Los lobos utilizan sutiles variaciones armónicas para comunicarse al aullar (escúchalos 🐺🎧)

Las modulaciones en terceras y quintas en escalas cromáticas no son aleatorias, y obedecen a intenciones concretas dentro de un aullido comunal.

Los perros y sus primos salvajes, los lobos, han acompañado a la humanidad en la carrera evolutiva durante los últimos miles de años. La sonoridad de sus aullidos despierta algo inexplicable en nosotros, ya sea por la fama del lobo salvaje aullándole a la luna o por nuestro perro doméstico, cuyo instinto le indica hacer eco de la sirena de alguna ambulancia distante en medio de la noche.

Brenda Peterson es autora de Wolf Nation: The Life, Death, and Return of Wild American Wolves, donde incluye una entrevista con la pianista y activista de los lobos Hélène Grimaud. En 1996 Grimaud se alejó de la música y ayudó a fundar el Centro de Conservación de Lobos (WCC) en Nueva York, especializado en los lobos mexicano y rojo. 

Como parte de las actividades de este centro, se ofrecen programas como Aullido para Cachorros de Todas las Edades y Aullido para Adultos, en la que los participantes se suman a los coros nocturnos de la manada de lobos. Peterson le preguntó a Grimaud cómo es que los lobos son capaces de responder a los aullidos de los visitantes y qué será lo que nos estarán diciendo (o diciéndose entre ellos):

Una de las cosas más interesantes y aleccionadoras de trabajar con animales salvajes es que tienes que interactuar con ellos en sus propios términos. A menudo pasan por alto nuestros torpes intentos de conectar de una forma digna y adecuada, en términos lobunos. Puede ser solamente que los lobos interpreten a los humanos aullando como una amenaza de invasión de otra manada. Así que los lobos anuncian que este territorio ya está ocupado.

El lobo, ese familiar desconocido

La ciencia no ha sido ajena al estudio de las asombrosas y misteriosas habilidades de los lobos. Se sabe que los lobos cooperan mejor que los perros en tareas que requieren trabajo en equipo, que su coordinación durante las cacerías obedece a un silencioso código de miradas, e incluso se sabe que aúllan cuando extrañan a un miembro de su manada. 

Grimaud sigue practicando piano cerca de donde viven los lobos y relata que, en una ocasión, una lobezna comenzó a responder al violín de una grabación. “Salía de su guarida y alzaba la cabeza y aullaba a la par de los violines”. En ocasiones los lobos aullaban “aleatoriamente, como coincidencia” cuando ella practicaba piano. Pero la pequeña lobezna que aullaba con los violines “parece tener una relación directa”.

Y es que, como cualquier músico excelente, los lobos no sólo saben ejecutar bien sus aullidos, sino que escuchan y trabajan con la información que reciben como respuesta o como llamado. Para Grimaud, la palabra “armonía” es clave: el aullido no sólo ayuda a los lobos a transmitir información a otros miembros de la manada sobre su localización, territorio, aspectos de cacería, etc., sino que ellos se responden modulando el aullido y entonándose en intervalos de terceras y quintas, lo que en la teoría musical también se conoce como “armonía”.

¿Has notado, se pregunta Grimaud, que cuando los humanos (menos dotados por la naturaleza para el lenguaje de los lobos) se unen a los aullidos y su afinación coincide en la misma nota, los lobos alteran su afinación para prolongar la armonía? Es muy interesante. Si llegas a la misma nota que la de un lobo, éste va a subir o bajar el tono para modular su voz con la tuya.

Probablemente la música tenga una función similar en la vida de los lobos que en la sociedad humana: al reunirnos con miembros de nuestra enorme manada, por ejemplo, durante un concierto masivo, nos sintonizamos y afinamos a través de sonidos que nos hacen sentir bien. Esta sensación contribuye a fomentar los vínculos sociales y, entre especies salvajes, dichos vínculos son fundamentales para asegurar la supervivencia.

