Construir una visión sobre que el respeto no sólo debe ser entre seres humanos, sino entre todas aquellas criaturas sensibles, es imperante. Con los años y con la ayuda de la ciencia, poco a poco hemos ido progresando en el entendimiento de que el hombre no es el único ser capaz de sentir dolor y todo un abanico de sentimientos. Diversas investigaciones muestran que los animales no son muy distintos de nosotros cuando se trata de la sensibilidad física y hasta emocional. En ese sentido, hace más de dos décadas surgió el Día Internacional de los Derechos de los Animales, para concientizar sobre la necesidad de ofrecer una vida digna a estos seres.

dos elefantes haciéndose cariños con la trompa

Casi medio siglo después de que se reconocieran los Derechos Humanos como una garantía de toda persona, surgió la lucha por reconocer los derechos de los animales. En 1948 la Organización de las Naciones Unidas, emitió la Declaración Universal de los Derechos Humanos. Desde entonces se declaró que el 10 de diciembre de todos los años se conmemoraría el hecho, en pro de sociedades más justas. Sin embargo, en 1997 cuando los activistas en pro de los animales comenzaron a esparcir la conciencia sobre que el ser humano no es el único ser sensible, diversas organizaciones extendieron la conmemoración del 10 de diciembre como el Día Internacional de los Derechos de los Animales.

Durante ese día, diversas campañas lanzan mensajes contundentes a la sociedad a través de protestas o actos con los que se pretende concientizar sobre el maltrato animal. Con esto se pretende que no se cometa un delito más en contra de los seres sensibles. Aunque cabe resaltar que cada país tiene sus propias legislaciones sobre el respeto a los animales. Reino Unido, por ejemplo, acaba de declarar como seres sensibles a pulpos, calamares, cangrejos y langostas.

“La grandeza de una nación y su progreso moral pueden juzgarse por la forma en que se trata a sus animales”, Gandhi.

mujer sosteniendo las patas de un perro

Los Derechos de los Animales 

Pese a que cada nación tiene sus propias leyes que salvaguardan o no, a los animales, existe una Declaración Universal de los Derechos de los Animales. Misma que debe respetarse y difundirse para garantizar la vida digna de la fauna que también son seres sensibles. La Declaración está compuesta por 14 artículos que se resumen de la siguiente manera:

  1. Todos los animales tienen derecho a la existencia.
  2. Todo animal tiene derecho al respeto, atención, cuidado y protección del hombre.
  3. Ningún animal será sometido a malos tratos, ni a actos crueles.
  4. Todo animal salvaje tiene derecho a vivir de forma libre.
  5. Los animales que tradicionalmente vivan con el hombre, tienen derecho a vivir, crecer y tener las condiciones de vida inherentes a su especie.
  6. Todo animal que el hombre haya escogido como compañía tiene derecho a vivir acorde a su longevidad. El abandono es un acto cruel y degradante.
  7. Los animales de trabajo tienen derecho a una limitación razonable del tiempo e intensidad del trabajo, a una alimentación reparadora y al reposo.
  8. La experimentación animal que implique sufrimiento físico o psicológico, es incompatible con los derechos del animal.
  9. Cuando un animal es criado para la alimentación, debe ser nutrido, instalado y transportado. Así como sacrificado, sin que ello resulte para él motivo de ansiedad o dolor.
  10. Los espectáculos que se sirvan de animales van en contra de la dignidad del animal. Son actos crueles y degradantes.
  11. Todo acto que implique la muerte de animales sin razón alguna, es un delito contra la vida.
  12.  Todo acto que implique la muerte de un gran número de animales salvajes es un genocidio, es decir, un crimen contra la especie. Incluida la destrucción de su hábitat natural. 
  13. Un animal sin vida debe ser tratado con respeto.
  14. Los derechos del animal deben ser defendidos por la ley, como lo son los derechos del hombre. Las organizaciones defensoras deberán ser representadas a nivel gubernamental.