Fingir la muerte es una acto común en la naturaleza, pero que pocos pueden observar. No obstante, el video de un curioso tlacuache que empezó a “hacerse el muerto” recordó cómo funciona el mecanismo de defensa más popular en el mundo animal: la tanatosis.

Los tlacuaches son animales muy comunes en México y un ejemplar de esta especie fue el protagonista de un extraordinario momento. Un hombre se encontró muy de cerca con un tlacuache en medio de la calle, al acercarse a él reconoció un comportamiento extraño y curioso.

Ante una posible amenaza, el tlacuache comienza a “hacer el muerto”. En el video se observa como el animal deja entreabierto el hocico, extiende las patas y permanece inmóvil. Hasta que el hombre se acerca para tocar su lomo, entonces se percata de que el animal está vivo y que simplemente recurrió a la tanatosis.

Tanatosis: el arte de “hacerse el muerto”

A primera vista parecería que el tlacuache está sin vida, pero al acercarse con mayor detalle se observa que utilizar el arte de “hacerse el muerto”. En la naturaleza este mecanismo es conocido como tanatosis.

Diversas especies hacen uso de la tanatosis como un mecanismo de defensa instintivo. Ante situaciones de peligro o bien frente a depredadores, los animales tienden a crear escenas que los hacen lucir como si no tuvieran vida.

hacerse el muerto animales

Por ejemplo, el tlacuache o zarigüeya se queda quieta, abre ligeramente la boca y segrega un líquido apestoso que los depredadores pueden reconocer como un olor de descomposición. Este olor ayuda a que los depredadores se alejen y prefieran no comerlo.

Otras especies que fingen su muerte…

Asimismo, está la culebra collar, una pequeña serpiente que recurre a fingir la muerte ante cualquier peligro. No obstante, esta especie se toma muy en serio el mecanismo, ya que reproduce toda una escena dramática con una pose de cabeza, con la lengua de fuera y expulsando sangre de su nariz.

tanatosis

Pero eso no es todo, la araña Philodromus disparar pone en práctica la tanatosis para atraer a sus presas. Con una pose digna de una muerte segura, esta araña engaña a sus víctimas para que éstas se acerquen a un supuesto cadáver.

Gracias a este tlacuache ahora sabemos que no todos los animales correrán despavoridos para huir ante el peligro. Hay especies a las que la naturaleza y la evolución las dotó de mecanismos particulares, aunque no siempre engañen a todos.