El cuervo Do Da fue parte del programa de animales espías que la CIA utilizó durante su enfrentamiento con la Unión Soviética. La agencia de espionaje ha revelado recientemente algunos documentos que ponen en entredicho el papel de los animales en las guerras.

Los documentos que prueban el entrenamiento de delfines, cuervos, perros, gatos, etc., como espías, describen la utilización de los animales como vehículos de carga, espías con implantes eléctricos, experimentos como saboteadores y otras extrañas tareas. Los delfines, por ejemplo, serían entrenados para destruir los submarinos nucleares soviéticos colocando explosivos, balizas acústicas y otras herramientas en puertos y barcos. 

Por su parte, los gatos y perros serían vigilantes de audio. Estos espías itinerantes de cuatro patas recorrerían distancias grandes y sin ninguna sospecha. Sin embargo, parece que los implantes eléctricos que iban a ser colocados en el cerebro de los animales espías no funcionaban tan bien. Hasta ese momento parecía que los delfines, gatos y perros no eran los espías adecuados, hasta que aparecieron las aves. 

animales-espias-CIA-gatos
CIA

También en Ecoosfera: El top de nuevas especies de animales descubiertas en 2019

 

Los animales espía favoritos de la CIA: las aves

Cuervos, halcones, búhos, palomas y todo aquello que pudiera volar o tuviera un ciclo de migración era bienvenido. Las investigaciones en torno a identificar qué pájaros viajaban hacia la región sureste de Moscú —donde se encontraban las fábricas de armas químicas de la URSS— presuponían a las aves como posibles testigos migratorios de las sustancias con las que experimentaban los soviéticos.

animales espia de la cia

A pesar de que usaron varias aves con el mismo propósito, los cuervos y las aves rapaces fueron los favoritos de la CIA para participar en misiones en las que se colocaban micrófonos de grabación en los marcos de las ventanas.

Muchos pájaros eran entrenados para recorrer distancias largas entre las costas y los barcos con el objetivo de que pudieran captar imágenes del territorio soviético. Sin embargo, varias aves murieron atacadas por otras especies o por enfermedades. La única que logró destacarse entre todos los animales espías fue Do Da.

A principios de 1974, Do Da era el cuervo de espionaje más capacitado de todos: escapaba de todos los peligros y podía cargar más peso que los otros miembro de su especie. Este cuervo volaba a una altura ideal, podía reconocer los vientos favorables y era suficientemente astuto como para evitar los ataques de otras aves, pero un mal día Do Da terminó su servicio cuando otros cuervos lo atacaron.

animales espia de la cia

Las palomas de Leningrado

Una vez agotadas las esperanzas con cuervos y aves rapaces, las palomas llegaron para quedarse en Leningrado. Durante milenios sirvieron como expertas mensajeras y también sirvieron como fotógrafas en la Primera Guerra Mundial. Centenares de palomas fueron parte de los animales espías de la CIA. Debían fotografiar los astilleros de Leningrado, pero la CIA no contaba con que las aves cambiaron de rumbo y se perdieron en algún lugar del territorio.

animales-espias-palomas-CIA
Difusión

Muchos programas de espionaje que deberían haber sido liderados por los animales no tuvieron resultados favorables. La CIA reveló que varios de ellos sólo quedaron plasmados en papel y otros no sobrevivieron a las primeras pruebas, por lo que muchos se descartaron inmediatamente. 

Las historias de los animales pueden variar conforme a la época en la que viven: algunos son acompañantes nómadas del ser humano, otros son protectores, algunos aliados en las guerras, varios han sido amigos de aventuras y otros los más fieles compañeros de la vida. No importa la especie, la edad o el territorio, ellos siempre han acompañado los pasos de la raza humana. 

 

Sigue leyendo: Alguien podría estarte espiando ahora mismo (algunas formas que rayan en lo distópico)

El cuervo Do Da fue parte del programa de animales espías que la CIA utilizó durante su enfrentamiento con la Unión Soviética. La agencia de espionaje ha revelado recientemente algunos documentos que ponen en entredicho el papel de los animales en las guerras.

Los documentos que prueban el entrenamiento de delfines, cuervos, perros, gatos, etc., como espías, describen la utilización de los animales como vehículos de carga, espías con implantes eléctricos, experimentos como saboteadores y otras extrañas tareas. Los delfines, por ejemplo, serían entrenados para destruir los submarinos nucleares soviéticos colocando explosivos, balizas acústicas y otras herramientas en puertos y barcos. 

Por su parte, los gatos y perros serían vigilantes de audio. Estos espías itinerantes de cuatro patas recorrerían distancias grandes y sin ninguna sospecha. Sin embargo, parece que los implantes eléctricos que iban a ser colocados en el cerebro de los animales espías no funcionaban tan bien. Hasta ese momento parecía que los delfines, gatos y perros no eran los espías adecuados, hasta que aparecieron las aves. 

animales-espias-CIA-gatos
CIA

También en Ecoosfera: El top de nuevas especies de animales descubiertas en 2019

 

Los animales espía favoritos de la CIA: las aves

Cuervos, halcones, búhos, palomas y todo aquello que pudiera volar o tuviera un ciclo de migración era bienvenido. Las investigaciones en torno a identificar qué pájaros viajaban hacia la región sureste de Moscú —donde se encontraban las fábricas de armas químicas de la URSS— presuponían a las aves como posibles testigos migratorios de las sustancias con las que experimentaban los soviéticos.

animales espia de la cia

A pesar de que usaron varias aves con el mismo propósito, los cuervos y las aves rapaces fueron los favoritos de la CIA para participar en misiones en las que se colocaban micrófonos de grabación en los marcos de las ventanas.

Muchos pájaros eran entrenados para recorrer distancias largas entre las costas y los barcos con el objetivo de que pudieran captar imágenes del territorio soviético. Sin embargo, varias aves murieron atacadas por otras especies o por enfermedades. La única que logró destacarse entre todos los animales espías fue Do Da.

A principios de 1974, Do Da era el cuervo de espionaje más capacitado de todos: escapaba de todos los peligros y podía cargar más peso que los otros miembro de su especie. Este cuervo volaba a una altura ideal, podía reconocer los vientos favorables y era suficientemente astuto como para evitar los ataques de otras aves, pero un mal día Do Da terminó su servicio cuando otros cuervos lo atacaron.

animales espia de la cia

Las palomas de Leningrado

Una vez agotadas las esperanzas con cuervos y aves rapaces, las palomas llegaron para quedarse en Leningrado. Durante milenios sirvieron como expertas mensajeras y también sirvieron como fotógrafas en la Primera Guerra Mundial. Centenares de palomas fueron parte de los animales espías de la CIA. Debían fotografiar los astilleros de Leningrado, pero la CIA no contaba con que las aves cambiaron de rumbo y se perdieron en algún lugar del territorio.

animales-espias-palomas-CIA
Difusión

Muchos programas de espionaje que deberían haber sido liderados por los animales no tuvieron resultados favorables. La CIA reveló que varios de ellos sólo quedaron plasmados en papel y otros no sobrevivieron a las primeras pruebas, por lo que muchos se descartaron inmediatamente. 

Las historias de los animales pueden variar conforme a la época en la que viven: algunos son acompañantes nómadas del ser humano, otros son protectores, algunos aliados en las guerras, varios han sido amigos de aventuras y otros los más fieles compañeros de la vida. No importa la especie, la edad o el territorio, ellos siempre han acompañado los pasos de la raza humana. 

 

Sigue leyendo: Alguien podría estarte espiando ahora mismo (algunas formas que rayan en lo distópico)