Jesús Javier Ramos Arreola, ambientalista consagrado y opositor al proyecto del Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (NAICM), fue asesinado en su casa de Tlalmanalco, Estado de México, el día 28 de septiembre.

asesinato-opositor-aeropuerto-naicm-defonsores-territorio-mexico

Su muerte se suma a la de cientos de ambientalistas que han sido asesinados en América Latina por defender el territorio. Porque Jesús Javier Ramos Arreola se había dedicado a salvaguardar el Cerro del Tenayo, en Tlalmanalco, del cual se extrae actualmente –y a costa de su devastación– el material pétreo necesario para la construcción del NAICM.

El tezontle extraído del Cerro del Tenayo está siendo usado para rellenar el ancestral lago de Texcoco, lo que forma parte del ecocidio que se está cometiendo para poner en pie el NAICM. Todavía hace 40 años esta cuenca lacustre estaba rebosante de agua, pero ahora los campesinos que habitan los alrededores sólo tienen delante una llanura salitrosa.

Y es que el NAICM es la conclusión de un proyecto “modernizante” que ha mostrado ser devastador, no sólo para los ecosistemas, sino para las ciudades: desde que el lago fue desecado en su totalidad, la Ciudad de México se hunde a un ritmo de 10 centímetros por año.

asesinato-opositor-aeropuerto-naicm-defonsores-territorio-mexico
Aldabi Olvera

Ramos Arreola formó parte de quienes defendían este vasto territorio, vital para campesinos y citadinos.

Según el Centro de Derechos Humanos Zeferino Ladrillero, las amenazas a Ramos Arreola comenzaron a partir de las denuncias que hizo sobre las prácticas ilegales de extracción que se estaban llevando a cabo en el Cerro del Tenayo. Posteriormente las amenazas se intensificaron, cuando Ramos Arreola se sumó a la Plataforma Organizativa de Pueblos contra el Nuevo Aeropuerto y la Aerotrópolis.

 

Nosotrxs preferimos la vida: no al aeropuerto

¿Queda alguna duda de que el NAICM es un proyecto de muerte? Por eso, los pueblos que se han coordinado en esta nueva plataforma, y que han luchado durante más de 17 años, dicen: nosotrxs preferimos la vida, no al aeropuerto. Porque desde hace mucho este proyecto ha implicado no sólo la muerte del ecosistema y su fauna –como axolotes y acociles–, sino también la muerte –o la amenaza de muerte– para decenas de habitantes de esta zona del Estado de México.

asesinato-opositor-aeropuerto-naicm-defonsores-territorio-mexico

La violación a los derechos humanos ha sido sistemática: represión, violación sexual –en el año 2006–, despojo, usurpación, allanamiento y detenciones ilegales que terminaron en años de cárcel para algunos de los líderes del movimiento.

Es urgente que se escuchen las voces de quienes, no sólo desde el campo, sino también desde la ciudad –a través de diversas organizaciones, de las redes sociales y de la academia–, se están pronunciando contra el NAICM.

Porque este proyecto no anuncia un gran futuro, sino todo lo contrario: una distopía donde los aeropuertos valen más que la vida

Además existen propuestas alternativas para la construcción del NAICM, las cuales deben ser  puestas sobre la mesa –siempre poniendo por delante la vida, el territorio y los derechos humanos, así como la sustentabilidad–. También existen propuestas, mucho más urgentes, para sanar y dar nueva vida al territorio del lago de Texcoco y sus alrededores, lo que debería ser la prioridad.