Los arrecifes de coral son algo así como los bosques de la superficie terrestre, llenos de magia y vida, con la gran diferencia de que estas criaturas están más cerca de los animales que de los seres arbóreos. Es decir, son un hábitat viviente en sí mismos que albergan a muchos seres más entre sus intrincadas formas. Imagina una amalgama de distintas manifestaciones de vida cohabitando de manera armoniosa entre las profundidades del mar, por eso es que resultan tan importantes. Y pese a que los biólogos han pasado décadas estudiándolos, todavía esconden grandes misterios. Recientemente un equipo de investigadores descubrió que los corales también poseen sistema inmunológico, estas criaturas están tan vivas como cualquier ser humano.

Si lo piensas un poco, la vida en sí misma es del orden de lo inefable. Cada ser vivo obtiene de la naturaleza lo que requiere para vivir y cuando un agente extraño ataca, pequeñas células entran en defensa. Cuántas veces el humano ha combatido exitosamente enfermedades gracias a la sabiduría de su cuerpo que sabe cómo actuar ante tal amenaza. Pues no somos tan distintos de otros seres vivos que cuentan con sus propios mecanismos de defensa, algunos sumamente asombrosos.

Pese a que desde tiempo atrás se sabe que, los corales han desarrollado procesos para combatir infecciones o virus, hasta hace poco no se conocían las formas exactas de estos procesos. Pero la curiosidad de los investigadores siempre va más allá de lo evidente y un nuevo estudio de la Universidad de Miami ha identificado las células inmunes especializadas en el coral coliflor y la anémona de mar estrella. Algo así como el sistema inmunológico humano, pero en versión de los corales.

corales sistema inmunológico

El sistema inmunológico de los corales 

Encontraron que este tipo de células inmunes constituyen alrededor del 3% de la totalidad de células presentes en su organismo. También descubrieron que poseen al menos dos tipos de células inmunes que realizan funciones únicas de la digestión. Llamadas células fagocíticas, son capaces engullir partículas extrañas. Es decir, que se encargan de ‘tragar’ a la amenaza. Mientras un componente dentro de las células fagocíticas llamado fagosoma, trabaja para destruir a los invasores, así como sus propias células dañadas. En otras palabras, su mecanismo de defensa consiste en ‘tragarse’ a los virus y bacterias, para luego engullir las propias células de coral dañadas y así reparar los daños ocasionados.

“Estos hallazgos son importantes porque muestran que los corales tienen la capacidad celular para combatir infecciones y que tienen tipos de células únicos que antes no se conocían”, dijo Nikki Traylor-Knowles, coautora de la investigación.

coral

Los bosques de coral son sumamente importantes en el funcionamiento del ecosistema marino. Gracias a ellos, miles de especies encuentran un hogar dónde habitar y le dan vida al fondo del mar. Sin ellos, poco a poco se irán perdiendo más especies hasta llegar a un océano inhóspito. Y lamentablemente está sucediendo, miles de vidas de corales se han perdido como consecuencia del calentamiento global. Por ello, conocer los mecanismos con los que son capaces de defenderse de amenazas externas, podría ayudar a la conservación de estos animales y con esto, regresarle la esperanza a la vida marina.

Referencias: University of Miami Rosenstiel School of Marine & Atmospheric Science. (2021). Scientists identify live immune cells in a coral and sea anemone. ScienceDaily. DOI