Estamos dejando de prestar atención a la realidad (y el Internet está haciéndose rico con 1 minuto de tu tiempo)

Sobre la economía de la atención, lo mucho que gana Internet con 1 minuto de tu tiempo y qué podemos hacer para sobrevivir cognitivamente al bombardeo mediático.

Cada vez nos es más difícil poner atención. Probablemente, al tiempo que lees esto estás pensando en revisar los likes en tu última publicación de Facebook, o en responder un Whats. Y parece completamente normal. Pero para tu psique no lo es.

Ahora que la información y el conocimiento discurren por todos lados libremente, es cuando menos podemos aprovecharlos verdaderamente. No somos partidarios de que se lucre con el conocimiento, pero pareciera que había algo más mágico y cognitivamente funcional en tener que decidir con cuidado el próximo libro que nos compraríamos, o si tendríamos la suscripción para un periódico.

Las generaciones pasadas no tuvieron todo a su disposición. O por lo menos, no tanto. Valoraban más lo que estudiaban y se involucraban más con temas en específico.

como-no-distraerse-internet-redes-sociales-afectan-atencion

Pero esta dispersión no es sólo producto de nuestras decisiones individuales. Existe una cultura “multitareas” que nos ha hecho mucho daño, y nos ha alejado de la posibilidad de experimentar lo que la psicología llama “estado de flujo. El flujo es un estado psicodélico natural, al cual se llega cuando perdemos la noción del tiempo por estar concentrados en una sola tarea. Es algo que experimentaba Newton al escribir y Miguel Ángel al pintar: un estado al que cada vez menos personas podemos acceder.

A esto hay que sumar que existen cientos de tácticas y herramientas tecnológicas que están siendo usadas para llamar nuestra atención. A esto se le llama “economía de la atención, y es la parte de la economía que gana dinero a partir de clics, de views y del tiempo que le dediques, por ejemplo, a ver un video.

Las más grandes compañías de Internet están compitiendo ferozmente por tu atención.

Esto es lo que sucede en 1 minuto en Internet (y que genera miles de millones de dólares).

como-no-distraerse-internet-redes-sociales-afectan-atencion

Nos enfrentamos, pues, a un problema inédito para nuestras capacidades intelectuales. Porque el cerebro está primigeniamente acostumbrado a rechazar la distracción como una amenaza.

Según el neurólogo Adam Aron, de la Universidad de California, el sistema en el cerebro que detiene nuestro movimiento corporal también interrumpe la cognición. Cuando activamos esos sistemas, interrumpiendo abruptamente nuestras acciones a lo largo del día, estamos debilitando nuestra capacidad de concentración paulatinamente. Perder la capacidad para concentrarnos afecta nuestra memoria y nuestra capacidad de retención.

 

¿Cómo volver a poner atención a nuestra atención?

Afortunadamente, los mismos procesos cerebrales también suceden a la inversa: podemos fortalecer nuestra concentración. Y también nuestra memoria, con interesantes métodos que resultan hasta divertidos y estimulantes.

Por otro lado, es importante que sepamos que la vida no siempre fue así. Y que si bien es difícil, por ahora, escapar al bombardeo de la economía de la atención, o desarraigar de nuestro actuar ciertas ideas y actitudes, es posible trabajar paulatinamente en mejorar la concentración.

como-no-distraerse-internet-redes-sociales-afectan-atencion

Antes que nada, tenemos que encontrar una actividad que esté fuera de todo parámetro externo a nuestros deseos y pasiones. Una actividad que nos llene de satisfacción y que nos produzca el efecto de flujo: en la cual el tiempo pase sin darnos cuenta y sin que sintamos necesidad por hacer otra cosa. Esta tiene que ser una tarea lo suficientemente retadora, pero que no sobrepase nuestras habilidades. Y de preferencia, que nos lleve algún tiempo hacerla.

El tipo de actividades idóneas son las manualidades –que son una forma de meditar en movimiento–, el dibujo, la pintura, tocar música. Y también los deportes, como escalar. De preferencia, debe ser algo orgánico, que te aleje de la tecnología.

