Los desastres tanto naturales como los causados por las actividades del hombre, tienen el poder de generar cambios ambientales extrínsecos repentinos y perturbaciones duraderas. El 11 de marzo de 2011, en Fukushima, Japón, ocurrió una triada de desastres que ahora nos muestran el poder de estas perturbaciones en la naturaleza. Un terremoto, un tsunami y el colapso de la central nuclear, azotaron la región japonesa que tuvo que ser abandonada por el peligro de radiación. Ahora, diez años después, los biólogos encontraron una nueva especie híbrida de cerdo y jabalí que surgió gracias a la conjunción de los desastres en Fukushima. 

Tal como sucedió en la ciudad de Prípiat en 1986 cuando ocurrió el desastre nuclear de Chernóbil, Fukushima igualmente tuvo que ser evacuada de inmediato debido al peligro de radiación. Desde entonces Japón ha estado lidiando con los desechos radiactivos generados por aquel desastre y planea liberarlos al mar en una misión escalonada. La zona es ahora una región inhóspita para los humanos, un hecho que ha permitido que la naturaleza siga su curso sin intervención alguna.

Y aunque para la ciudadanía japonesa aquel desastre implicó el abandono de sus hogares y la pérdida de todo bien material. Para la naturaleza, sin embargo, significó recuperar terreno para reverdecer de nuevo dentro de las áreas de exclusión. Gracias a esto han surgido nuevas especies que se pueden avistar viviendo en libertad y sin ninguna intervención humana. El caso más destacable es el de una nueva especie híbrida entre cerdo y jabalí descubierta por científicos de la Universidad de Fukushima.

especie híbrida de Fukushima

Una convergencia extraña

Al arribar a la zona, los investigadores se encontraron con una especie extraña de la que no tenían conocimiento previo. Para reconocer qué tipo de especie era, tomaron muestras de ADN y luego analizaron su composición genética. Los resultados arrojaron que se trataba de nueva especie nunca antes registrada, un híbrido de cerdo doméstico y jabalí salvaje que ahora habita en Fukushima.

Los científicos llegaron a la conclusión de que se trata de una combinación de dos especies que llegaron a habitar juntas gracias a las condiciones del lugar. Cuando se evacúo la región tras el accidente nuclear, no se dio completamente, sí que los humanos abandonaron sus hogares por el peligro de radiación. Sin embargo, muchos de los animales domésticos permanecieron en el lugar, relegados al abandono. Algunos de ellos lograron sobrevivir y han permanecido en los terrenos del desastre, entre ellos los cerdos domésticos. Los jabalíes, por su parte, son una especie endémica de estas zonas de Japón y desde hace diez años, cuando ocurrieron los hechos, se apropiaron del terreno. Se ha registrado una expansión en sus poblaciones que va desde los 49 mil, hasta los 62 mil ejemplares, entre los años 2014 y 2018.

Una adopción inusual 

La explicación más lógica es que los jabalíes adoptaron a las crías de cerdo que quedaron huérfanas y los criaron como jabalíes. Así, tras una convergencia extraña entre la convivencia de jabalíes salvajes y las crías de cerdo doméstico, y tras pasar las generaciones, finalmente sus caminos evolutivos se cruzaron.

especie híbrida de cerdo y jabalí
El jabalí manchado es indicativo de la hibridación con cerdos domésticos. Iroko Ishiniwa

“Si bien la radiación no ha causado un efecto genético, la especie de cerdo doméstico invasor sí lo ha hecho”, explicó Donovan Anderson, líder de la investigación.

Invadida por el ganado doméstico abandonado y las especies salvajes endémicas, la zona de Fukushima reverdece ahora como una reserva natural. Se están gestando nuevas formas de vida debido a las perturbaciones ocasionadas por los desastres naturales y antropogénicos. Después de todo, las consecuencias positivas para la naturaleza se están viendo ahora. Pese a que la región ha quedado prohibida para los humanos, la naturaleza muestra su resiliencia y ha recuperado lo que le pertenece.

Referencias:
Anderson, D. Negishi, Y. Ishiniwa, H. Kaneko, S. (2021). Introgression dynamics from invasive pigs into wild boar following the March 2011 natural and anthropogenic disasters at Fukushima. Biological Science. DOI.