4 hacks infalibles para aprender lo que quieras (la neurociencia te respalda)

Tu cerebro es un aliado en esta misión; sólo tienes que respetar sus ritmos.

Aprender más allá del instinto es lo que nos hace humanos. Y es básicamente en ampliar las capacidades intelectuales y las habilidades manuales en lo que invertimos gran parte de la vida.

El problema es que a veces el proceso de aprendizaje es lento y tortuoso, lo que lleva a muchos a abandonar sus metas.

Pero hay algunas técnicas respaldadas por la ciencia con las cuales podemos transitar mejor por el –en realidad infinito– proceso del aprendizaje. Si a eso sumamos algunos hacks para ejercitar y fortalecer la memoria, aprender será más fácil y gratificante. Aunque no debemos perder de vista que todo fracaso es un aprendizaje en sí mismo, como bien dijera el lúcido Charles Dickens; así que tómalo con calma y respeta los ritmos de tu psique.

 

Usa el efecto espacial

aprender-facil-mejorar-proceso-aprendizaje-entrenar-cerebro

Si algo distingue a la sociedad contemporánea es su velocidad. Todo lo queremos de inmediato y sin esfuerzo. Pero no hay tal cosa como el fast learning; muy al contrario, el aprendizaje debe tener ritmos. Y la ciencia recomienda que sean espaciados, pues estudiar en pequeñas dosis desarrolla las habilidades cognitivas.

Y no: esto no te tomará más tiempo, porque a fin de cuentas lograrás retener lo que aprendas. Es más probable que olvides una cantidad demasiado grande de información, pues tu cerebro no podrá con ella. Esto ya lo se ha comprobado en algunos estudios, como uno publicado en el Journal of Continuing Education, y a nivel memoria es lo que se conoce como la “curva de olvido”, que comprueba matemáticamente cómo la memoria está hecha para aprender a intervalos.

 

Minimiza los distractores

aprender-facil-mejorar-proceso-aprendizaje-entrenar-cerebro

Si crees que puedes estudiar donde sea, no es así: aunque no te distraigas con facilidad, un ambiente ruidoso o visualmente excitante distraerá a tu cerebro. Está comprobado que hacer más de una actividad activa –aunque sea inconscientemente– redes cerebrales inhibidoras, las cuales mandan el mensaje de que el cerebro está cambiando de tareas y no haciéndolas simultáneamente. Esto vuelve muy difícil llevar a cabo lo que se está haciendo.

Estudia en lugares donde el ambiente sea lo más tranquilo posible, y que estén libres de distractores. Sobre todo, sin pantallas; si puedes dejar el celular fuera de la habitación donde estés, mejor.

 

Pero… no te sobreesfuerces en prestar atención 

aprender-facil-mejorar-proceso-aprendizaje-entrenar-cerebro

Paradójicamente, centrarnos sólo en prestar atención puede ser contraproducente. Lo que sucede es que tenemos un límite para ello, y este límite suele variar mucho de individuo a individuo. Así que si te encierras en tu cuarto y te distraen tus propios pensamientos, es normal; quizá sea, incluso, porque estás esforzándote demasiado en prestar atención.

Aquí es preciso aplicar el primer hack de la lista, así como incluir en toda sesión de estudio algunas dosis de descanso. Pequeños breaks harán la diferencia, pues según diversas investigaciones neurocientíficas, la capacidad del cerebro para enfocarse está en su máximo nivel durante los primeros 10 minutos de atención, y después decrece paulatinamente.

Por eso es mejor estudiar a intervalos, para conseguir los mejores resultados.

 

Mientras más repitas, mejor

aprender-facil-mejorar-proceso-aprendizaje-entrenar-cerebro

Una cosa es comprender y otra obtener, a partir de la comprensión misma, una habilidad. Para pasar del conocimiento a la acción –eso que los griegos llamaron praxis, la teoría y la práctica unidas–, es necesario activar los ganglios basales. Esta es la zona del cerebro asociada a los movimientos, misma que tarda mucho en procesar la información –es decir, es de lento aprendizaje–.

Por eso, la mejor forma de estimular la “memoria” en esta zona es repetir muchas veces aquella habilidad que queramos aprender o mejorar. Tal es la explicación neurocientífica a lo que todos tenemos que hacer si queremos mejorar en algo: practicar hasta el cansancio. Sí, aunque suene a cliché.

 

Como sea, lo más importante será que investigues cómo funciona tu cerebro –lo cual incluye tus emociones– en el proceso de aprendizaje.

Es decir que debes aprender a aprender, pues todos somos distintos. Pero es muy probable que estos hacks te sirvan para empezar a indagar en tu propia psique y te abran nuevas posibilidades para ampliar tu saber.



