La segunda ocasiona estrés, y en altas dosis produce fatiga, irritabilidad y ansiedad.

Así que la recomendación de la doctora Cuddy es que adaptemos una de las posturas de poder durante 2 minutos al día.

Sobre todo podemos hacerlo antes de enfrentar alguna situación que exija de nosotros confianza y seguridad, como puede ser un examen, hablar en público o una entrevista de trabajo. Pero en general podemos hacerlas todos los días, al despertar o como excusa para dejar el trabajo por unos minutos.

Lo interesante también es que esto comprueba, científicamente, que el yoga promueve una radical transformación en nuestro organismo. Esta práctica se basa en las llamadas asanas, o posturas, las cuales se basan en la expansión y estiramiento de los músculos. Así que puedes complementar el hábito de las posturas de poder con un poco de yoga diario, pues además las asanasy algunas en especial– ayudan a corregir las malas posturas de manera permanente.

Estas son las posturas de poder que puedes hacer cuando necesites un boost de confianza:



¿Quién se robó el patrimonio de México? Gael García te ilustra en el nuevo filme “Museo”

Dicen que fue el robo histórico de México pero, ¿quién realmente posee hoy nuestro patrimonio? No te pierdas esta película del director Alonso Ruizpalacios.

A veces tienes que trascender ciertos límites para reafirmar si la vida que tienes es la que quieres… o probablemente no estás ni cerca.

Siendo joven y universitario, siempre nos acompaña un deseo alimentado por la duda y la rutina: salir, descubrir el mundo, desafiar a tu familia y al sistema. Es el caso de Juan y Wilson, dos amigos egresados de la Facultad de Veterinaria que robaron piezas arqueológicas del Museo de Antropología de la Ciudad de México. El ejemplo perfecto de que la rebeldía a veces tiene causa. Y a veces no.

Basada en hechos reales, la nueva película del cineasta mexicano Alonso Ruizpalacios –con la actuación de Gael García Bernal, Museo, nos invita a rumiar en una pregunta franca:

¿Quién se ha robado el patrimonio de México?

El mismo Gael García, en diversas entrevistas, ha confesado que esta película lo hizo reflexionar sobre el tema. Si bien estos chavos se atrevieron a asaltar el Museo que alberga el patrimonio más antiguo de México, no son ellos los “verdaderos” ladrones.

Innumerables piezas del Museo de Antropología fueron extraídas de otros territorios de México, donde los pueblos aún les rendían culto, sin mencionar que muchas de ellas ni siquiera se encuentran en México, como es el caso del penacho de Moctezuma.

Aburridos de “dar la vuelta” en los circuitos de Ciudad Satélite, un fraccionamiento residencial suburbano que fue una especie de ícono del “esplendor” modernista mexicano en los años 60 del siglo pasado, a Juan y a Wilson se les ocurrió una grandiosa hazaña: entrar la noche del 25 de diciembre y robar algunas piezas del Museo de Antropología.

Juan (Gael García), es una especie de antihéroe inconforme y desapegado. Es el primo que en Nochebuena se encierra en su recámara y puede arruinar el “secreto de la Navidad” a los más pequeños. Es también quien convence a su amigo Wilson de hacer aquella locura que planeaban esa misma noche.

 

Dejar todo atrás y lanzarse al vacío…

Sin romper un solo cristal, ambos concretaron el que fue llamado alguna vez “el robo del siglo”. Juan y Wilson hurtan cientos de piezas en una secuencia magistral y musicalizada con la obra original del mexicano Tomás Barreiro.

Nadie sabe lo que tiene hasta que lo pierde.

A pesar de ello, podríamos decir que el robo de los jóvenes que participaron en el suceso real, Carlos Perches Treviño y Ramón Sardina García, tuvo consecuencias positivas, ya que dicho acto resonó en la sociedad y enfadó al gobierno a tal grado que, a partir de ahí, se refinaron las medidas de seguridad y protección del patrimonio de las culturas mesoamericanas de México.

Algunas veces, tienes que perder todo para volver a empezar.

MUSEO se estrena este viernes 26 de octubre en todas las salas de Cinépolis. Fue dirigida por Alonso Ruizpalacios (Güeros, 2014) y el guión fue escrito a dos manos, junto a Alonso Alcalá.

 

* Imagen destacada: Variety