En una forma de vida más allá del bullicio y el estrés, los monjes budistas se resguardan en los rincones de la naturaleza. Fundidos en una profunda conexión con los árboles, los monjes unen sus creencias con el trabajo ecológico e influidos por estas ideas crearon una organización simbólica que protege el bosque.

De acuerdo con el antropólogo Nicola Tannenbaum, en Tailandia los monjes budistas tienen un método muy especial para ordenar los árboles e involucrar a la comunidad en su cuidado. A partir de 1980, los monjes trabajaron para desarrollar la comprensión del budismo por parte de los aldeanos a través de la práctica y enseñanza de la meditación.

arboles-budismo-ordenacion

Con base en esto se lanzaron proyectos de conocimiento local y cooperación, tales como bancos de arroz y jardines comunitarios. Uno de los más importantes es la práctica de ordenación de los árboles, donde los monjes marcan con una túnica de azafrán un árbol.

El objetivo es simple pero muy poderoso; se busca conectar la preservación de los sistemas ecológicos con la identidad budista tailandesa. Una vez puestas las túnicas los árboles forman parte de la comunidad, se vuelven monjes de la naturaleza.

budismo-arboles-bosque-monjes-budistas

 

¿Qué es la marca de ordenación en los árboles budistas?

En una invitación extendida a la comunidad, los monjes celebran la ceremonia de ordenación de distintos árboles en Tailandia. Como una protesta disfrazada de ceremonia, varios templos envían monjes y laicos de las áreas cercanas para bautizar a los árboles.

Como una especie de protección espiritual, los monjes colocan las túnicas alrededor de los troncos como símbolo de que ahora son árboles sagrados. Además, los árboles no son los únicos protegidos, ya que todo el terreno entre ellos se vuelve intocable.

monjes-budistas-arboles-tala-bosques

La ordenación de árboles es, en cierto sentido, una demostración del poder protector que se extiende a las áreas de los monjes budistas. Con el objetivo de garantizar el equilibrio de flora, fauna y recursos para los habitantes, los monjes construyeron un canal de comunicación fructífero para todos.

Desde 1980 este programa de ordenación alimenta la conexión entre todos los elementos de Tailandia (sus árboles, animales, ríos, pozos, habitantes, monjes, etc.), con el fin de continuar el crecimiento espiritual y ecológico de la comunidad.

 

Sigue leyendo: Abrazar árboles y no personas: la alternativa de cuarentena