Este evento astronómico cambió la apariencia del sol (mira)

El sol ha entrado en su fase de actividad mínima y el resultado es precioso.

Hace unos meses se tomó una espectacular fotografía de nuestro sol. En ella, el astro aparece como una perfecta esfera de luz. Ninguna de las manchas solares que usualmente lo recubren es visible: su superficie de fuego se extiende, suave y homogénea.

En esta fotografía publicada por la NASA, vemos dos caras del mismo sol. Del lado izquierdo, la superficie alcanza su máximo de actividad en el año 2012. La otra imagen muestra al sol en agosto de 2018, cuando estuvo a punto de alcanzar su grado máximo de pasividad. ¿Por qué sucede esto?

astronomia-sol-actividad-minima-manchas-solares
NASA

Pocas veces nos ponemos a pensar en las transformaciones que el sol experimenta, quizá porque lo percibimos como algo fijo y constante, al grado de moldear nuestras vidas en torno a él. Sin embargo, como todo en la naturaleza, nuestra estrella tiene sus ciclos. La fase que resulta en este maravilloso espectáculo visual es conocida como mínimo solar.

La ausencia de manchas solares tiene efectos curiosos en el gran astro. Su brillo en general disminuye, mientras que los vientos solares se aplacan. Al ser el eje de nuestro sistema, los cambios en el sol repercuten directamente en la Tierra. La consecuencia de un sol más tranquilo es el enfriamiento de la atmósfera exterior terrestre.

Los astrónomos siguen estudiando el sorprendente rango de efectos de la actividad solar mínima. Quizá, entenderla un poco más nos sirva como recordatorio de que muy pocas cosas en el espacio exterior permanecen fijas, por más que lo aparenten. El universo, tal como ocurre en las vidas de quienes lo admiramos, está en constante flujo y transformación. 



Envía tu nombre al Sol este año (la NASA te dice cómo)

Por primera vez, una misión de la NASA hará que una sonda toque el Sol. En ella también puede ir tu nombre, y es gratis

Nunca la NASA ha podido acercarse tanto al Sol como lo hará a través de la Sonda Parker, la cual será enviada este año al espacio. Lo que pueda averiguarse en esta misión sobre la magna estrella que da vida a nuestro sistema, sin duda llenará de nuevos y fascinantes elementos a la astronomía.

La NASA quiere involucrar al planeta entero en esta misión, y por ello ha pedido tu participación. En un romántico llamado a la población, el sitio web de la Sonda Solar Parker te invita a enviar tu nombre para que sea llevado a bordo de la Sonda y posteriormente arrojado al Sol. Esto será posible porque la Sonda Parker se acercará siete veces más de lo que cualquier otro artefacto humano se ha acercado jamás al Sol.

En este viaje interestelar, los investigadores de la NASA podrán estudiar la atmósfera solar como nunca antes, y ahondar en los estudios sobre su energía: ¿qué es lo que hace que se mueva tanto la energía como el calor a través de la corona solar (la capa más externa del Sol, que puede verse durante los eclipses)? Y también, quizá, descubran por fin a qué se debe la aceleración de las partículas de viento y energía solares, algo que la NASA ha buscado comprender desde hace 60 años y que, por cierto, tiene una gran importancia para los estudios sobre el cambio climático.

Es gracias a los avances en ingeniería térmica que esto será posible: escudos solares protegerán a la Sonda Parker, su carga útil y la tarjeta de memoria que contendrá tu nombre y el de millones de personas.

Para que la NASA guarde tu nombre en esa tarjeta sólo tienes que ir al sitio web de la Sonda Solar Parker y registrarte. Tienes hasta el 27 de abril del 2018 para hacerlo, sin costo alguno. Tu nombre enfrentará condiciones de calor y radiación indecibles, y será parte de lo que quizás detone una nueva era de conocimientos astronómicos.

Además te regalan un coqueto certificado con tu nombre, que quizá puedas presumir en un futuro cercano a tus hijos y nietos.