El océano es un lugar inesperadamente mágico, lleno de sorpresas que parecen salidas de un mundo distinto a la Tierra. Su magia atrae como imán a aquellos que están en constante búsqueda de los sublime. Parte de esa belleza radica en la inmensidad de perdernos en sus colores y su vaivén de las olas, pero también en sus hermosas criaturas. En Argentina una mujer salió a festejar la vida y se adentró en el mar como un ejercicio de exploración de la belleza y terminó teniendo un encuentro sorpresivo con una ballena que se acercó a juguetear con ella y quedó captado en video. 

video de ballena jugando con una mujer
Maximiliano Jonas

Hay en el mundo regiones que puede decirse que son privilegiadas por su gran riqueza natural, las costas cercanas a los pasos migratorios de ballenas son definitivamente uno de ellos. A medida que llegan las temporadas donde estos enormes cetáceos emigran hacia distintas partes del mundo, se les puede ver rondando muy cerca de las costas. Y aquellos amantes de la naturaleza suelen recurrir a estos sitios para observar con sus propios ojos la sublime belleza que se esconde en el fluir de las ballenas

La Patagonia forma parte de los pasos migratorios de cetáceos y por ello, suelen llegar buscadores de experiencias naturales. Así fue como Analía Giorgetti tomó su paddleboarding y en compañía de una amiga, se adentró en el mar para probar suerte y poder observar de lejos el paso de las ballenas francas. Cuando se encontraba sobre su tabla, remando, de pronto sintió un toque que provenía de las profundidades. Un momento mágico lleno de conexión con la naturaleza estaba por sorprenderla.

video de ballena jugando con mujer
Maximiliano Jonas

Una serendipia transformadora 

El toque provenía de una ballena franca que estaba nadando justo debajo de Giorgetti quien, al percatarse del hecho, decidió dejar de remar y mantenerse quieta para no perturbar a la criatura. No hubo miedo en aquel momento, ya que Analía era consciente de que son seres amigables y curiosos, en cambio sólo la invadió la sorpresa y la magia. Pero las sorpresas no pararon ahí, inesperadamente y como parte de una serendipia inexplicable, en ese momento se percató de que había un dron sobre ella. Así que quizá alguien más desde la distancia estaba observando el encuentro maravilloso.

El fotógrafo Maximiliano Jonas, esa misma mañana había decidido ir a la playa con su dron y con suerte, captar alguna que otra ballena en su paso por la Patagonia. Pero lo que se encontró lo dejó perplejo, una ballena jugueteando amistosamente con una mujer en un paddleboard, capturó las imágenes en un video que más tarde compartió en su cuenta de Twitter. En su publicación asegura que es el mejor video con ballenas que ha realizado en su vida.

Las ballenas, habitantes de las profundidades del océano, son seres muy antiguos y llenos de sabiduría que logran transmitirnos paz con tan sólo observarlos. Su presencia nos devuelve el asombro para mirar a la naturaleza con otra visión que escapa al entendimiento y se basa en la empatía y la conexión con el todo.