El corazón de Londres está cubierto de hielo, y no son decoraciones: el artista Olafur Eliasson instaló enormes bloques de hielo traídos desde Groenlandia en varios puntos de la ciudad. ¿El propósito? Enviar un poderoso mensaje sobre el cambio climático.

bloques de hielo londres 9
Evening Standard

En el marco de la COP24, la conferencia internacional de cambio climático que se está llevando a cabo en Polonia, Eliasson decidió recordarle al mundo que el calentamiento global es una realidad palpable.

Los bloques de hielo están a la intemperie y la gente puede tocarlos, abrazarlos y tomarse fotografías con ellos. Según el artista, el objetivo detrás de Ice Watch radica en quitarle abstracción a la discusión sobre el cambio climático y añadirle unas buenas dosis de realidad. En palabras de Eliasson:

Groenlandia es tan lejana y abstracta, literalmente está fuera de nuestros cuerpos pero dentro de nuestros cerebros. Simplemente quise cambiar esa narrativa del cambio climático, sacarla de nuestras mentes y emocionalizarla en nuestros cuerpos.

Esta obra de arte tiene una dimensión todavía más inquietante: los bloques de hielo se derretirán en menos de 1 semana. Cada día que transcurre, los londinenses los ven achicarse ante sus ojos.

Esta experiencia trae a un plano mucho más físico el hecho de que las capas de hielo de los polos se derriten a un ritmo alarmante. Eliasson espera que el público tome conciencia sobre los 10,000 bloques de hielo parecidos que se desvanecen todo el tiempo en paraísos como Groenlandia.

Mira las fotografías: