Nuestras manías en las redes sociales (Ilustraciones)

Ilustradores, fotógrafos y diseñadores exhiben las manías y traumas emocionales que compartimos en redes sociales.

Cuando el filósofo y futurista Terence McKenna vislumbró el futuro en la era digital, no descartó la presencia de una clase de narcisismo; sin embargo, se inclinó lealmente a la idea de que la tecnología digital podría convertirse en un lenguaje para renovar nuestra conciencia.

Hoy, las redes sociales son una especie de herramienta adherida al cuerpo y la mente. A través de ellas podemos acceder a la información de vida de otra persona, casi como un canal telepático. Es, por así decirlo, el medio de comunicación con el que siempre soñamos, a un grado no tan lejos de la utopía (o distopía). 

La evolución digital ha inspirado a toda clase de interacción humana del mundo real, pero tal es el grado de influencia que a veces no es posible distinguir lo natural de lo enfermizo. 

Recientemente un grupo de ilustradores y otros artistas visuales se unieron al vasto cartel de arte inspirado en la cotidianidad digital, realizando obras especialmente inspiradas en las manías a las que nos han orillado estos canales.

arte ilustraciones redes sociales artistas plasman comportamiento
Paolo Beghini

Así que no es extraño comenzar a hablar de trastornos provocados por las redes sociales (liderados, en buena medida, por la ansiedad y la depresión causada por obsesión), o que existan generaciones enteras cuya comunicación se ha limitado al lenguaje de memes y emoticones. Muchos dirán que Facebook es una especie de holograma de nuestra prisión mental; de cómo somos capaces de idear nuevas formas de esclavizarnos. Otros se orillan a la esperanza de McKenna, viendo en estas redes de comunicación digital una forma de acceder a otro nivel de conciencia.

Sea cual sea tu postura, te compartimos a continuación estas agudas y muy brillantes piezas de arte visual que exploran, con una franca honestidad, nuestro día a día en Internet: adicción, autoestima, celos, búsqueda de validación y malos hábitos, por mencionar sólo algunas cosas. Mike Campau, Andrei Lacatusu, Sharmelan Murugiah, Paolo Beghini, Ben Fearnley e Igor Kozack son algunos de los artistas:

arte ilustraciones redes sociales artistas plasman comportamiento
Ben Fearnley
arte ilustraciones redes sociales artistas plasman comportamiento
Ben Fearnley
arte ilustraciones redes sociales artistas plasman comportamiento
Andrei Lacatusu
arte ilustraciones redes sociales artistas plasman comportamiento
Mike Campau
arte ilustraciones redes sociales artistas plasman comportamiento
Mike Campau
arte ilustraciones redes sociales artistas plasman comportamiento
Ben Fearley
arte ilustraciones redes sociales artistas plasman comportamiento
Sharmelan Murugiah
arte ilustraciones redes sociales artistas plasman comportamiento
Igor Kozack

 



Soldaditos de juguete que hacen yoga (y muestran que la batalla está en nuestro interior)

Estas figuras provocarán un glitch en tu concepción de la guerra y la paz.

Es por demás extraño, por lo menos para nuestra concepción contemporánea, que en las disertaciones antiguas sobre la guerra terminara siempre por aflorar un profundo humanismo. Porque curiosamente, libros como El arte de la guerra, de Sun Tzu, no son tanto manuales militares como tratados de filosofía. 

¿Será porque la guerra es inherente a nosotros como especie, y lo mejor que podemos hacer es aceptarle, aprenderle? Suena desalentador, pero también más realista. Porque si lo pensamos brevemente, ¿acaso no es nuestro interior el primer campo de batalla?

En ese sentido, El arte de la guerra es un libro que nos puede ayudar a sortear estratégicamente las trincheras de nuestra psique. Es una reflexión que nos hace ver que la vida es una lucha sin cuartel contra nuestros malos hábitos, y nos plantea un escenario de constante conflicto en donde se pierde o se gana.

Esta misma idea también ha sido planteada en términos no militares, sino psicológicos, por Carl Jung. El pensador suizo pensaba que  todos tenemos un lado oscuro al cual no debemos reprimir, sino aceptar y conocer. Es lo mismo que Sun Tzu plantea para poder ganar guerras:

Si conoces a los demás y te conoces a ti mismo, ni en cien batallas correrás peligro.  Si no conoces a los demás, pero te conoces a ti mismo, perderás una batalla y ganarás otra.  Si no conoces a los demás ni te conoces a ti mismo, correrás peligro en cada batalla.
 
soldaditos-juguete-yoga-joe-juguetes-didacticos

 

La colección Yoga Joe nos propone jugar con estas profundas reflexiones a través de una pieza particular: soldaditos de juguete.

Los Yoga Joes son soldaditos –algunos de peculiares colores, incluidos rosa y púrpura–, que libran la batalla en su interior practicando yoga. Son nueve figuras diferentes, cada una realizando un asana distinto, que nos recuerdan inevitablemente las reflexiones de Sun Tzu.