 

También puedes probar estos 5 hacks: 

  1. Meditación mindfulness a diario, antes de iniciar tu día.
  2. Quitar las redes sociales de tu teléfono: hacerlas lo menos accesibles que puedas. Existen apps que te pueden ayudar, como Simple Blocker.
  3. Dominar tu tiempo: crea pequeños rituales que puedas realizar en momentos de ansiedad, con el propósito de alejarte de las peores distracciones. Puedes hacer origami, escribir lo que sientes, continuar con la novela que estés leyendo o sólo tomar un té con tranquilidad.
  4. Hacer planes de estudio; así evitarás leer cualquier cosa y desgastarte innecesariamente. Puedes hacerlos por mes, y elegir un tema que te apasione.
  5. Estimular la atención: comer alimentos que promuevan la salud cerebral y un mayor enfoque.


Este hábito de dos minutos te empoderará y eliminará todo rastro de estrés

Tu cerebro manda señales a tu cuerpo. Pero tu cuerpo también puede mandar señales a tu cerebro (y fomentar tu bienestar).

Es normal que cuando nos sentimos tristes caminemos con la cabeza gacha, o incluso con la espalda un poco encorvada. Son reacciones corporales que expresan –a nosotros y a quienes nos rodean– nuestras emociones.

Pero si bien una emoción puede detonar una postura, también es cierto que una postura puede influir en la psique.

eliminar estres-facilmente-habitos practicas como

Si vamos siempre encorvados o con la cabeza gacha estaremos alentando un estado psíquico de pesar. Porque esta postura es la que adoptamos cuando cargamos algo de verdad, y la mente interpreta esto de maneras específicas. De hecho, una postura es capaz de mandar distintas señales al cerebro, y de generar distintas hormonas y neuronas.

Un estudio de 2010 comprobó que modificar nuestra postura durante 180 segundos altera las cantidades de testosterona y cortisol en el cuerpo. La hipótesis de esta investigación partió de las posturas en humanos y otros animales para expresar poder, las cuales siempre son expansivas y erguidas. Más allá de que asociemos dichas posturas a una demostración de fuerza, realmente juegan un papel fisiológico y causan poder.

Una de las autoras del estudio es Amy Cuddy, psicóloga de Harvard que ha sido entusiasta de dar a conocer esta vital información para el bienestar colectivo. Según Cuddy, ciertas posiciones de poder aumentan los niveles de la testosterona en 20%, mientras que reducen el cortisol, en 25%.

La primera ayuda a combatir la depresión y la falta de concentración. Además ayuda a aumentar la autoestima, pues es un vigorizante natural. La segunda ocasiona estrés, y en altas dosis produce fatiga, irritabilidad y ansiedad.

Así que la recomendación de la doctora Cuddy es que adaptemos una de las posturas de poder durante 2 minutos al día.

Sobre todo podemos hacerlo antes de enfrentar alguna situación que exija de nosotros confianza y seguridad, como puede ser un examen, hablar en público o una entrevista de trabajo. Pero en general podemos hacerlas todos los días, al despertar o como excusa para dejar el trabajo por unos minutos.

Lo interesante también es que esto comprueba, científicamente, que el yoga promueve una radical transformación en nuestro organismo. Esta práctica se basa en las llamadas asanas, o posturas, las cuales se basan en la expansión y estiramiento de los músculos. Así que puedes complementar el hábito de las posturas de poder con un poco de yoga diario, pues además las asanasy algunas en especial– ayudan a corregir las malas posturas de manera permanente.

Estas son las posturas de poder que puedes hacer cuando necesites un boost de confianza:



4 apps para promover la atención, evitar la distracción y fomentar la creatividad

Mantener la atención en el mundo actual es una tarea difícil; afortunadamente los programadores también toman en cuenta las necesidades espirituales para promover algunas soluciones que nos ayuden a concentrarnos mejor.

meditation

Una nueva oleada de apps está llegando a los teléfonos móviles para echar abajo el mito del multitasking y promover la concentración y la atención consciente sobre una sola tarea. No se trata de apps solamente basadas en la productividad, sino que echan mano de técnicas de meditación trascendental y las “traducen” a formas prácticas para la agitada vida moderna.

