Así navegan las arañas la electricidad del aire

Las arañas, que son de los mejores aviadores del reino animal, no tienen alas; pero gracias a la seda y la electricidad, pueden recorrer grandes distancias.

Es sabido que las arañas usan largos abanicos de seda para transportarse por el aire, a menudo cientos de kilómetros, en un proceso conocido como ‘vuelo en globo’. Sin embargo, lo que no se conocía hasta ahora es cómo lo hacían, si por el aire o por algún otro elemento atmosférico.

En un estudio reciente se comprobó que las arañas detectan la electricidad atmosférica y la utilizan para elevarse, gracias a sus largos hilos de seda, aunque no haya la más mínima brisa.

aranas vuelan electricidad aire arachnid-blur-close-up-276254

Los investigadores de la Universidad de Bristol, en Inglaterra, han descubierto que las arañas son expertas navegantes de la electricidad del aire. Los campos eléctricos que detectan gracias a unos pelos en sus patas, les proporcionan elevación: levantan el abdomen, se inclinan y liberan un hilo de seda para dejarse llevar por la electricidad atmosférica.

 

El misterio que inició con la curiosidad de Darwin

Se sabe que en una ocasión, mientras Darwin viajaba en una embarcación, observó cómo cientos de arañas volaban de un nido y se maravilló porque despegaban de la nave a grandes velocidades, incluso en un día tranquilo y sin viento.

Según los científicos, de forma similar a como se levanta el cabello cuando se le frota con un globo, la seda de araña podría elevarse al aire por fuerzas electrostáticas naturales en la atmósfera. Estos campos eléctricos están presentes todo el tiempo en todo el mundo, pero sólo pueden observarse durante las tormentas eléctricas, cuando están en su punto más fuerte.

Casi 2 siglos después de que Darwin notara el extraño comportamiento de las arañas, que iban más allá del viento, su instinto fue confirmado. Una vez más, la naturaleza nos da un referente de las infinitas formas y posibilidades que existen para volar.



Música para reconfortar el ánimo y refrescar momento: Aura, de Andres Oddone

Tal vez una dosis de música aúrica es justo lo que necesitas para atemperar tu vida; es disco es una invitación a reconectar contigo mismo.

IDM, tenue noise, ambient, minimal progresivo, dub trascendental y otras muchas etiquetas musicales, son algunos de los géneros que incluye este álbum. Mientras que grabaciones de campo, sampleos, una intención generosa, una disposición a percibir, y agradecer lo percibido, son algunas de las fuerzas que en él confluyen.    

Tras visitar en dos ocasiones uno de los países más intensos y magnéticos del planeta, durante lo cual aprovechó para documentar mental y electrónicamente la mayor cantidad posible de sonidos, Andres Oddone eligió la música como el lienzo para digerir, y luego compartir, sus vivencias en la India. 

Vengo del mundo de IDM y la electrónica experimental. Pero lógicamente el uso del material de India, y las líneas de pensamiento que me llegaron en esos viajes, me dieron la posibilidad de hacer algo que para mí fue nuevo: me permití jugar con lo emocional como nunca lo había hecho.
 
aura-disco-oddone-musica-folktronica
 
El primer estado al que nos remite el álbum Aura (2017) es a la apertura de la percepción, ejercicio fundamental tanto en los viajes, como en la vida. La cantidad de estímulos que conviven en sus doce tracks es una clara invitación a explorar y sentir lo explorado: atmósferas ricamente entretejidas –como pliegues en un ensueño–, que a pesar de su profundidad jamás dejan de ser reconfortantes y que atienden deliciosamente tus sentidos. 
odonne-aura-disco-folktronica-resenas

Después, viene esa brisa trascendental que se desata solo cuando hay de por medio una verdadera sustancia –ya sea musical, espiritual o mundana, lo mismo da–. Se trata de sonidos que, como vientos ligeros, te confrontan y confortan; estos, en conjunto, terminan inspirando a cuestionar rítmicamente tu presente e ir un poquito más allá (lo que sea que eso signifique para ti). Este es el caso de, por ejemplo, “Happiness is a Side Effect”, un tónico sonoro que el ánimo agradece y uno de los tracks predilectos de este álbum –junto con “Pasajes de Kerala”.

