¿Cómo cambia el sentido de la vida para un astronauta?

Mirar todos los días a la Tierra y al sol y la inmensidad del cosmos suscita, inevitablemente, una reflexión sobre el sentido de la vida, y esto es lo que el carismático astronauta canadiense Chris Hadfield puede decir al respecto.

En 2013 Chris Hadfield se convirtió en una de las personalidades más célebres del mundo por su singular manera de mostrarle al mundo cómo es la vida en el espacio exterior. 

Este astronauta de origen canadiense vivió durante varios meses en la Estación Espacial Internacional (de diciembre de 2012 a mayo de 2013) y más allá de sus labores científicas y la misión que le fue encomendada, aprovechó este tiempo para hacer un cover de “Space Oddity”, la canción de David Bowie, y grabar varios videos en los que mostraba y explicaba la forma curiosa que tomaban operaciones cotidianas como el cepillado de dientes en condiciones de gravedad cero. Esta iniciativa, combinada con su carisma y el potencial de viralización de YouTube, resultó en una fama quizá imprevisible para el propio Hadfield.

astronauta sentido-de-la-vida-percepcion cambia
El planeta Tierra visto desde el espacio/Daily Overview

Con todo, es un reconocimiento más que merecido. La verdad es que este científico es un hombre cuya opinión merece buscarse y escucharse, pues ha sabido llevar su experiencia como astronauta a los ámbitos de la reflexión filosófica sobre el sentido de la vida y nuestro lugar en el universo y la realidad.

Hace algunos años, Hadfield publicó su Guía de un astronauta para la vida en la Tierra (An Astronaut’s Guide to Life on Earth), un libro en el que explora las ideas que tuvo mientras se encontraba en la EEI, con nuestro planeta a la vista por un lado y, por otro, la inmensidad del cosmos. “Tuve el tremendo privilegio de una perspectiva que casi nadie tiene”, escribe Hadfield a propósito de una situación que lo llevó a replantearse esas preguntas fundamentales de la condición humana:

Cuando se habla del sentido de la vida tendemos a pensar esto como la vida en la Tierra. Estar fuera del planeta durante un largo tiempo y verlo por la ventana constantemente suscita una reflexión que es difícil sostener en el día a día habitual. Así que pienso que si hay algún tipo de sentido de la vida, este tiene que ser muy personal. ¿Cómo es que la vida que tienes afecta tus propias conclusiones sobre aquello que te importa?

El panorama, es cierto, debe ser impresionante, arrebatador en un sentido místico, acaso inimaginable para muchos de nosotros. Hadfield habla de “milagros casualmente enmarcados”, por ejemplo, un amanecer que sucedía cada 92 minutos y que provocaba una paleta luminosa que gradualmente revelaba “los patrones secretos de nuestro planeta”.

Pero quizá cabría preguntarnos si esa posibilidad pertenece más al espectador que a la situación. Dicho de otro modo: si nosotros mismos no somos protagonistas de milagros cotidianos que, como al astronauta, pueden movernos a preguntarnos por el sentido de la vida y elaborar nuestra propia respuesta al respecto.



Los volcanes de Bali están conectados (a pesar de las millas de distancia)

A pesar de la astronómica distancia, estos volcanes están conectados y han logrado dinamitar juntos, por ejemplo, con la erupción masiva de 1963.

El azoro que la cercanía de un volcán puede despertar es sorprendente pero, ¿y si te enteraras que, a pesar de las millas, los volcanes pueden estar conectados bajo tierra? Algo así como un acto poético de la tierra por mantener unido lo que es evidente y debe estar junto…

En Bali, el Agung y el Monte Batur se encuentran a 11 millas (18 km) de distancia, pero su separación es sólo aparente. Unas fotografías de satélite han revelado que debajo de su imponente aspecto yace una compleja estructura que los mantiene unidos. Así es: hay un vínculo entre ambos que trasciende la distancia.

¿Qué une a estos dos gigantes? Al parecer, se trata de un lazo de fuego. Expertos de la Universidad de Bristol teorizan que el magma contenido en ellos no se mueve sólo hacia arriba, sino que viaja también en sentido horizontal. Esta unión interna provoca reacciones vinculadas más allá de la localización. El Agung puede hacer que el Monte Batur “despierte” y viceversa.

Esta unión explicaría por qué el Agung lanzó súbitas humaredas en el 2017 después de años de dormitar. También es la razón detrás de uno de los eventos más trágicos del siglo pasado. En 1963, el Agung explotó en una erupción masiva que arrasó con todo a su paso. Pocos momentos después del incidente, el Monte Batur también entró en erupción. El infortunado incidente sirvió para avivar la curiosidad de los geólogos. Ahora, se piensa que la conexión de estos volcanes puede servir para predecir erupciones futuras.

El motivo detrás de este vínculo que supera la distancia sigue investigándose. Lo que es cierto es que prueba que los vínculos en la naturaleza no necesariamente se rigen por las reglas espaciales que conocemos. Además de las posibilidades de prevención que ofrece este hallazgo, la idea de pensar en un mundo interconectado más allá del espacio-tiempo es fascinante. 



Asombrosas fotos captadas por un astronauta en sus primeros 6 meses en el espacio

Su atino para encontrar composiciones especulares le ha ido abriendo también un espacio artístico.

A una astronauta quizá lo imaginamos como un tipo meramente técnico. Con inclinaciones hacia el conocimiento y tal vez a la aventura, pero, ¿un astronauta con sensibilidad artística? Eso sí que sería un verdadero regalo; y lo cierto es que existe: su nombre es Scott Kelly.

Actualmente lleva un año viviendo en el espacio; mucho en la Estación Espacial Internacional y mucho en otras expediciones. Su acervo de imágenes de la Tierra desde el espacio no solo están enmarcadas por una natural vista espectacular; Kelly verdaderamente pareciera encontrar la manera especial de darnos un pedazo de la experiencia estética que ellos viven ahí arriba.

Hoy presentamos una selección de imágenes que invitan a sentir la Tierra desde texturas y patrones novedosos:

1432205699600492173 1432205699959850637 1432205700368696461 1432205701902131597 1432205702568348813 1432205704329094541 14322057051308742531432205702874744717 1432205700873719437

 

[space.io9]