No importa si nos dedicamos a la contabilidad o a la escritura creativa: todos necesitamos ser creativos, de una u otra manera, para resolver todos los pequeños asuntos de nuestra vida cotidiana. Lo que estas apps promueven son ejercicios que pueden ayudarnos a hacernos conscientes de la dirección de nuestra atención, de modo que podamos colocar la misma en las actividades donde la requerimos. Realizar una sola tarea en lugar de hacer malabarismos con 10 de ellas es lo que generaría a la larga una mejor producción y desempeño en lo que sea que hagamos.

OmmWriter

OmmWriter es un programa para escritores, guionistas y otros trabajadores de la palabra que permite procesar texto en una interfaz limpia y sin distracciones. Tanto los procesadores de texto clásicos como las interfaces de blog suelen estar plagadas de distractores, por lo que OmmWriter apela a la simplicidad, con algunos sonidos de máquina de escribir para que la atención se centre completamente en la escritura.

No encontraremos en este programa muchas opciones de edición, pero la idea es más bien que puedas concentrarte en escribir lo que necesites y luego editarlo en otra parte. Al conectar los audífonos puedes estar inmerso en una especie de simulacro de “máquina de escribir”, con sólo tu texto y el sonido de las teclas (aunque también ofrece una pequeña selección de sonidos relajantes para acompañar el trabajo.

ReWire

ReWire

ReWire es una app que ofrece una sencilla interfaz de meditación aplicando técnicas de yoga y un poco de neurología portátil.

Se basa en la técnica de observar transiciones: cargas algunas canciones desde tu biblioteca de iTunes o utilizas algunos sonidos de la misma app y presionas un botón cuando el sonido se interrumpe. Funciona un poco como un juego de video donde la app promedia tu atención contando tu velocidad de respuesta.

Se recomienda utilizar ReWire antes de tener una junta o de ponerse a trabajar, de modo que la atención esté mucho más afinada y lista para responder a las cambiantes situaciones a las que nos enfrentamos todos los días, promoviendo una sensación de claridad y atención consciente después de cada sesión.

Buddhify

biddhify

Al igual que ReWire, Buddhify toma recursos de formas tradicionales de meditación y compone pequeñas sesiones de atención consciente en diferentes ambientes (con alternativas predeterminadas para mantener y ejercitar la atención durante una caminata, en el gimnasio, de viaje o en la propia casa.)

Buddhify presenta cuatro tareas u opciones a elegir: claridadconexiónestabilidad atención en el cuerpo. Cada una te presenta una sencilla tarea que deberás seguir a través de instrucciones sencillas y una interfaz agradable.

Sus desarrolladores están conscientes de que los mejores resultados de la meditación se dan en ambientes sin distracciones, pero la idea detrás de Buddhify es que te sea posible entrar en una dinámica de meditación en cualquier espacio o tiempo libre que tengas, con lo que la práctica se volverá más constante y fluida a medida que se vuelva un hábito cotidiano.

Coffivity

coffivity

Todos hemos escuchado historias (incluso contadas por nosotros mismos) de que las cafeterías o lugares con gente y ruido pueden ser benéficos para la atención, pues de alguna forma el murmullo de fondo y el sonido de la loza crean un sonido constante, una especie de lienzo sobre el cual podemos acceder a nuestra creatividad de manera más sencilla.

Basados en esta premisa, los creadores de Coffitivity te permiten reproducir los sonidos propios de una cafetería y mezclarlos con tu propia música, para tener los beneficios del sonido circundante en el silencio de tu propio lugar de trabajo. Probablemente esta sea la app más extraña de las que presentamos, pues se trata de un hack psicológico para hacer que nuestra mente se active del modo en que lo hace cuando estamos en un lugar con mucha gente, pero sin tener que lidiar con todos los distractores externos.

[MNN]