Medita en movimiento haciendo manualidades o artesanías

Tejer, bordar, modelar, son solo algunas de las actividades que verdaderamente conectan mente y cuerpo.

Las manualidades son algo que hacemos desde muy pequeños, cuando nos dan libros para colorear y tijeras sin filo para recortar. Pero eso que empieza siendo una inocente recreación para estimular la psique infantil es algo que deberíamos seguir practicando toda la vida.

Para muchos, sin embargo, puede que las manualidades no sean sino una actividad para niños, o incluso –y no sin un toque de machismo encubierto– “cosas de mujeres”.

No obstante, los mundos de las manualidades, y más detallado aún, las artesanías, están ahí para quien quiere verles y conocerles. Y no sólo se pueden hacer infinidad de objetos útiles y personalizados, sino que podemos mejorar repentinamente nuestra salud.

Haciendo manualidades o artesanías obtenemos un estado psíquico único, llamado flujo.

manualidades-beneficios-salud-meditacion-activa
(Foto: el observador)

En psicología se conoce como flujo a un momento inmersivo, donde la mente logra concentrarse 100% en la actividad que se ejecuta. Tal concepto fue acuñado por el psicólogo Mihály Csíkszentmihályi en 1975, y  desde entonces se le ha prestado atención a las actividades donde se presentan experiencias de flujo, estudiándose a profundidad sus beneficios.

Manualidades como tejer, bordar, el modelado, el origami o la confección son algunas de las actividades que nos permiten experimentar el estado psíquico y físico del flujo.

Por ser una manera de experimentar el flujo y, por ende, de conectar cuerpo y mente, las manualidades constituyen una forma de meditación en movimiento. La clave en este tipo de meditación no es borrar todo pensamiento, sino encontrar equilibrio y paz mental a través de la actividad corporal.

manualidades-beneficios-salud-meditacion-activa

El caso del tejido ejemplifica perfectamente esta intensa conexión mente-cuerpo y los estados a los que se puede llegar practicando manualidades.

Por eso es que tejer es una de las manualidades cuyos beneficios para la salud mental ha despertado más interés en la comunidad científica. Investigaciones recientes destacan que, para quienes tejen, el alivio a la ansiedad y el estrés se halla en poder hacer una actividad que los desconecta de los asuntos personales.

Beneficios adicionales

  • Relajación rápida y prolongada
  • Felicidad –se libera dopamina y serotonina
  • Sentido de logro
  • Mayor confianza y autoestima
  • Mejoramiento de habilidades cognitivas
  • Mejoramiento de habilidades manuales

    manualidades-beneficios-salud-meditacion-activa

Además de estos beneficios –comprobados en decenas de investigaciones–, también se ha demostrado, científica y empíricamente, que hacer manualidades ayuda a disminuir síntomas de estrés postraumático, e incluso trastornos tan complejos como la anorexia.

La confección, por ejemplo, ha ayudado a tratar la fatiga crónica, al ser una actividad más diversificada que otras, mientras que los colores usados en el quilting –que es además una de las manualidades menos conocidas y más hermosas–, tienen un impacto emocional sumamente positivo.

Si quieres meditar en movimiento, ¡suma las manualidades a tu rutina! Y si eres hombre, aprovecha para romper estereotipos y ejercitar tus capacidades de autotransformación atreviéndote a hacer manualidades –como los hombres tejedores de Chile.

Pon manos a la obra. Conecta mente y cuerpo.

*Imagen de portada: Wassermoth, edición Ecoosfera



Esto ocurre en tu cuerpo cada 60 segundos (Video)

¿Te han llamado flojo? Muéstrales lo que cada minuto tienes que hacer para mantenerte con vida.

El cuerpo humano funciona de una manera tan milimétricamente perfecta que por siglos ha buscado ser imitado por la tecnología. Hasta ahora, no obstante, nada se le compara.

Desde los huesos y hasta la epidermis, pasando por órganos y tejidos: el cuerpo humano es un todo de cien trillones de células que realiza cientos de funciones todos los días para mantenernos con vida.

En 25 horas respiramos 20 mil veces, el corazón late 14 mil veces, y nuestros riñones procesan 190 litros de sangre para filtrar agua y residuos

cuerpo-funciones-vitales-minuto

Estas funciones vitales las realiza nuestro cuerpo constantemente. Pero, ¿cuáles realiza cada minuto? En un didáctico video animado, Infographics Show nos lo muestra.

Desde cuántas veces parpadeamos, hasta cuántas células de piel perdemos: este es un recorrido sobre lo que está pasando ahora mismo en tu cuerpo que te invitamos a ver. Adicionalmente es un gran argumento para demostrar que no eres perezoso.

El cuerpo humano es una increíble hazaña evolutiva, ¿pero qué hace esta compleja máquina cada minuto?