Casi todas las Áreas Naturales Protegidas del planeta están sometidas a actividades humanas dañinas: Estudio

Este estremecedor dato nos recuerda por qué necesitamos más guardianes de la naturaleza…

La cartografía de nuestro planeta se puede dividir en, por un lado, los pocos territorios prístinos que nos quedan y, por otro, todos aquellos que ya han sido modificados por asentamientos humanos o por la actividad productiva. Muchos de estos territorios ya han sido plenamente alterados, pese a que están resguardados bajo la figura de las Áreas Naturales Protegidas (ANP) de la ONU.

Las Áreas Naturales Protegidas son una evolución de la primera legislación sobre reservas naturales que emitiera la ONU en 1960, llamadas “parques nacionales”, y que debía servir para conservar ciertas zonas del planeta que aún permanecían con escasa o nula intervención humana. Pero, no obstante que la naturaleza y sus recursos son vitales para nosotros tanto como su preservación, estas áreas naturales protegidas no han sido suficiente para frenar el degenerado avance de la usurpación humana y salvaguardar el equilibrio de los ecosistemas.

areas naturales protegidas mexico
Manglar en Yucatán, México

En un estudio, publicado en la revista Science, se comprobó que actualmente 1/3 de las Áreas Naturales Protegidas del planeta están bajo una fuerte presión humana, debido a la construcción de autopistas, pozos petroleros e incluso ciudades.

El territorio de las Áreas Naturales Protegidas equivale a 2/3 de China.
Sólo el 10% está completamente libre de actividad humana
.

El problema reside en que las reservas se están convirtiendo en nada más que promesas escritas en pedazos de papel. En la realidad, los gobiernos no financian la gestión de programas para cuidar la biodiversidad y proteger realmente estas zonas de la rapiña humana.

A veces, hacen todo lo contrario. Los Estados suelen facilitar la explotación de las Áreas Naturales Protegidas por parte de las multinacionales, porque los recursos que guardan son de gran valor. En lugar de invertir en las áreas naturales, quieren ganar de ellas.

areas naturales protegdas mexico-problemas
Hierve El Agua, Oaxaca, México

Eso es la llamada “economía verde“, que se sostiene de las ganancias que producen los minerales, las maderas, los cultivos, el turismo y hasta el aire, en forma de bonos de carbono que permiten a las multinacionales seguir contaminando en los países de América Latina. Por todo esto y más, las Áreas Naturales Protegidas están siendo usadas también para despojar a las comunidades indígenas originarias de estos territorios.

Por eso es que la usurpación de estas zonas está avanzando a pasos tan grandes, lo que nos pone a nosotros, como ciudadanos, en alerta para convertirnos en guardianes de nuestra riqueza natural.

 

¿Qué hacer ante la usurpación del territorio?

Comunidades locales que conservan el Área Natural Protegida del Cofre de Perote, en Veracruz, México.

Estamos ante un problema multidimensional que necesita soluciones claras. Además de ponernos en acción al informarnos, es necesario exigir al gobierno federal propuestas de proyectos para incentivar la participación de la población que habita en estos territorios, e incentivarla a cuidar su patrimonio. ¿Y esto cómo se hace? Permitiendo que estas comunidades obtengan un beneficio; por ejemplo, un Pago por Servicios Ambientales. Porque todo territorio debe tener derechos, como es el caso de la selva colombiana, para que gobernantes y ciudadanos se comprometan verdaderamente con la naturaleza.

En México, debemos elaborar propuestas amplias para proteger la riqueza natural colectivamente. No sólo obligar a los gobiernos a que lo hagan, sino actuar como verdaderos guardianes de los derechos de la naturaleza, empezando por conocer las reservas de nuestro país, que suman un total de 176 y representan más del 10% del territorio del país.

Es vital también cambiar nuestros propios hábitos y volverlos más sustentables, pues no podemos dejar la congruencia de lado. También podemos apoyar difundiendo esta situación y acercándonos a organizaciones locales y asociaciones civiles, para informarnos de primera mano. Porque cuando de recursos naturales se trata, los intereses que están de por medio son muchos, la vulnerabilidad también es mucha y el interés por defender nuestra tierra es muy poco.

Las Áreas Naturales Protegidas no son una fórmula mágica. Cuidar nuestro territorio, su riqueza y a sus pobladores originarios depende de nosotros.