Uno de los elementos más intrigantes del aullido de los lobos, finaliza Grimaud, es lo que los científicos conocen con el nombre de ‘cemento social’. Esta transmisión de buenas emociones, como humanos cantando alrededor de una fogata, sintiéndose más cerca unos de otros, es la misma idea: uno aúlla o armoniza para reafirmar los vínculos sociales con los demás. Y no es de sorprenderse. Cualquier manada de animales depende realmente de los demás para sobrevivir.



México deja en la calle al 70 % de sus mascotas

México ocupa el 1 er lugar de América Latina en animales en situación de calle.

Tener animales de compañía literalmente nos regala vitalidad, pero también puede ser difícil. Mucho más difícil que tomar la decisión de tenerlos. Por eso –y porque se trata de un ser vivo–, es importante repensar con seriedad, antes de adquirir una mascota, si podremos cuidarla con todas las necesidades que implica. 

Tan sólo este dato tan desolador como gravoso nos hará pensarlo dos veces: en México, el 70 % de las mascotas son abandonadas, de cuerdo con cifras del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI). Y no sólo eso: 

México ocupa el 1 er lugar de América Latina en animales en situación de calle.

mascotas-mexico-animales-abandonados-calle

De acuerdo con la organización Adoptare, se trata de un problema común en las grandes capitales de latinoamérica que obliga a dichas ciudades a enfrentar graves retos en torno a los animales en abandono. Alan Rozz, fundador de Adoptare México, explica que, aunque las adopciones de animales han aumentado en los últimos años, todavía se compran cachorros y se regalan como objetos, por lo que el abandono también continúa aumentando.

El censo del INEGI de 2016, la cifra de perros en el país es de aproximadamente 19.5 millones; por su parte, la Asociación Mexicana de Médicos Veterinarios y Especialistas en Pequeñas Especies estima que este número podría ascender a 28 millones.

También en Ecoosfera: Aliviar el sufrimiento animal es nuestro imperativo ético y moral

perros-depresion-anisedad-depresivas-mejores-razas-terapias

Adopta, no compres

Numerosas investigaciones han comprobado los beneficios mentales, emocionales (e inclusive físicos) que las mascotas pueden detonar en nosotros. Los perros, especialmente, figuran en las terapias contra la depresión y la ansiedad, así como en la sanación rápida de las enfermedades, precisamente por demostrarnos esa fidelidad natural digna de su especie. 

Con tanta dicha que los canes son capaces de ofrecer, resulta difícil entender cómo es que existen tantos de ellos en situación de calle. Se piensa que la razón principal es que no se ha logrado cultivar una cultura de la esterilidad. Sin embargo, la cría de perros de raza sigue siendo un negocio y aún nos queda mucho por hacer en cuanto a la educación colectiva que demanda tener un perro en casa.

Por ello, siempre es importante adoptar en vez de comprar. Darle la oportunidad a un ser vivo que está dispuesto a darlo todo por quien se atreva a cuidar de él.  

En la Ciudad de México, muchos albergues, asociaciones y ONG se dedican a rescatar a estos animales en espera de un dueño. En este link puedes revisar algunos.

perro-olfato-emociones-vinculo-afectivo-perros-huelen-miedo

Existe una arraigada (y muy obsoleta) idea de que los animales no pueden sentir. O que al no poderse comunicar mediante un lenguaje de palabras no tienen conciencia de sus sentimientos, por ejemplo del dolor. Actualmente son muchos los estudios científicos que han desmentido este mito infundado,  y que pretenden informar a la sociedad para que, de una vez por todas, entendamos que se trata de una vida, de la que nos hacemos cargo.



Cuáles sí y cuáles no son las fotografías de los incendios en el Amazonas

Una parte del principal pulmón del planeta arde en llamas, pero las imágenes en redes sociales no corresponden al suceso.

