Las arañas encontraron un camino evolutivo que las guío hasta la sutil habilidad de descifrar las vibraciones. A través de sus telarañas son altamente sensibles ante cualquier movimiento que se genere en sus asombrosos hilos de araña que entretejen astutamente para atrapar a sus presas. Es como si hubiese aprendido a escuchar con sus patas la música congelada que generan las vibraciones del movimiento, tal como si escucharan las cuerdas de un violín. ¿Qué será lo que escuchan? Esa misma pregunta se la hicieron un grupo de científicos del MIT y trabajaron para traducir la música escondida en las telarañas de los arácnidos. Las melodías son una mezcla entre lo sublime y lo experimental.

araña en su telaraña música

Los sonidos viajan a través de la vibración de las millones de billones de moléculas que conforman el aire. Es sorprendente pensar que tan sólo con un chasquido somos capaces de detonar una reacción en cadena que terminará propagándose hasta los oídos de aquellos cercanos a nuestra posición. Pero todavía más sorprendente es que el hombre haya descubierto la manera de crear arte a través de las vibraciones, la música es simplemente asombrosa.

En ese sentido, las arañas guardan esa conexión con los humanos, ya que aprendieron a descifrar el mundo a través de las vibraciones. Viven sumergidas toda su vida en una atmósfera de vibraciones de cuerdas que las ayuda a descubrir la realidad. No tienen muy desarrollado el sentido de la vista, por lo que sus decenas de hilos son el conducto perfecto para transportar las frecuencias de su entorno. Y lo hacen excelentemente bien, es decir, son capaces de distinguir entre una vibración del roce del aire, al acercamiento de un insecto. Gracias a esto son capaces de cazar hábilmente a sus presas que tuvieron el infortunio de cruzarse con la seda de araña.

música de telaraña

Para descifrar la música producida por las telarañas de los arácnidos, se unieron en equipo ingenieros del MIT liderados por Markus Buehler, con el artista Tomás Saraceno. El resultado es sorprendente, una experiencia de música interactiva que nos descifra los sonidos producidos por las vibraciones en los hogares de las arañas.

A través de la sonificación, el equipo creó piezas musicales transformando la arquitectura de las telarañas en 3D, en sonidos. Lo lograron asociando los nodos a diferentes frecuencias, así como las diferentes densidades de la telaraña. La pieza nombrada Spider Canvas, nos ayuda a descifrar cómo las arañas perciben su mundo a través de las frecuencias, una experiencia sin duda asombrosa.