Tal vez no todos tengamos el mismo lenguaje, pero siempre hay formas en las que logramos comunicarnos. Entre las distintas especies del mundo y el ser humano se han construido canales de comunicación impresionantes; ya sea a través del cuidado, los gestos o la ciencia, casi siempre se logra comprender lo que el otro necesita. Recientemente, investigadores de la Universidad de Sydney demostraron que los canguros australianos se comunican para pedir ayuda.

El artículo publicado en Biology Letters reveló que la conducta de los marsupiales, una especie icónica de Australia, es apta para comunicarse con los seres humanos. Esto abriría el abanico de especies que pueden interactuar con los humanos.

canguros asutralia lenguaje

¿Cómo se comunican los canguros?

Ya que el lenguaje es tan diverso, los canguros optaron por utilizar un método muy especial. Los perros, por ejemplo, se comunican a través de gestos, las aves por sonidos y los canguros lo hacen con la mirada.

Cuando un canguro quiere ayuda de un humano lo primero que hace es observar directamente a la persona. Después, mira el objeto con el que necesita ayuda y entonces el enlace se logra. De acuerdo con la Dra. Alexandra Green, investigadora de la Escuela de Ciencias Veterinarias de Sydney, la mirada de un canguro puede ser muy intensa y todo con el objetivo de que le ayuden a resolver un problema.

canguros asutralia

“Anteriormente pensábamos que solo los animales domésticos intentaban pedir ayuda con un problema. Pero los canguros también lo hacen. Si no pueden abrir la caja, miran al humano y vuelven al contenedor. Algunos de ellos usaron su nariz para empujar al humano y otros se acercaron al humano y comenzaron a arañarlo pidiendo ayuda”- Alexandra Green, coautora del estudio.

Pero, la mirada no es el único mecanismo que utilizan los canguros para comunicarse. Según el Dr. Alan McElligott de la Universidad de Roehampton, los canguros también señalan con las patas frontales o dirigen a los seres humanos con el hocico hasta su objetivo.

De esta forma se comprobó que el proceso cognitivo de los canguros es poderoso y que sus esfuerzos comunicativos los hace más propensos a integrarse a grupos sociales. Incluso, destaca que son capaces de pedir ayuda y crear alianzas en su beneficio.