 

* Imagen principal: Cyril Albrecht



Cautivadores conservatorios botánicos alrededor del mundo

Jardines que podrían pertenecer a una narrativa fantástica son los guardianes del reino planteae. Y están abiertos al público.

La naturaleza exige ser contemplada. Su a veces evanescente, pero omnipresente presencia, no puede pasarnos inadvertida.

Cada planta y cada flor que nos comparte hacen vibrar una emoción distinta, y su papel en el equilibrio de la vida siempre tiene una razón de ser. Una lila, por ejemplo, tiene la intención de cautivar con su color a la abeja que irá a recoger el polen de ésta, una actividad que supone parte del ciclo de vida de la biósfera en su totalidad.

conservatorios-botanicos-jardines-mundo-mas-grandes-maggie-chiang

El reino plantae es tan extenso que su explosiva diversidad lo hace objeto de apasionadas aproximaciones, no sólo fitológicas, también poéticas. Tan sólo de orquídeas existen más especies que de mamíferos, y de cactáceas podemos encontrar hasta 2,000 variedades, mismas que tienen la peculiaridad de guardar agua en su columna.

Este tesoro que es el mundo botánico es preservado en cientos de conservatorios alrededor del mundo. En ellos se realizan investigaciones sobre el aún universo natural (que nos regala tesoros tan maravillosos como la fantasmagórica flor de cristal), pero también son lugares abiertos al público, que nos permiten conocer un poco más de este reino vegetal.

Se trata de enormes parques o jardines, de grandes extensiones y con todo tipo de arquitectura: desde palacios victorianos hasta estructuras futuristas que fungen como invernaderos, donde se guardan bastas colecciones vegetales de todo tipo de plantas y flores. De ahí su importancia, pues estos conservatorios son centros de divulgación e importantes guardianes del saber botánico.

Aquí te presentamos algunos de los más sofisticados del mundo:

Parque del Retiro, Madrid: un jardín de histórica fantasía

conservatorios-botanicos-jardines-mundo-mas-grandes

Un pulmón en pleno centro de Madrid, donde se erigen los muros transparentes del imponente Palacio de Cristal, museo e invernadero que alberga flora tropical, subtropical desértica e incluso acuática.

El parque tiene una extensión de 118 hectáreas, y resguarda al árbol más longevo de Madrid, en el Jardín del Ahuehuete, así como a 19 000 árboles, representativos de 167 especies. Conserva además cientos de plantas y flores, entre las que destacan los espontáneos claveles que hacen una tupida alfombra amarilla al florecer.

Jardines de la Bahía, Singapur: conjugando lo artificial y lo natural

conservatorios-botanicos-jardines-mundo-mas-grandes-6

Singapur es de los pocos países que ha incorporado requerimientos de construcciones ecológicas en su legislación. En 2011 se construyó esta obra monumental, cuyo paisaje deja atónito a cualquiera. Grandes árboles de acero y vidrio, de 25 a 50 metros de altura, almacenan agua de lluvia para el riego del jardín, donde hay dos conservatorios: El Bosque Nuboso y La Cúpula de Flores, donde se cultivan flores tropicales así como cientos de orquídeas, la flor nacional del país.

 

Jardín Botánico de Adelaida, Australia: hogar de la flora y vegetación del mundo

Es miembro del BGCI (Botanic Gardens Conservation International), siendo de suma importancia sus aportaciones para la conservación de los jardines botánicos en el mundo. El diseño del jardín está influenciado por el Royal Gardens at Kew, Inglaterra y los jardines de Versalles, Francia. Cuenta con una gran colección botánica, 40% nacional y 60% foránea, y un invernadero de hermoso diseño, galardonado por su ingeniería, donde se cuida de plantas tropicales en peligro de la selva tropical de Australia Norte, Papua Nueva Guinea, Indonesia y del sur de las islas del Pacífico.

Jardín Botánico de la BUAP, México: guardián de la mágica biodiversidad mexicana

conservatorios-botanicos-jardines-mundo-mas-grandes-3

Este recinto de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla tiene una gran tarea de investigación y conservación que es llevada a cabo con especialistas y estudiantes de la institución. Alberga a más de 45 mil ejemplares de plantas de todo México, como pinos, cipreses, sabios, cedros, colorines, pirulos, cactáceas globosas, agaves y orquídeas. Cuenta, además, con la colección más grande de encinos en México y se le considera un referente de la investigación y divulgación sobre la flora y vegetación en América Latina.

