Charles Darwin murió hace más de un siglo, pero sus aportaciones y pensamientos siguen vigentes. Más de una ocasión la investigación científica ha comprobado que sus hipótesis eran correctas, como en el caso de su ‘hipótesis del viento’. Y al parecer las predicciones correctas no terminan todavía, ya que recientemente una polilla cuya existencia fue predicha por Darwin, se convirtió en especie, comprobando una vez más que Darwin tenía razón.

Darwin y Wallace predijeron su existencia 

Cuando en 1862, el naturalista recibió un ejemplar de orquídea de Madagascar, se asombró con su increíble morfología. La flor en cuestión poseía un tubo de néctar con 30 centímetros de largo, una longitud por demás extensa que las de otras flores. Y el hábil pensamiento de Darwin de inmediato especuló que debía existir una especie de insecto con la capacidad para chupar todo el néctar que esconden las orquídeas de Madagascar. Según sus hipótesis debía tratarse de una polilla con una lengua fenomenalmente larga para alcanzar el fondo de las orquídeas.

especie polilla Darwin

Esta suposición también la hicieron otros naturalistas como Alfred Russel Wallace, quien teorizó que tal polilla debía ser muy similar a la polilla halcón con una larga probóscide. Wallace estaba tan seguro de la existencia de tal insecto, que incluso dijo:

“Se puede predecir con seguridad que tal polilla existe en Madagascar, y los naturalistas que visiten esa isla deberían buscarla con tanta confianza como los astrónomos buscaron el planeta Neptuno, y tendrán el mismo éxito”.

Tanto Darwin como Wallace, no erraron en sus suposiciones. Casi cuatro décadas después finalmente tal insecto fue descubierto por el entomólogo alemán Karl Jordan y el banquero aficionado a la naturaleza Walter Rotschild. Encontraron a una polilla cuya lengua sorprendió a sus descubridores, con 30 centímetros de longitud, se convirtió en el insecto con la lengua más larga de todos. Al clasificar a la polilla recién encontrada, decidieron colocarla como una subespecie (Xanthopan praedicta) de la esfinge de Morgan (Xanathopan morganii praedicta), otra polilla con la lengua bastante larga.

Darwin tenía razón después de todo

Un grupo de expertos del Museo de Historia Natural de Londres han llegado a una conclusión que difiere de la de Jordan y Rotschild. Analizaron cuidadosamente las características genéticas de la supuesta subespecie de polilla esfinge de Morgan y descubrieron que no se trata de una subespecie nada más. Sino que Darwin tenía razón y esta sería una especie en sí misma.

polilla con lengua más grande
Comparación de una polilla Xanathopan praedicta con una Xanathopan morganii praedicta

“Imagínense mi emoción mientras desenrollaba y medía la probóscide de un Xanthopan macho en la selva tropical de Madagascar. Dándome cuenta de que probablemente era el poseedor del récord mundial”, dijo David Lees del Museo de Historia Natural de Londres. “El cambio taxonómico que ahora proponemos otorga finalmente un merecido reconocimiento, a nivel de especie, a una de las endémicas más célebres de Madagascar”.

El investigador cree que este descubrimiento y el ascenso de la polilla Xanthopan praedicta a una especie propiamente, haría muy feliz a Darwin.