Es el día de la mujer científica y Barbie lo festeja con una muñeca astrofísica (es hora de poner en el imaginario de las niñas otras posibilidades)

La marca Mattel ha hecho una alianza con National Geographic para crear una nueva línea de muñecas científicas.

Muchas mujeres nos han demostrado que los estereotipos están ahí para romperse. Especialmente aquellas que han optado por la ciencia, pese a las dificultades que ello implica en un mundo androcéntrico. Una de ellas fue la bióloga Rachel Carson, quien dio voz a la naturaleza en sus libros y se convirtió en la madre del movimiento ambiental. Otra fue Virginia Trimble, quizá la mujer que más conoce sobre el universo.

Afortunadamente, las nuevas generaciones están cada vez más al tanto de los prejuicios y estigmas sociales que son más nocivos. Identificándolos, pueden romperlos y posibilitar el nacimiento de nuevos paradigmas. Uno de estos paradigmas debe ser el de una mayor inclusión de las mujeres en las disciplinas científicas, ya que al género femenino le ha sido negado sistemáticamente un lugar en esta importante labor, que sin duda necesita de la visión e intervención de las mujeres –que son, ni más ni menos, la mitad del mundo–.

Ahora le tocó el turno de renovarse a uno de los juguetes más estereotípicos del mercado:
la muñeca Barbie, que ahora será científica.

barbie-cientifica-dia-mujer-cientifica-igualdad-genero-ciencia

La marca Mattel, que está detrás de esta línea de juguetes para niñas, anunció recientemente un acuerdo con National Geographic para hacer nuevas Barbies alejadas de los roles femeninos “tradicionales. Estas muñecas, en lugar de amas de casa o secretarias, serán astrofísicas, biólogas, conservacionistas y fotógrafas, entre otras profesiones científicas o allegadas a esta disciplina en las cuales las mujeres cuentan, todavía, con poca representación.

El fin de esta nueva línea de muñecas Barbie científicas es incentivar a las niñas a ir más allá de los estereotipos impuestos, estimulando su curiosidad por profesiones que antes les estaban negadas y que apenas hoy están siendo conquistadas por mujeres.

Y es que sólo el 28% de investigadores del mundo son mujeres, según la UNESCO.

barbie-cientifica-dia-mujer-cientifica-igualdad-genero-ciencia

Para National Geographic, esta es una oportunidad de ayudar a la gente a entender el mundo contemporáneo, así como de conectar con las niñas de hoy a través del juego. Esto puede tener resultados reales, ya que de acuerdo con un estudio publicado en Psychological Science, el simple hecho de invitar a las niñas a “hacer ciencia” las motiva mucho más que sólo incentivarlas en abstracto a ser científicas. Así, el acto lúdico rompe contundentemente con los estereotipos, a lo cual sin duda ayudará esta nueva línea de muñecas Barbie científicas.

Esta nueva línea estará disponible en el otoño de 2019. No obstante, podemos celebrar anticipadamente esta iniciativa de Mattel y National Geographic, ya que hoy es el Día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia. Un día que nos recuerda que aún hay mucho que avanzar en términos de igualdad en el ámbito científico pero, también, que en los últimos años hemos sido testigos y propulsores de grandes avances.



FairBnB, una alternativa de turismo ético a favor de las comunidades

A diferencia de la famosa app AirBnB, este competidor promueve la economía circular en las ciudades donde está disponible.

Aplicaciones como Uber y AirBnB han transformado radicalmente la forma en que nos transportamos y en cómo viajamos. Sin duda son opciones de autoempleo valiosas para muchas personas, pero el impacto de estos cambios económicos en las comunidades a menudo refleja los problemas profundos de cada comunidad.

Un grupo de emprendedores italianos lanzó un programa piloto llamado FairBnb en enero de 2019, con el objetivo de proponer una alternativa ética dentro del mercado de rentas temporales para turistas. La idea se extendió a Sevilla, Barcelona y Amsterdam, y esperan convertirse en la nueva alternativa global en la industria turística.

No se trata de buenas intenciones, sino de retribuir a las comunidades por los efectos negativos del turismo, como la gentrificación y el encarecimiento de la vida para los habitantes locales. En entrevista, Emanuele Dal Carlo, uno de los fundadores de FairBnB, explica que: 

“No solo queríamos protestar o probar un punto, queríamos demostrar que es posible operar en el mercado turístico a gran escala y, al mismo tiempo, ser socialmente responsables.”