Jardín Botánico de Río, Brasil: reserva de la Biósfera

conservatorios-botanicos-jardines-mundo-mas-grandes-4

Este jardín cuenta con una de las bibliotecas botánicas más grande del mundo (que una vida no bastaría para leer), pues es de más de 30 mil volúmenes. Y sus 137 hectáreas alojan una de las colecciones de flora más importantes: en ellas, 83 hectáreas son de bosques y 54 son zonas cultivadas. La UNESCO le otorgó por eso la figura de “Reserva de la Biosfera” en 1991.

Real Jardín Botánico de Kew, Inglaterra: la realeza vegetal

conservatorios-botanicos-jardines-mundo-mas-grandes-5

En 120 hectáreas, este lugar alberga una pagoda de arquitectura china, una “casa de los nenúfares” y una “casa de la palmera”, todo de arquitectura de hierro fundido. Tiene también un herbario y una biblioteca, así como una gran colección de plantas, pese a las dificultades climáticas de Londres. Además, Kew es un lugar muy importante como generador de semillas, siendo uno de los más importantes bancos de éstas en el mundo.

*Imagen principal: Maggie Chiang



¿El que conserva altera y el que altera conserva?

Movimientos incongruentes, descuidos fatales o solo acciones que trabajan para el apaciguamiento de la presión nacional e internacional.

Autor:  Jorge León

La concepción gubernamental de las áreas naturales protegidas en México no le llega ni a los talones a la situación real y compleja en la que se encuentran. Un hecho tangible es la aplicación de políticas de disección forzada en las que se pretende aislar segmentos de naturaleza inédita en aras de su conservación y protección, aislándola de su propio entorno (Zambrano, 2001). A caso las entidades gubernamentales quieren establecer cercos inanimados, majestuosos y sin alteraciones a expensas de la derogación de un sistema complejo y con un número infinito de multiversos e interacciones humano- naturaleza. O es que simplemente vivimos en un mundo en donde los intereses individuales predominan sobre el bienestar colectivo.

Partiendo de lo anterior el presente ensayo busca abordar de manera breve las problemáticas derivadas de la desarticulación entre los actores y los instrumentos implementados para la conservación de las Áreas Naturales Protegidas (ANP´s), tomando como ejemplo la situación del Parque Nacional Lagunas de Montebello (PNLM) ubicado la frontera sur del país.

De manera histórica el establecimiento de las ANP´s en México ha sido impulsado por las presiones públicas y las críticas internacionales (Galicia, 2012). Generando así una lucha por cumplir una agende gubernamental, más que establecer áreas para la conservación y desarrollo de sus habitantes. Dicha situación se ha venido dando desde el mandato de Lerdo de Tejada, hasta el gobierno del hoy presidente Enrique Peña Nieto. El primero con una base proteccionista al más puro estilo estadunidense, mientras que el último creó 4 áreas más de protección, cuando las instituciones encargadas de su gestión se encuentran inmersas en un déficit presupuestal y administrativo (Castañeda y Quevedo, 2006; Vargas, 2016). La falta de racionalidad y desconexión entre los órdenes de gobierno para la toma de decisiones llega hasta el punto en el presupuesto destinado para la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (CONANP) es 37 veces menos que el que recibe la Comisión Nacional del Agua (CONAGUA), ni todo el presupuesto de los programas destinados a la conservación alcanzan una cifra competitiva frente al resto de los recursos destinados a otras instituciones gubernamentales (Cortina-Zegovia & Zorilla-Ramos, 2007). Movimientos incongruentes, descuidos fatales o solo acciones que trabajan para el apaciguamiento de la presión nacional e internacional. Se creería que los más de 100 años de experiencia en la protección y conservación de las ANP´s bastarían para generar modelos integrales y de manejo adaptativo dentro de estas zonas de prioridad nacional, sin embargo, todo este tiempo solo sirvió para alimentar con procesos burocráticos, excluyentes, proteccionistas y pensados desde una oficina.

