Si existe una criatura que por sus características ha hechizado la mirada del mundo, ese es el ajolote. El mítico anfibio mexicano es el único animal capaz de regenerarse, como si de un superpoder se tratara. Con su aspecto sutil y sus colores que van desde el negro azabache hasta el rosa vibrante, estos animales parecen salidos de un mundo gentil con su aparente sonrisa y las facciones de su rostro que encantan la mirada de cualquiera. Lamentablemente, esta salamandra mexicana se encuentra en peligro de extinción y conocer sobre ellos es importante para revalorizar su presencia en los lagos de la Ciudad de México. Aquí un listado de datos curiosos del ajolote para sorprendernos aún más de estas hermosas criaturas.

Datos curiosos del ajolote

Endémico de México

El ajolote mexicano (Ambystoma mexicanum) es endémico de las cuencas de México y existen en total 18 diferentes variantes de esta hermosa criatura que se distribuyen a lo largo y ancho del país. Lamentablemente muchas de ellas se encuentran en peligro de extinción, o bien no se tienen datos suficientes para establecer un análisis sobre algunas de ellas.

Habitan en grandes cuerpos de agua, en el Valle de México su hábitat natural es el lago de Xochimilco. Aunque la lamentable decisión de introducir depredadores externos como truchas que no pertenecen al lago, ha ocasionado la casi extinción del ajolote que ahora se ha quedado sin hábitat natural y sólo vive en cautiverio.

ajolote mexicano

Un origen mítico

El nombre de ‘axolote’ proviene del náhuatl ‘Axolotl’ que significa ‘monstruo de agua’. El ajolote es ahora una criatura casi mítica por su escasez y casi desaparición de su hábitat natural, no obstante en épocas prehispánicas era muy conocido entre los habitantes de Tenochtitlán quienes lo relacionaban con el dios Xólotl, hermano gemelo de Quetzalcóatl, quien se rehusó al sacrificio.

La leyenda cuenta que Xólotl emprendió la huida del sacrificio y se escondió en las milpas convirtiéndose en una planta de maíz de dos cañas. Cuando fue descubierto por otros dioses, huyó a un magueyal donde tomó la forma de una penca doble. Pero en su última huida, se introdujo al agua y finalmente se convirtió en un axolote.

datos curiosos ajolote

Un extraño superpoder

Los ajolotes son criaturas sorprendentes, es el único animal en todo el planeta capaz de regenerar extremidades como patas y cola. Lo hacen sin siquiera dejar rastros de cicatrices o huellas del daño. Huesos, órganos, piel, cerebro y hasta pueden curar su corazón. Pero no sólo eso, su capacidad de regeneración ha sido objeto de estudios por parte de los científicos, ya que los ajolotes incluso llegan a regenerar su médula espinal y continuar viviendo como si no hubiera ocurrido daño alguno.

ajolote negro

Eternamente jóvenes

No es que sean inmortales propiamente, pero los ajolotes a diferencia de otros anfibios,conservan su forma larvaria. Por esta razón es que ostentan sus llamativas branquias que los vuelve tan especiales, ademas de las aletas. Este fenómeno se denomina neotenia y es muy raro en anfibios, sólo el ajolote tiene esta capacidad.

En otras palabras, se quedan en su etapa de bebés hasta que mueren, salvo algunos casos donde el animal es sometido a gran estrés, entonces alcanzará su forma anfibia y perderán sus branquias.

datos curiosos ajolote

Esperanza de vida

Los ajolotes son longevos, su promedio de vida oscila entre los 15 años y los 12 años, dependiendo de las condiciones de vida. Llevan una dieta de moluscos, gusanos, larvas de insectos, crustáceos y algunos peces pequeños. Además obtienen el oxígeno necesario para vivir del agua, aunque sí salen a respirar a la superficie, pueden vivir sin hacerlo gracias a las enormes branquias que rodean su cuello.

Los ajolotes son sin duda criaturas sorprendentes casi míticas por sus asombrosas cualidades. Aprender de ellos es de suma importancia para revalorizar su presencia, sólo de esta manera seremos capaces de salvar a la especie que se encuentra en peligro de extinción y que por ahora sólo puede vivir en cautiverio por el deterioro de su hábitat natural.