En 2013 Chris Hadfield se convirtió en una de las personalidades más célebres del mundo por su singular manera de mostrarle al mundo cómo es la vida en el espacio exterior. 

Este astronauta de origen canadiense vivió durante varios meses en la Estación Espacial Internacional (de diciembre de 2012 a mayo de 2013) y más allá de sus labores científicas y la misión que le fue encomendada, aprovechó este tiempo para hacer un cover de “Space Oddity”, la canción de David Bowie, y grabar varios videos en los que mostraba y explicaba la forma curiosa que tomaban operaciones cotidianas como el cepillado de dientes en condiciones de gravedad cero. Esta iniciativa, combinada con su carisma y el potencial de viralización de YouTube, resultó en una fama quizá imprevisible para el propio Hadfield.

astronauta sentido-de-la-vida-percepcion cambia
El planeta Tierra visto desde el espacio/Daily Overview

Con todo, es un reconocimiento más que merecido. La verdad es que este científico es un hombre cuya opinión merece buscarse y escucharse, pues ha sabido llevar su experiencia como astronauta a los ámbitos de la reflexión filosófica sobre el sentido de la vida y nuestro lugar en el universo y la realidad.

Hace algunos años, Hadfield publicó su Guía de un astronauta para la vida en la Tierra (An Astronaut’s Guide to Life on Earth), un libro en el que explora las ideas que tuvo mientras se encontraba en la EEI, con nuestro planeta a la vista por un lado y, por otro, la inmensidad del cosmos. “Tuve el tremendo privilegio de una perspectiva que casi nadie tiene”, escribe Hadfield a propósito de una situación que lo llevó a replantearse esas preguntas fundamentales de la condición humana:

Cuando se habla del sentido de la vida tendemos a pensar esto como la vida en la Tierra. Estar fuera del planeta durante un largo tiempo y verlo por la ventana constantemente suscita una reflexión que es difícil sostener en el día a día habitual. Así que pienso que si hay algún tipo de sentido de la vida, este tiene que ser muy personal. ¿Cómo es que la vida que tienes afecta tus propias conclusiones sobre aquello que te importa?

El panorama, es cierto, debe ser impresionante, arrebatador en un sentido místico, acaso inimaginable para muchos de nosotros. Hadfield habla de “milagros casualmente enmarcados”, por ejemplo, un amanecer que sucedía cada 92 minutos y que provocaba una paleta luminosa que gradualmente revelaba “los patrones secretos de nuestro planeta”.

Pero quizá cabría preguntarnos si esa posibilidad pertenece más al espectador que a la situación. Dicho de otro modo: si nosotros mismos no somos protagonistas de milagros cotidianos que, como al astronauta, pueden movernos a preguntarnos por el sentido de la vida y elaborar nuestra propia respuesta al respecto.