Las auroras son espectáculos sublimes tanto en la Tierra como en el espacio. Desde hace mucho tiempo hemos admirado el fantástico reflejo de las auroras boreales sobre el agua. Sin embargo, esta vez nos toca maravillarnos ante una encantadora aurora ultravioleta que rodea a un cometa galáctico.

Sabemos de buena fuente que la fecundidad cromática es algo propio de las auroras. Como un juego de movimiento entre las estrellas y la energía del planeta, estas líneas coloridas salen a iluminar los más oscuros escenarios con un brillo especial.

Como un prístino regalo de la naturaleza, y al parecer del cosmos entero, las auroras se levantan majestuosas creando paisajes insospechados. Siempre buscando rastros de ellas en distintos lugares de la Tierra, los científicos ahora encontraron una aurora peculiar alrededor de un cometa.

cometa-cosmos-aurora-brillo
ESA/Rosetta/NAVCAM

En la superficie terrestre las auroras boreales se forman gracias a partículas cargadas con electricidad provenientes del sol, las cuales golpean la atmósfera y crean destellos coloridos. Pero un reciente descubrimiento reveló que en otras partes del sistema solar también ocurre este fenómeno.

Siguiendo el rastro de las auroras encontramos algunas tanto en Júpiter como en varias de sus lunas, en Saturno, Urano, Neptuno e incluso Marte. Todas son versiones distintas de auroras; después de todo, los rayos del gran sol llegan a todo lugar en mayor o menor medida.

 

Una aurora ultravioleta hipnotizante y espacial

Explorando las diferentes versiones de auroras en el espacio, un equipo de investigadores realizó un estudio en el que se utilizaron los datos de la misión Rosetta de la Agencia Espacial Europea del cometa 67P/Chury para descubrir algo inusual. Todo indica que el cometa tiene un brillo ultravioleta creado por partículas cargadas provenientes del sol. Al acercarse a la gran estrella de calor, el hielo queda atrapado en el cometa y se sublima, provocando un espectáculo de luces.

cometa-aurora-boreal-cosmos-luz-ultravioleta

“Nos sorprendió descubrir que las emisiones de UV son auroras, impulsadas no por fotones, sino por electrones en el viento solar que rompen el agua y otras moléculas en el cometa y se han acelerado en el entorno cercano del mismo.  Los átomos excitados resultantes producen esta luz distintiva”, comenta Joel Parker, colaborador del estudio.

 

Entre las auroras en la Tierra y la aurora ultravioleta

Debido a que el cometa 67P no cuenta con una atmósfera como la Tierra, la aurora ultravioleta es algo difusa. A pesar de que se crea una envoltura gaseosa y colorida, las partículas contenidas no pueden generar tanto brillo. En la atmósfera del planeta Tierra, las partículas tienen mayor capacidad de crear un campo magnético propio. En el caso del cometa hay muy poco espacio para jugar con la luz, pero aún así es un espectáculo maravilloso.

 

Sigue leyendo: Estas son las fotos de auroras boreales más asombrosas que verás jamás