Una rara abeja australiana que se creía extinta, hizo una aparición sorprendiendo a la comunidad científica, pues no se le veía hace 100 años y se le pensó extinta. Lamentablemente, hemos orillado a las especies a retroceder en su propio terreno. La presión para sobrevivir es mayor cada vez y muchas de ellas migran hacia otras zonas para garantizar su subsistencia. 

El hallazgo de esta rara abeja australiana se produjo como consecuencia de una búsqueda de campo generalizado y resultó tan inusual que sorprendió a la comunidad científica. La abeja de composición sumamente intrigante ostenta el nombre científico de Pharohylaeus lactiferus. La última vez que se tiene registro de un avistamiento de la especie se remonta a 1923 y hasta ahora se creía extinta.

abeja australiana
James Dorey

El avistamiento de pequeñas poblaciones abre la esperanza de encontrar nuevos ejemplares. Al parecer estos sorprendentes insectos no estaban extintas, sólo tuvieron que refugiarse ante la amenaza. La abeja nativa australiana tiene un valor incalculable, pues es sumamente rara, ya que es la única especie australiana del género Pharohylaeus.

La única abeja australiana de su género 

“Esto es preocupante porque es la única especie australiana en el género Pharohylaeus y no se sabía nada de su biología”, explica James Dorey, autor de la investigación. Sólo existe otra especie perteneciente al género y vive en Nueva Guinea.

Gracias al entomólogo James Dorey y su equipo de investigación, se descubrió que esta extraña abeja se encuentra aislada en la costa este de Australia. Pero esto resulta sumamente preocupante pues indica que su hábitat está altamente fragmentado.

abeja australiana
James Dorey

Australia ha talado más del 40% de sus zonas boscosas desde la colonización europea. Como consecuencia, en gran medida su enorme biodiversidad se ha visto aislada. Además, el cambio climático y los incendios forestales, ejercen todavía más presión sobre la extinción de esta y otras especies de invertebrados.

“Mis análisis geográficos utilizados para explorar la destrucción del hábitat en las biorregiones de los trópicos húmedos y la costa central de Mackay, indican la susceptibilidad de las selvas tropicales de Queensland y las poblaciones de P. lactiferus a los incendios forestales, particularmente en el contexto de un paisaje fragmentado”.

Segregación de los ecosistemas

En algunas ocasiones, han reaparecido especies que se creían extintas. Lo que sucede es que se han visto obligadas a cambiar de zonas de hábitat como consecuencia de los cambios vertiginosos a los que el humano somete al planeta. Esto sólo nos habla de la enorme capacidad de resiliencia de la naturaleza, que debemos valorar cada vez más y ofrecer esfuerzos de conservación y cuidado del medio ambiente.

abeja australiana
James Dorey

El hallazgo de esta extraña abeja que se creía extinta hace cien años, es una oportunidad para reflexionar sobre los esfuerzos de conservación tan necesarios para frenar la pérdida de biodiversidad que experimenta la Tierra. 

Referencias: 
Dorey, J. (2021). Missing for almost 100 years: the rare and potentially threatened bee, Pharohylaeus lactiferus (Hymenoptera, Colletidae). Journal of Hymenopter.

Sigue leyendo: Abejas azules de Australia: los seres exquisitos y vibrantes de la naturaleza