Un total de 470 ballenas piloto quedaron ancladas en las playas de Tasmania. Registrado como el mayor varamiento de ballenas jamás visto en todo el mundo, este suceso marca una enorme perdida de ballenas piloto en todo el planeta.

Después de 5 días de exhaustivos rescates, las autoridades de Tasmania declararon que de las 470 ballenas, tan sólo 108 lograron volver con vida al mar. A pesar de los grandes esfuerzos de rescatistas y voluntarios, quienes desafiaron las heladas aguas de la costa de Macquarie Harbour, los restos de muchas ballenas siguen en la playa.

varamiento-ballenas-tasmania-naturaleza-ecosistema-marino
Mell Chun/Agence France-Presse

La bióloga marina del gobierno de Tasmania aseguró que la esperanza recae en los ejemplares que regresaron al mar, entre ellos algunos pequeños. Sin embargo, un difícil panorama continúa presente en las playas de Tasmania.

“La recolección y eliminación de cadáveres se lleva a cabo con la ayuda de empresas acuícolas cuyo equipo y experiencia en el puerto son esenciales para un resultado oportuno y efectivo”, asegura Rob Buck, gerente del Servicio de Parques y Vida Silvestre.

Hasta el momento, Tasmania es un punto recurrente de los varamientos de ballenas. En este sentido queremos entender, en primer lugar, por qué estos animales van a la playa. Y en segundo lugar, cómo afecta a la vida marina estos sucesos.

ballenas-piloto-tasmania-varamiento-naturaleza
Edith Bevin

También en Ecoosfera: El llanto de las ballenas y los delfines, un síntoma de tristeza, duelo y estrés

 

Causas y consecuencias de un varamiento de ballenas

En definitiva, la última causa de una varamiento es el suicidio colectivo. Esta opción no parece existir en el mundo marino. No obstante, los expertos aseguran que el varamiento de ballenas es algo muy común.

Las causas van desde alteraciones biológicas hasta cambios provocados por el ser humano. Por ejemplo, algunos consideran que los sistemas de navegación de las ballenas pueden fallar conforme a la edad, una enfermedad o una herida. Pero, en el caso de ballenas completamente sanas, se hace hincapié en el estrés que puede provocar el ser humano en su sistema de comunicación. Los sonidos o sonares de grandes naves u otros sistemas pueden causar confusión, estrés o desorientación.

ballenas-piloto-tasmania-australia-playa-varamiento-australia

Hasta este punto, es difícil identificar una sola causa. El entorno tiene mucho que ver con el acaecimiento de un varamiento de ballenas. En algunos casos es más común ver señales de estrés provocado por el ser humano, y en otros parece ser el ciclo de la naturaleza o un simple efecto dominó en apoyo al primer ejemplar atrapado.

Indudablemente, el impacto de estos varamientos puede desequilibrar la vida marina. En un esfuerzo por evitar que esto siga ocurriendo masivamente, los lugares en los que sucede con frecuencia son monitoreados; un ejemplo de ello es la bahía Golden en Nueva Zelanda.

Basta con poner atención a nuestros entornos para darnos cuenta en qué podemos ayudar. La conexión entre la tierra y el océano es algo natural, por lo cual, el bienestar de cada una es esencial para el equilibrio de ambas.

varamiento-ballenas-piloto-tasmania-australia
AFP

 

Sigue leyendo: Delfines y ballenas captadas durante años por el fotógrafo Christopher Swann (fotos)