El hombre no ha logrado explorar todas las formas de vida que habitan el planeta. Por más que ha invertido esfuerzos en conocer todas las criaturas que lo acompañan en su viaje por la Tierra, al parecer es un desafío complicado. Por eso cuando se encuentra de frente con animales que desafían su comprensión, la sorpresa se asoma. Tal como sucede con esta criatura marina que si no se le mira con detenimiento bien podría pasar por un pedazo de sushi de salmón por su peculiar forma. Sin embargo, se trata de un animal que los científicos no han logrado descifrar todavía por qué adoptó tal aspecto.

La extraña criatura con forma de sushi de salmón es ahora un huésped en el Aquamarine Fukushima, un gran acuario al este de Japón. Tan sólo mide 3 centímetros pero es el tamaño suficiente para causar sorpresa entre sus observadores por sus peculiares patrones y colores. Acorde con el personal del acuario, el animal marino pertenece al orden de los isópodos, una especie de crustáceos largos, planos y blindados que habitan en las profundidades del mar. Los expertos creen que probablemente la criatura con forma de sushi pertenece al género Rocinela que incluye más de 40 especies.

criatura marina con forma de sushi
Aquamarine Fukushima

Una coloración muy peculiar

Los isópodos son animales extraordinarios que forman parte importante en las cadenas tróficas marinas, ya que se alimentan de animales muertos o en descomposición. De hecho, los isópodos Rocinela, tienden a forjar hogares cálidos entre los órganos internos de otra criatura marinas. De esta manera logran subsistir pese a su pequeño tamaño comparado con otras criaturas enormes.

isópodo criatura marina
Isópodo normal

Pero lo especial de este ejemplar, es su peculiar coloración, ya que la mayoría de los miembros del género tienden hacia un aspecto opaco y marrón. Sin embargo, este no es el caso del pequeño nigiri del acuario de Fukushima. Los científicos creen que pudo haber adoptado esta forma debido a algo que consumió en su travesía por el fondo marino. Aunque siguen sin poder explicar por qué adoptó tal coloración y forma de un sushi de salmón.

Este pequeño isópodo fue capturado cerca de la ciudad costera de Rausu en Hokkaido, la isla más al norte de país asiático. Se le capturó a una profundidad de entre 800 a 1200 metros por debajo de la superficie marina. Y ahora asombra a los asistentes del acuario que a la par, aprenden más sobre los isópodos.