Desde que el humano comenzó a transportarse intercontinentalmente, los animales han estado viajando de un lado a otro, abandonando sus regiones endémicas y trasladarse hacia ecosistemas nuevos. Tenemos como ejemplo al de los gatos de Australia que ocasionan la mayor pérdida de biodiversidad del país y que llegaron cuando los primeros barcos ingleses desembarcaron en Oceanía. Similar a este caso también está el de la araña gigante conocida como joro que cruzó el Pacífico y ahora está invadiendo parte de América en la región de Estados Unidos.

La araña joro

La araña joro (Trichonephila clavata) es oriunda de Asia, se le puede encontrar comúnmente en Japón, China y Taiwán. Pero este arácnido no se puede pasara para nada desapercibido, ya que son ejemplares grandes que alcanzan los ocho centímetros de largo. Además, también deslumbra con sus colores vibrantes amarillos que se entremezclan con franjas de color negro en sus patas. Mientras que su visible abdomen está coloreado con tonos verdosos y amarillos. Sin duda, es una especie muy hermosa a la vista, aunque ha llegado hasta regiones que no habitaría normalmente.

araña joro

No se sabe exactamente cuándo la araña gigante pudo haber cruzado al Pacífico, probablemente desde Asia. Pero se le avistó por primera vez en 2014 en regiones de Norteamérica, en el pueblo de Braselton, a 80 kilómetros al noreste de Atlanta. En aquella ocasión, expertos del Museo de Historia Natural de la Universidad de Georgia, examinaron al ejemplar. Confirmaron que se trataba de una araña joro Trichonephila clavata, no oriunda de la región. Supusieron que la araña llegó hasta América a través de un contenedor de mercancías luego de cruzar el Pacífico desde oriente.

Como se trató de un caso de avistamiento inusual, se desconocía si la araña de gran tamaño se había esparcido hacia otras regiones. Pero luego de tantos años, ahora se conoce con mejor precisión el estado de la araña joro en América. Se han tenido avistamientos en al menos 25 condados de Georgia y considerando que las hembras de esta especie de arácnidos son capaces de poner hasta 1,500 huevos por ejemplar, los expertos piensan que podría haberse extendido hacia otros estados con un clima similar.

Vigilancia estrecha para evitar el desastre 

La Universidad de Georgia mantiene una estrecha vigilancia del esparcimiento de la araña joro que por no pertenecer a la región, podría ocasionar un desequilibrio ecológico. Y aunque la institución considera que su aparición ha ayudado al control de plagas de chinche, también tiene en cuenta los impactos negativos. Sobre todo porque se desconoce todavía cuáles podrían ser las huellas marcadas por las joro en el ecosistema norteamericano. No se sabe si su invasión podría desequilibrar a la fauna y flora local tras su introducción no natural.

araña joro

Cabe destacar que la araña joro pese a que es de un gran tamaño y de vistosa apariencia, no representa peligro alguno para los humanos o para los animales de compañía. Su impacto estaría en su gusto por los insectos y su habitabilidad en regiones que no le corresponden naturalmente. Es el claro ejemplo de cómo la introducción accidental de una especie en un ecosistema, puede cambiar toda la dinámica natural.