Arte consciente denuncia la emergencia climática / “Olafur Eliasson: In Real Life”

El artista escandinavo hace un poderoso llamado a reconocer y combatir el cambio climático.

Si la mayoría de los artistas emplearán su genio para estimular la conciencia colectiva, como lo ha hecho Olafur Eliasson a lo largo de su carrera, el paisaje que hoy enfrentamos sería sin duda distinto. En todo caso, y admitiendo la realidad que compartimos en estos momentos, es esencial unir fuerzas y talentos para superar el reto que como especie tenemos ante nosotros. 

No quiero recurrir a una narrativa basada en el miedo, pero estamos viviendo una emergencia climática. Muchas de estas obras tratan de la experiencia con la naturaleza, la atmósfera o la ecología, y cómo ahora han sido utilizadas como armas. 

Olafur Eliasson: In Real Life es el nombre de la exposición que el artista danés-islandés acaba de inaugurar en el Tate Modern, en Londres. Curiosamente esta exhibición, que incluye 40 piezas, recuerda a la intervención que el propio Eliasson realizó en este mismo recinto, y que ya invitaba a poner el foco en las condiciones climatológicas del planeta –se trató de The Weather Project, la instalación de un solario interior en el que marcó la memoria de miles de personas–. 

A diferencia de hace un par de décadas, cuando el cambio en el clima era preocupación sólo de unos cuantos, el mensaje de Eliasson es en esencia el mismo, pero ahora con carácter de urgente: “cuando hice The Weather Project en 2003, el calentamiento global era terminología técnica”, señala Eliasson en Art News

Necesitamos reimaginar y rediseñar los sistemas que nos han traído a este punto. Debemos tomar riesgos. No tenemos alternativa. El futuro tiene que ser distinto que el pasado. 

Olafur Eliasson: In Real Life estará en exhibición en el Tate Modern hasta el 5 de enero de 2020. Esta especie de retrospectiva climática de su obra es un exquisito llamado de conciencia urgente en torno a lo que está pasando.

Olafur-Eliasson-obra-artista-arte  



El arte conceptual de exconvictos luego de cumplir su condena (o de cómo sanar tras salir de prisión)

Liberarse de los traumas también es posible, aun tras haber pasado largo tiempo encarcelado.

Las prisiones emanan vibraciones particulares. Al pasar cerca de estos recintos, es imposible no estremecerse. Porque sabemos que al interior de las prisiones, en sus celdas y patíbulos, los condenados viven todo tipo de suplicios y castigos. Y todos, de alguna manera, sentimos vergüenza por estas instituciones.

Vale la pena preguntarnos: ¿Por qué se encierra a las personas? ¿Por qué se les busca “corregir” de esta manera? ¿Existe otro paradigma posible que no sea el de las prisiones para subsanar las heridas de la sociedad?

Exconvictos intentan responder a estas preguntas desde el arte

en la exhibición The OG Experience.

arte-cambio-social-activismo-exhibicion-prision

Desde la perspectiva del arte conceptual, la exhibición The OG Experience intenta adentrar a propios y extraños a la cotidianidad carcelaria: aquella donde los rumores son la única forma de comunicación posible –las bembas, analizadas por el filósofo Emilio de Ípola–; aquella donde se encarcela a minorías –como los negros americanos, que superan por cinco la población blanca en las cárceles de Estados Unidos–. Aquella cotidianidad carcelaria a donde todos podríamos caer en algún momento, incluso por error.

A partir de la experiencia de los exconvictos, podemos conocer lo que los complejos carcelarios producen en la psique de quienes han sido condenados al encierro y han logrado sobrevivir a sus sistemáticos abusos. Así, podemos empezar por sensibilizarnos, lo que es el primer paso lógico para poder reflexionar sobre la posibilidad de nuevos paradigmas.

arte-cambio-social-activismo-exhibicion-prision

arte-cambio-social-activismo-exhibicion-prision

Los lienzos del artista Russell Craig exploran el trauma tras 7 años de encierro, a través de un estilo que retoma las siluetas de la ya clásica prueba de personalidad de Rorschach. La imagen de arriba –y portada de esta nota– es su autorretrato. 

arte-cambio-social-activismo-exhibicion-prision

arte-cambio-social-activismo-exhibicion-prision

Daniel McCarthy utiliza elementos presentes en las cafeterías de toda prisión para hacer alusión a las historias cotidianas, vividas por los prisioneros políticos encerrados específicamente en Leavenworth, Kansas.

arte-cambio-social-activismo-exhibicion-prision

Con la pieza Knock Out, Jhafis Quintero explora uno de los dramas más persistentes de los complejos carcelarios: las cotidianas peleas entre presos, y la presión psicológica que éstas promueven debido al abuso de poder y al miedo por ser abatido. La pregunta para él es: ¿Puede alguien inhalar tanta violencia y no cambiar?

arte-cambio-social-activismo-exhibicion-prision

La exhibición también permite entrar al performance de la prisión a través de la recreación de una celda, hecha por Sherril Rolland. En ella, se invita a los espectadores a rayar una pared, la cual busca ser lugar donde dejar un testimonio sobre lo que el recorrido les hizo sentir y pensar.

arte-cambio-social-activismo-exhibicion-prision
Jesse Krimes, Apokaluptein (detalle). Sábanas de prisión que sirven como lienzo para un collage de recortes de periódico transferidos, lápiz de color y grafito.

arte-cambio-social-activismo-exhibicion-prision

arte-cambio-social-activismo-exhibicion-prision

arte-cambio-social-activismo-exhibicion-prision



Este artista cubrió a Londres de bloques de hielo (📷✨)

En el marco de la COP24, Olafur Eliasson envía un mensaje sobre los alarmantes efectos del cambio climático con su exposición “Ice Watch”.

El corazón de Londres está cubierto de hielo, y no son decoraciones: el artista Olafur Eliasson instaló enormes bloques de hielo traídos desde Groenlandia en varios puntos de la ciudad. ¿El propósito? Enviar un poderoso mensaje sobre el cambio climático.

bloques de hielo londres 9
Evening Standard

En el marco de la COP24, la conferencia internacional de cambio climático que se está llevando a cabo en Polonia, Eliasson decidió recordarle al mundo que el calentamiento global es una realidad palpable.

Los bloques de hielo están a la intemperie y la gente puede tocarlos, abrazarlos y tomarse fotografías con ellos. Según el artista, el objetivo detrás de Ice Watch radica en quitarle abstracción a la discusión sobre el cambio climático y añadirle unas buenas dosis de realidad. En palabras de Eliasson:

Groenlandia es tan lejana y abstracta, literalmente está fuera de nuestros cuerpos pero dentro de nuestros cerebros. Simplemente quise cambiar esa narrativa del cambio climático, sacarla de nuestras mentes y emocionalizarla en nuestros cuerpos.

Esta obra de arte tiene una dimensión todavía más inquietante: los bloques de hielo se derretirán en menos de 1 semana. Cada día que transcurre, los londinenses los ven achicarse ante sus ojos.

Esta experiencia trae a un plano mucho más físico el hecho de que las capas de hielo de los polos se derriten a un ritmo alarmante. Eliasson espera que el público tome conciencia sobre los 10,000 bloques de hielo parecidos que se desvanecen todo el tiempo en paraísos como Groenlandia.

Mira las fotografías: