Los elefantes son el mamífero más grande sobre la superficie terrestre, estos gigantes grisáceos han camino por la Tierra desde millones de años atrás. Han evolucionado a los cambios por los que el planeta ha atravesado y finalmente se adaptaron al ambiente a las condiciones actuales. Están divididos en dos grandes grupos, los elefantes asiáticos y los africanos. Estos últimos se reconocen por sus vistosos colmillos que suelen ser una gran ventaja para ellos cuando se trata de excavar la tierra en búsqueda de agua en la aridez del continente africano. Sin embargo, en las últimas décadas los elefantes africanos han sido objeto de la caza furtiva que va detrás de sus colmillos de marfil, aunque parecen estar evolucionando en respuesta a las acciones humanas y están naciendo sin colmillos.

elefantes africanos con colmillos

Lamentablemente detrás de la caza furtiva específicamente en las regiones de Mozambique, se esconde una historia bélica. Durante el periodo de 1977 a 1992 Mozambique mantuvo una guerra civil activa y para poder financiar sus armas, los combatientes de ambos lados sacrificaron miles de elefantes para obtener sus colmillos de marfil. Este material es muy cotizado en el mercado negro debido a que en algunas regiones de Asia, se utilizan como un ingrediente de medicina tradicional. Aunque no hay investigaciones científicas que respalden tal hecho.

En la región que ahora es el Parque Nacional Gorongosa, más del 90% de elefantes africanos perecieron a manos de los cazadores furtivos. Y esta profunda huella parece estar trayendo un cambio evolutivo en los ejemplares que nacen hoy en día. Una nueva investigación muestra que los supervivientes de aquella cruenta matanza de elefantes, podrían compartir una característica clave. Más de la mitad de hembras no posee colmillos por la simple razón de que nunca los desarrollaron, no se trata de haberlos perdido. Mientras que antes de la guerra de Mozambique, menos de una quinta parte de elefantes carecían de colmillos. Una diferencia sumamente resaltable considerando los datos precedentes. Pero hay que resaltar que el desarrollo de colmillos proviene de la genética de los padres. De esta manera, entre más elefantes con estos genes nazcan, más herederos sin colmillos habrá.

colmillos elefantes caza furtiva

Los años de disturbios “cambiaron la trayectoria de la evolución en esa población”, dijo el biólogo evolutivo Shane Campbell-Staton, de la Universidad de Princeton. Aunque no es la primera vez que se observa este tipo de comportamiento genético en otras poblaciones de elefantes. El biólogo Joyce Pool, que también participó en la investigación, ya había observado anteriormente otros casos de poblaciones de elefantes con un número desproporcional de hembras sin colmillos luego de una intensa caza furtiva.

Cuando pensamos en la selección natural y en la evolución de las especies, solemos pensar en lapsos de tiempo que se miden en millones de años. Sin embargo, este es claro ejemplo de que la incidencia humana es capaz de modificar y alterar el curso natural de las especies. La pérdida de colmillos representa un cambio en la alimentación de los paquidermos y no se sabe todavía hasta dónde llegarán las consecuencias de estos cambios.

Referencias:
Campbell, S. Arnold, B. Poole, J. Long, R. Pringle, A. (2021). Ivory poaching and the rapid evolution of tusklessness in African elephants. 374, (6566). DOI