No existen dos individuos idénticos el uno al otro salvo que hablemos de clonación, pero este no es el caso. El punto es que incluso entre ejemplares de la misma raza, nunca encontraremos dos individuos iguales, cada uno tiene sus peculiaridades y sus formas de distinguirse de los demás. En otras palabra, estamos inmersos en la plena diversidad, así que todo puede suceder cuando se trata de la naturaleza. La prueba máxima de esto son aquellos casos extraordinariamente singulares que se dan una vez de cada miles o millones, como el de esta tortuga que nació con dos cabezas.

La pequeña cría de tortuga de la especie lomo de diamante, vive ahora en el Centro de Vida Silvestre de Nueva Inglaterra, que la ha mantenido bajo resguardo. Pero no se trata de cualquier tortuga, sino de una que nació con una condición muy especial; tiene dos cabezas. Cuando la pequeña llegó a las instalaciones del centro, los veterinarios se mostraron desconcertados ante su peculiaridad. “Estábamos emocionados, horrorizados y preocupados”, dijo Katrina Bergman, directora ejecutiva de New England Wildlife Center.  “No sabíamos si podrían comer solos”.

tortuga de dos cabezas
New England Wildlife Center

Por su condición, decidieron llamarla ‘Mary-Kate y Ashley’ ya que al analizar más detenidamente su cuerpo, descubrieron que no se trata de una tortuga, sino de dos. Su condición es más similar a la de los gemelos unidos, es decir, que comparten ciertas partes del organismo, pero también tienen otros órganos autónomos para cada individuo.

No es una, son dos 

Los rayos X revelaron que tiene dos espinas dorsales, unidas en la parte más inferior. Además, otros estudios mostraron que también posee dos tractos gastrointestinales autónomos uno del otro. Y por fortuna ambos ejemplares pudieron comer por sí solos, lo que significa que han estado evolucionando bien desde su llegada al centro. Cuando ingresaron pesaron tan sólo 6.5 gramos, pero ahora han logrado ganar unos cuantos gramos más. Los veterinarios creen que, aunque el futuro para Mary-Kate y Ashley es un poco cuestionable, por ahora está comiendo y creciendo alentadoramente. Ahora pesa 9 gramos y mide aproximadamente tres pulgadas.

La pequeña tortuga, provino de un sitio de anidación protegido en la localidad de Barnstable y además de tener dos cabezas, presenta tres patas por cada lado. Un desafío para la pequeña cría es que se pensó que no podría nadar óptimamente. Es decir, existía el riesgo de que no hubiera sincronización con las patas y de que un lado dominara sobre el otro, ahogándose una a la otra, pero finalmente eso no sucedió. Cuando la introdujeron al agua los ejemplares coordinaron bien su nado.

tortuga de dos cabezas
New England Wildlife Center

“Nos sorprendió que cada cabeza controlara tres piernas y pudieran nadar juntas, lo cual fue asombroso”, dijo Bergman. “Cuando subieron a tomar aire, ambos pudieron respirar”.

El futuro de Mary-Kate y Ashley no está claro, es un poco cuestionable que logre llegar a la madurez. Sin embargo, sus cuidadores y veterinarios están haciendo todo lo posible por darle una vida óptima para su condición. Y quién sabe, después de todo, como dice Bergman “siempre estamos esperanzados. Suceden muchas cosas buenas en los Centros de Vida Silvestre de Nueva Inglaterra debido a la esperanza”.