Uno de los ejemplos es el PNLM, decretado en 1959; establecido sin integración ni sustento académico, ecológico y mucho menos social. Provocó la expropiación del territorios y el establecimiento de límites políticos poco adaptados a la realidad geohistórica de la región (Castañeda y Quevedo, 2006). El gobierno con argumentos burdos de conservación estableció un instrumento de política ambiental estricto y poco incluyente, en una región con asentamientos humanos ancestrales, hundidos en la marginación económica y la opresión política de los pueblos indígenas (Galicia, 2012). Hecho que los colocó al borde del precipicio al ser despojados de su territorio y relegados a no más que invasores de lo que un día fue su hogar (Hernández, 1994). Hecho que situó al estado como un ente opresor ante la sociedad, con prácticas verticales y un gobierno fallido. Mientras que en las declaratorias los más altos mandatarios vende la idea del progreso y del trabajo cooperativo, lo que es totalmente contrario a la realidad de desarticulación por la que atraviesa el país.

En el caso específico de PNLM se presentan problemas sociopolíticos y ambientales ya expuestos por Brenner (2009) como una generalidad en el manejo de las ANP´s en México. Las cuales son impulsadas por la desarticulación y la mala gestión del parque.

Algunas de estas son:

– Desacuerdos en el uso y gobierno de las áreas productivas, como el control de los recursos recaudados por el acceso.

– Actividades gubernamentales centralizadas y sectorizadas, carentes de visión a largo plazo y pensamiento sistémico.

– No se cuenta con programas turísticos adaptados al desarrollo de las ANP´s.

– No se toma en cuenta la intromisión de intereses externos que puedan afectar la ANP.

– Practicas individuales sobre lo comunitario.

– Falta de inclusión de los locales en la toma de decisiones

– Degradación ambiental por incendios, plagas, contaminación de acuíferos o extracción clandestina de recursos naturales.

– Micro mafias internas que regulan el uso y la organización de los programas

– Un gran número de programas mal coordinados y hechos desde una oficina.

– La redición de cuentas pertenece al sector gubernamental y a nadie más.

Durante tiempos recientes en el PNLM la CONANP regida por la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (SEMARNAT) se guían mediante los lineamientos específicos del plan de manejo ejecutado desde 2007 (PMPL, 2007). Lineamientos que en la mayoría de los casos se ven limitados por la falta de recursos y capital administrativo para su gestión. Lo que contribuye de manera negativa al desarrollo de las capacidades locales, originando situaciones de conflictos por el accesos y uso de los recursos protegidos, eventos que impulsa la degradación de los mismos (Pinazzo, 2003). Aunado a esto se presenta el crecimiento del sector turístico el cual genera una presión considerable con la agregación de hasta 2 toneladas de residuos mensuales y un turismo irresponsable y poco adaptado a las condiciones del parque (PMPL, 2007).

En la actualidad los habitantes que se ven beneficiados por las actividades en el parque conciben a la CONANP como un organismo limitante y generador de roces entre la comunidad. Por otro lado la Secretaria del Turismos (SECTUR) y la Comisión Nacional para el Desarrollo de los pueblos Indígenas (CDI) se contraponen a la voluntad de la CONANP, con la aplicación de programas de desarrollo turístico distintos a los que el parque requiere (Barriga, 2016). La falta de organización entre sectores y la limitada rendición de cuentas, incrementa así los problemas de legitimidad de la figura del estado.

Por lo que la búsqueda de un cambio de paradigma es apremiante. Una de las alternativas se basa en los mecanismos de gobernanza ambiental, que trascienden más allá de un estado benefactor y centralizado. Buscando la generación de procesos colectivos de carácter formal e informar, determinando como se toman las decisiones o se establecen las normas sociales con referencia a los asuntos públicos que la envuelven. Denotando como característica esencial la posibilidad de ser analizada e interpretada para su propio mejoramiento, todo esto dentro de una perspectiva que comprende al socioecosistema y condiciones horizontales de gestión (Hufty, 2008; Miriam, 2013). En conclusión es imperiosa la búsqueda de la inclusión de un pensamiento socioecosistemico, horizontal, que atienda las problemáticas del entorno real y no las visualizadas desde los gabinetes de gobierno; que los intereses individuales pasen a un segundo plano y el esfuerzo colectivo sea el pan de cada día. Acaso debemos de permitir que nuestro desarrollo siga enterrado por el interés de la minoría dominante, los cuales construyen su proyecto de nación olvidando de manera sistemática a la sociedad, tomándola en cuenta sólo cuando la necesitan. Informémonos, retroalimentemos y participemos.