En nuestro estómago viven millones de bacterias intestinales. Tomando esto en cuenta, sabemos que es especialmente complejo mantener el equilibrio de la flora intestinal y todos esos seres que viven en el intestino, pero no sabíamos que comer algas sería parte de una saludable y sencilla solución.

intestino-segundo-cerebro-probioticos-salud-mental
The Daily Beast

La ecología intestinal es vasta y frágil. No todos gozamos de un funcionamiento óptimo cuando se trata de digerir los alimentos. Sin embargo, recientemente un grupo de investigadores de la Facultad de Medicina de la Universidad de Stanford demostraron que es posible transformar la genética de las bacterias intestinales.

 

Transformando las bacterias intestinales

El estudio realizado por dichos investigadores contempla la posibilidad de modificar o remodelar el microbioma humano. El propósito es lograr que muchas personas mejoren su salud intestinal y gocen de una alimentación rica y equilibrada sin la necesidad de atenerse a ciertas limitantes. Cuando comemos, nos olvidamos de que hay miles de bacterias navegando por el intestino. Algunas se quedan y otras tantas son expulsadas. Los investigadores decidieron comprobar si hay cepas o bacterias que puedan digerir un ingrediente poco común en la dieta: algas marinas.

Al monitorear a las bacterias y analizar su capacidad de usar el carbohidrato porfirio que se encuentra en las algas, se encontró que las personas que consumen algas desarrollan una calibración en el tamaño de su población bacteriana.

bacteria-inestino-flora-intestinal-algas

También en Ecoosfera: Alimentos probióticos que no son yogurt (y cómo hacer un fermentado casero)

 

Del equilibrio intestinal al control bacteriano

Esto significa que las algas tienen la capacidad de transformar las bacterias intestinales, provocando que éstas funcionen de mejor manera. Este experimento plantea la posibilidad de discernir qué alimentos nos ayudan a transformar positivamente las bacterias y, por ende, el funcionamiento del intestino.

“Durante los últimos 10 años ha quedado muy claro que los microbios intestinales no sólo están conectados a muchos aspectos de nuestra biología, sino que también son muy maleables”, se señala en la investigación.

algas-bacterias-flora-intestinal

El avance en la capacidad de manipulación de las bacterias intestinales (e incluso, de cualquier otra bacteria) permite que los médicos tengan muchas más posibilidades de tratar diversas enfermedades a través de la transformación de éstas. Es como aplicar un tratamiento mediante la propia evolución forzada del organismo humano.

Falta mucho para que esto se logre aplicar a gran escala, además de probar los efectos de estas bacterias en los seres humanos. No obstante, la ciencia avanza hacia un prometedor futuro en el que sea posible realizar tratamientos médicos con elementos que se ubican en nuestro organismo.

 

Sigue leyendo: 8 señales de una mala flora intestinal y algunos alimentos para restaurarla