 

fairbnb-turismo-protestas
La gentrificación es un proceso gradual que encarece la vida de las comunidades en favor del mercado (imagen: protesta en Oakland contra AirBnB)

 

Hospedaje cooperativo en vez de corporativo

A partir de la idea del “couch surfing”, muchos jóvenes han viajado y se han organizado para ir más lejos, apoyándose unos a otros en el camino. La inclusión de la tecnología dio como resultado AirBnB, dentro de una industria turística obligada a reinventarse. La plataforma concentra un 20% del ingreso por hospedaje en los Estados Unidos, superando a cadenas hoteleras de larga tradición, como Hilton.

Sin embargo, las ciudades y barrios turísticos se encuentran en una dura encrucijada. Mientras algunos se benefician por la afluencia de turistas que buscan hospedaje local a menor precio que un hotel (y a menudo por más tiempo), los habitantes locales ven aumentar el costo de la vida. Existen estudios que muestran que los casos de ansiedad, depresión y dependencia a sustancias también aumentan entre los pobladores de zonas altamente gentrificadas.

Protestas masivas e instalaciones artísticas han aparecido en ciudades como Berlín y Nueva York, pero nadie quería meter las manos en el espinoso tema de la regulación estatal en los negocios de aplicaciones entre particulares, una zona gris de la legalidad. Por ello, FairBnB opera con una estricta serie de reglas:

 

fairbnb-turismo-protestas
Cuando viajes, considera el impacto que tiene tu consumo sobre la comunidad: cuando tu llegas, otros se ven forzados a irse.

 

¿Qué ofrece de nuevo FairBnB?

  1. La plataforma tiene la política de aceptar solamente una propiedad por cada propietario. Esto tiene como objetivo que un mismo propietario no saque demasiadas propiedades del mercado inmobiliario para ofrecerlas al turismo.
  2. Los usuarios que ofrezcan sus propiedades deben demostrar que pagan impuestos a sus gobiernos locales.
  3. 50% de la cuota de la plataforma se reinvierte en proyectos locales.
  4. FairBnB opera bajo el modelo de cooperativa, con topes salariales y plataformas operadas cotidianamente por sus mismos fundadores.
  5. Esta forma de retribuir directamente a las comunidades también está disponible para que las organizaciones la utilicen como plataforma de crowdsourcing para fondear proyectos comunitarios.

Esta perspectiva de negocio regula un poco mejor a quienes ofrecen sus propiedades, ¿pero qué hay de los turistas? Según Dal Carlo, FairBnB les cobra una comisión por reservación, pero les da la posibilidad de elegir a qué proyecto u organización local desean donar el 50% de dicha comisión.

Según esta idea, cada vez que alguien reserva una habitación en FairBnB, la comunidad se beneficia. Si tomamos en cuenta que en menos de 10 años AirBnB acumuló un valor de mercado de más de $2 mil millones de dólares, ¿qué hubiera pasado si la mitad de ese dinero se hubiera reinvertido en las comunidades y barrios?

La diferencia de apps como FairBnB es que colocan el servicio por encima de la ganancia, una valiosa lección de responsabilidad social que otras empresas deberían aplicar y que nosotros, como usuarios, deberíamos exigir.



Científicas mexicanas darán una charla para niñas que quieran iniciarse en la ciencia: hoy CDMX

¿A qué se enfrentan las futuras científicas en México? Estas investigadoras hablarán de los obstáculos para las jóvenes que eligen este camino.

La labor científica debería estar abierta a todos; sin embargo, según la UNESCO, sólo el 33% de los científicos en México son mujeres. ¿Por qué? La explicación es social: a las niñas se les educa en la creencia de que los temas científicos son exclusivamente masculinos. Esta creencia errónea aleja a las niñas de la ciencia y, lo que es peor, afecta a todo el país.

La ciencia mexicana no puede privarse de mentes invaluables que beneficien a toda la sociedad. Una visión femenina dentro de esta disciplina es necesaria para evolucionar como país y avanzar un paso más hacia la igualdad de género. Por ese motivo, es importante romper con este nocivo estereotipo y alentar a las chicas a esforzarse en lo que les apasiona. 

Las científicas mexicanas que hablarán en el Conversatorio de ciencia y género del Museo de la Luz son prueba de que podemos (y debemos) ir más allá de la brecha de género. El 27 de febrero conversarán sobre sus disciplinas y las dificultades que les ha tocado enfrentar. Ellas han destacado en las áreas de ecología, matemáticas, ingeniería, sociología y ciencias nucleares de la UNAM con amplio reconocimiento. Seguro tendrán mucho que compartir con aquellas mujeres y niñas que quieran emprender el apasionante camino de la ciencia.

 

>

Si quieres dedicarte a la ciencia o sólo conocer más sobre la brecha de género en esta disciplina (y cómo romperla), la cita es en el patio del Museo de la Luz, en la Ciudad de México, de las 18:00 a las 21:00 hrs.