Dicen que después de visitar la India podrían ocurrir dos cosas: que el viaje te mueva y regreses creyendo que, gracias a que fuiste movido, ahora estás en una posición más avanzada o consciente que los demás, o que el viaje te mueva y como parte de ese proceso te percates sobre lo poco que sabes y lo mucho que te falta por andar.

En entrevista para Ecoosfera, y al preguntarle el por qué del nombre, Oddone nos comparte:

Finalmente, me sentí muy parecido a esos blancos que buscan lo místico sin siquiera llegar a entender ni de que se trata eso en lo que están allá. De allí salió aura, una palabra usada por un occidental que no tiene ni idea de nada, pero que igual trató de contar de alguna forma difusa lo esp¡ritual y los elementos de los que se pudo empapar en esos viajes.          

Las experiencias espirituales no son necesariamente complejas, y menos tortuosas. También germinan en vivencias coloridas, con sabores excitantes y fluctuaciones anímicas que se disfrutan. Aura, lanzado a través del sello Shika Shika, es una prueba de lo anterior.

Prepárate entonces para una inmersión en un recorrido refrescante pero profundo, un aliento rítmico para no sólo navegar las aguas de la vida, también disfrutar del viaje.  

* Si disfrutas el álbum aquí puedes adquirirlo, al precio que tu elijas pagar.



Evolución también es conocer las nuevas especies del siglo XXI

La evolución no es sólo mirar a las especies ya extintas, como los dinosaurios, sino también conocer las nuevas especies que han surgido en los últimos años.

Al pensar en la evolución nos vienen a la mente imágenes de dinosaurios, el rostro de Darwin o fotos en blanco y negro de animales que ya no viven en la Tierra. Sin embargo, reflexionar sobre la evolución también significa abrir los brazos a las nuevas especies, tan recientes que las vimos nacer hace pocos años o décadas.

La evolución encierra aún numerosos misterios. ¿Por qué hay especies que han cambiado vertiginosamente, mientras que otras permanecen casi intactas? Por ejemplo, los cocodrilos parecen ser los mismos que vivían hace 230 millones de años, al igual que los nautilos, que habitan nuestro planeta desde hace 500 millones de años. Y se siguen encontrando nuevos fósiles vivientes, como los camarones “jurásicos”.

Hoy se sabe que algunos fenómenos “echan a andar” la evolución, por ejemplo, los cambios geográficos o los cambios en el medioambiente. También se pueden separar las especies por diferencias morfológicas (por ejemplo, la forma de sus órganos reproductores) o por su comportamiento (hay dos subespecies de erizo de mar que desovan en diferentes épocas: una en verano y otra en invierno; es por ello que nunca se aparean entre sí, por lo cual es probable que algún día se conviertan en especies distintas).

Por otro lado, hay especies que se están uniendo. Generalmente, los híbridos son estériles (como la cruza entre un caballo y un burro, una mula estéril), pero hay veces en las que de una cruza puede surgir una tercera especie.

Por ejemplo, una de las nuevas especies es una variedad de flor mono, Mimulus peregrinus, que crece en el Reino Unido. Apareció hace menos de 140 años, tal vez incluso en la época de Charles Darwin.

Aún más reciente, tan sólo de la década de 1900, es la flor Senecio Cambrensis, que también se originó en el Reino Unido, o las flores Tragopogon mirus y T. miscellus, que aparecieron en Washington (Estados Unidos). Estas tres flores son, igualmente, el resultado de procesos de hibridación.

Según un estudio publicado en la revista Molecular Ecology, la aparición de estas nuevas flores sugiere que en la naturaleza surgen frecuentemente nuevas especies.

Lo mejor es que estos cambios son tangibles, cuantificables, observables. Somos testigos de su origen y de sus mutaciones.

 

También en Ecoosfera:

Las nuevas especies del reino animal 2011

Encuentran increíbles plantas carnívoras en Brasil