Las ballenas son animales asombrosos, sumamente inteligentes y socialmente elevados. Poco a poco nos han permitido ir descubriendo más sobre sus complejas interacciones, así como de su lenguaje melodioso a través del canto. Pero en ocasiones por razones desconocidas o simplemente por el mal fortunio de una maniobra, terminan varadas en las playas. Las características de sus enormes cuerpos diseñados para desplazarse por el agua y la naturaleza de las playas, impiden que puedan regresar al mar solas. Recientemente en Argentina encontraron dos ejemplares de ballenas jorobadas varadas. Una de las especies más grandes de los cetáceos, pero tras grandes esfuerzos lograron liberarlas de nuevo al mar.

Al rescate de dos ballenas jorobadas 

Luego de que en la costa atlántica de Argentina fuera encontradas dos ballenas jorobadas varadas en la playa, los equipos de rescate se movilizaron rápidamente para intentar regresarlas al mar. Según la Fundación Mundo Marino, una asociación sin fines de lucro en pro de la vida marina, los cetáceos quedaron varados en la localidad de Lucila del Mar, a 360 kilómetros hacia el sur de Buenos Aires. El encallamiento no se produjo de manera simultánea, sino que primero se descubrió a un ejemplar. Y mientras los rescatistas trabajaban para liberarla, apareció una segunda ballena.

rescate de ballenas jorobada en Argentina
Fundación Mundo Marino

“La primera, que quedó varada el domingo, fue una ballena jorobada hembra juvenil, de 9.8 metros de largo y aproximadamente ocho toneladas de peso”, explicó el grupo conservacionista en un comunicado. El segundo cetáceo, “es un macho de la misma especie, de 8.5 metros de largo y aproximadamente siete toneladas”, este apareció el lunes por la noche.

Pero en un acto de esperanza, diversas personas se unieron a las labores de rescate para devolver a estas mágicas criaturas hacia su hábitat natural. La Fundación Mundo Marino desplegó un equipo de rescatistas, al que se le sumaron residentes locales, conservacionistas marinos, bomberos, socorristas de la playa y miembros de la Guardia Nacional. Aproximadamente 30 personas unieron sus esfuerzos para lograr salvar a las ballenas.

“Al llegar a inspeccionar la situación del primer animal, se llevaron a cabo de inmediato los principales esfuerzos de apoyo, incluyendo asegurar que la posición del individuo le permitiera respirar, manteniendo sus aletas pectorales bajo el agua para estabilizar su temperatura corporal tanto como sea posible”, expresó la fundación.

video: euronews 

Momentos complicados

Sin embargo, la situación se complicó en un momento y preocupó a los rescatistas. La fuerza de las olas volcó a una de las ballenas ocasionando que su orificio quedara contra la arena. Afortunadamente los rescatistas actuaron de manera rápida y lograron voltearla de nuevo. Así, mientras unos mantenían hidratadas a las ballenas, otros colocaron cables debajo de los grandes cetáceos, conectados a una grúa retroexcavadora. Y finalmente pudieron acercarlas hasta un lugar donde pudieran tener una mayor flotabilidad.

Una vez que las ballenas se percataron de que podían moverse en el agua, regresaron a mar abierto con un buen estado de salud, dijo la fundación. La liberación de estas dos ballenas jorobadas en Argentina es el claro ejemplo de que cuando el hombre suma esfuerzos, grandes cosas positivas pueden surgir.