Las criaturas marinas son tan distantes y diferentes de lo que nuestros ojos están acostumbrados a ver, que en ocasiones sus descripciones se balancean entre la realidad y la fantasía. El tiburón megalodón es quizá el claro ejemplo de esto, ya que su tamaño ha estado en especulación por muchos amantes de las teorías extraordinarias. Pero según la ciencia y sus estimaciones, este debió haber sido el tamaño real del megalodón.

El megalodón es quizá una de las criaturas marinas antiguas más emblemáticas que ha ganado gran fama en la actualidad. Ya sea por aquellos que gustan de las criaturas prehistóricas como dinosaurios y criaturas marinas antiguas, o por la incidencia de Hollywood que lo ha traído al presente con sus películas. Lo cierto es que el megalodón es de los animales más reconocidos a nivel mundial, pese a que se extinguió tiempo atrás.

tamaño de megalodón

El gran tiburón megalodón existió en el periodo cenozoico, entre 20 y 2.6 millones de años atrás, pero se sabe de su existencia gracias a restos fósiles encontrados en diversas zonas. Sus mandíbulas, dan prueba de la capacidad de depredación de este enorme tiburón y sus grandes dientes, que también se han encontrado en diversas regiones, comprueban que se trató de un animal con grandes dimensiones. Sin embargo, por mucho tiempo sus dimensiones reales fueron un misterio para la ciencia, hasta que una investigación descifró al gran tiburón prehistórico.

Una aproximación del tamaño real

Según investigadores de las Universidades de Swansea y Bristol, el verdadero tamaño del megalodón era más del doble que el tiburón blanco. La criatura llegó a medir 16 metros de largo y su enorme cabeza superaba los 4 metros de longitud. Su aleta dorsal media en promedio 1.62 metros y su cola era impresionante, alcanzando los 3.85 metros. Con semejantes dimensiones el megalodón debió haber tenido una gran fuerza en su mordedura, con unas diez toneladas de fuerza capaces de destrozar con gran habilidad.

tamaño megalodón
Comparación de un diente de megalodón con uno de tiburón blanco.

Durante muchos años el megalodón ha fascinado tanto a estudiosos de la vida marina como al público en general. Y ya existían estimaciones sobre su tamaño, aunque algunas en sumo desbordadas de dimensiones. Gracias a los fósiles de dientes y de restos de mandíbula, y la comparación con el que se creía era su pariente más directo, el tiburón blanco, se desarrollaron estimaciones de tamaño.

Pero las investigaciones al respecto han avanzado mucho y el grupo de científicos de las Universidades de Swansea y Bristol encontraron una gran revelación. En realidad, el megalodón no pertenece a la misma familia (Lamnidae) que el gran tiburón blanco de la actualidad. Sino que perteneció a una familia ya extinta llamada Odontida, misma que se separó de los Lamnidae durante el cretácico inferior, entre 115 y 145 millones de años atrás.

Como quiera que sea, ahora tenemos una aproximación más cercana a lo que pudo haber sido el gran tamaño del gran tiburón megalodón. Una criatura en sumo misteriosa que ha llamado la atención más allá de la comunidad científica. Pensar que animales de su calibre habitaron las profundidades del océano en el pasado, sin duda despierta las más grandes incógnitas.

Referencias: 
Cooper, J. Pimiento, C. Ferrón, H. (2020). Body dimensions of the extinct giant shark Otodus megalodon: a 2D reconstruction. Sci Rep 1014596. DOI