Las llamas consumen el Amazonas y en las redes sociales circulan devastadoras imágenes, pero no todas corresponden a los incendios que está sufriendo hace más de 15 días un sector de la selva amazónica.

La Agencia France-Presse (AFP) declaró que varias de las fotos con la etiqueta #PrayForAmazonas que denuncia la emergencia ambiental, son engañosas porque no corresponden a los efectos de estos incendios. Algunas fotos que se viralizaron son imágenes antiguas y otras ni siquiera fueron tomadas en Brasil.

En Facebook y en Twitter circulan las siguientes imágenes que NO sucedieron por los incendios en el Amazonas en este mes de agosto, por ejemplo:

 

1. Un mono llora desconsolado abrazando, aparentemente muerto, a su cría. Ha sido una de las fotos más virales; sin embargo, la imagen fue tomada en Jabalpur —India— por el fotógrafo Avinash Lodhi.

Por cierto, Avinash declaró al periódico británico The Telegraph que el pequeño mono no estaba muerto, sólo se había tropezado.

 

2. La segunda foto viral, arriba a la derecha, muestra una gran extensión de bosque incendiada y mucho humo. Fue tomada en el año 1989 por un fotógrafo de la agencia francesa Sipa Press, adquirida luego por la entonces Rex Features, ahora Shutterstock Editorial, y publicada por The Guardian en el año 2007.

Las personas —famosos o no— están compartiendo las imágenes sin verificarlas. El actor Jaden Smith, hijo de Will Smith, publicó la imagen en su cuenta de Instagram y, hasta el momento, ya superó los 1,2 millones de “me gusta” con el mensaje “el bosque del Amazonas se está incendiando, esto es terrible”.

 

3. Son varias las fotografías de bosques quemados con escenarios apocalípticos. Una de ellas es la imagen del Amazonas pero del año 2017. Fue capturada por el fotógrafo de la agencia Reuters, Bruno Kelly, durante la llamada Operación Ola Verde, una quema controlada que realizó el Instituto Brasileño del Medio Ambiente y Recursos Naturales Renovables

 

Otras imágenes que la agencia francesa AFP ha detectado que no pertenecen a este evento histórico son:

 

¿Pero cuáles imágenes sí son de los incendios del Amazonas de 2019?

Las fotos satelitales tomadas por el Observatorio Terrestre de la NASA son verdaderas. Reflejan la situación en los estados de Rondonia, Amazonas, Pará y Mato Grosso. Las imágenes fueron registradas los días 11 y 13 de agosto de 2019. 

NASA

 

Las siguientes imágenes también son actuales, tomadas durante el mes de agosto de 2019. Pertenecen a la agencia Reuters:

incendios amazonia amazonas fotos reales agosto 2019
Ueslei Marcelino / REUTERS / Agosto de 2019
incendios amazonia amazonas fotos reales agosto 2019-0
Ueslei Marcelino / REUTERS / Agosto de 2019
incendios amazonia amazonas fotos reales agosto 2019
Ueslei Marcelino / REUTERS / Agosto de 2019
incendios amazonia amazonas fotos reales agosto 2019
Ueslei Marcelino / REUTERS / Agosto de 2019
incendios amazonia amazonas fotos reales agosto 2019
Ueslei Marcelino / REUTERS / Agosto de 2019
incendios amazonia amazonas fotos reales agosto 2019
Ueslei Marcelino / REUTERS / Agosto de 2019
incendios amazonia amazonas fotos reales agosto 2019
Ueslei Marcelino / REUTERS / Agosto de 2019

 

Los incendios que está sufriendo el Amazonas se deben en gran parte a las quemas provocadas para deforestar los terrenos: 2,254.8 kilómetros cuadrados en julio, casi el cuádruple del mismo mes de 2018, según el Programa de Quemas del Instituto Nacional de Investigaciones Espaciales de Brasil.

 

* Fotos: NASA y AFP Factual