Es por eso, quizá, que estas figuras producen un glitch inmediato en la percepción. Porque es casi imposible asociar a los soldaditos de juguete con algo como la paz o la meditación, cuando los originales no están hechos sino para escenificar la guerra y retrotraer la violencia en la conciencia infantil.

Eso hace aún mejor esta original propuesta, que se antoja para tener en el estudio o como regalo para incentivar el diálogo con los niños… o el diálogo interno. Porque como dice su creador, Dan Abramson, estos soldaditos no buscan promover el yoga, sino que son “guardianes de la paz interna”, lo opuesto a la tradicional idea de “guardianes de la paz global” de los ejércitos del mundo.

soldaditos-juguete-yoga-joe-juguetes-didacticos

Los Yoga Joe Actúan como símbolos de calma y concentración para todo el que lo necesite en su día a día.

Lo malo es que por ahora ya están agotados en la tienda de My Modern Met. Pero puedes pedir que te envíen un correo cuando salgan más figuras a la venta.

soldaditos-juguete-yoga-joe-juguetes-didacticos

soldaditos-juguete-yoga-joe-juguetes-didacticos



Ilustraciones (a gran escala) que diagnostican la oscuridad por la que pasa la humanidad

El arte no sería lo que es sin su carácter confrontativo y retador. Stuart McReath emplea sombras rígidas para ilustrar temas de leyes de armas, pruebas escolares y la pena de muerte.

Las ilustraciones de alto contraste de Stuart McReath emplean sombras rígidas que otorgan una calidad casi tridimensional a sus escenas imaginadas.

McReath también usa dramáticas yuxtaposiciones de escala y metáforas visuales, como un médico que determina el “bienestar” de una sociedad con un estetoscopio.

Muchos de los trabajos que se muestran aquí se crearon como imágenes editoriales para artículos sobre cuestiones sociales, como las leyes de armas, las pruebas escolares y la pena de muerte.

Estas ilustraciones nos hacen preguntarnos cómo los ritmos acelerados esculpen nuestra percepción de la vida, qué tan solos nos sentimos en un espacio tan poblado como pueden ser las ciudades (o qué tan lejos estamos de llegar a entender y disfrutar de nuestra propia soledad) y hasta dónde la tecnología ha logrado moldear nuestro carácter.

Cada vez más artistas como McReath utilizan sus creaciones para transmitir mensajes críticos, que actualmente quizá sean más necesarios que nunca antes.

En medio de la voracidad de nuestro mundo y de todas las cosas que no van bien en él, es casi una necesidad que exista este tipo de arte.

Sin embargo, Stuart McReath logra armonizar sus creaciones haciéndolas ir de la crítica a la fantasía, de lo pavoroso a lo sublime, convirtiendo su obra en un extenso surtido de posibilidades.

McReath vive en Hampshire, Reino Unido, y ha sido galardonado como “Mejor ilustrador británico” por la Asociación de Ilustradores de su país.

Te compartimos estas agudas y muy brillantes piezas de arte visual que exploran, con franca honestidad, nuestro día a día: adicción, autoestima, celos, búsqueda de validación y malos hábitos, por mencionar sólo algunas cosas.

stuart-mcreath-ilustracion-problemas-sociales-diseno-seguridad-armas-pena-de-muerte Stuart McReath stuart-8-624x411@2x
Stuart McReath
stuart-mcreath-ilustracion-problemas-sociales-diseno-seguridad-armas-pena-de-muerte Stuart McReath stuart-8-624x411@2x
Stuart McReath
stuart-mcreath-ilustracion-problemas-sociales-diseno-seguridad-armas-pena-de-muerte Stuart McReath stuart-8-624x411@2x
Stuart McReath
stuart-mcreath-ilustracion-problemas-sociales-diseno-seguridad-armas-pena-de-muerte Stuart McReath stuart-8-624x411@2x
Stuart McReath
stuart-mcreath-ilustracion-problemas-sociales-diseno-seguridad-armas-pena-de-muerte Stuart McReath stuart-8-624x411@2x
Stuart McReath
stuart-mcreath-ilustracion-problemas-sociales-diseno-seguridad-armas-pena-de-muerte Stuart McReath stuart-8-624x411@2x
Stuart McReath
stuart-mcreath-ilustracion-problemas-sociales-diseno-seguridad-armas-pena-de-muerte Stuart McReath stuart-8-624x411@2x
Stuart McReath
stuart-mcreath-ilustracion-problemas-sociales-diseno-seguridad-armas-pena-de-muerte Stuart McReath stuart-4-624x527@2x
Stuart McReath
stuart-mcreath-ilustracion-problemas-sociales-diseno-seguridad-armas-pena-de-muerte Stuart McReath stuart-8-624x411@2x
Stuart McReath
stuart-mcreath-ilustracion-problemas-sociales-diseno-seguridad-armas-pena-de-muerte Stuart McReath stuart-8-624x411@2x
Stuart McReath