En 1908 pocos sabían que entre Tolstoi y Gandhi crecía un profundo intercambio sobre el amor. La primera carta que Tolstoi escribió para el joven Mahatma Gandhi se terminó de escribir 20 años después de que el autor ruso buscara las respuestas a las grandes cuestiones morales de la vida.

Como líder de la paz en la India, Gandhi le pidió su consentimiento a Tolstoi para publicar la carta que le había hecho llegar en el diario Indian Opinion. Una vez publicada “A Letter to a Hindu”, el intercambio de correspondencia entre ambos continuó hasta la muerte del escritor ruso.

humano-mente-esencia-amor-violencia

Esta unión de mentes y espíritus es ahora nuestra mayor guía sobre la naturaleza humana. En ella Tolstoi llama a la resistencia no violenta, advierte sobre las falsas ideologías (tanto religiosas como científicas) y promueve el regreso al estado básico del ser: la ley del amor.

De acuerdo con el pensador ruso, el amor es lo único que restringe la violencia. Esta determinación fue adquirida por Gandhi como refrescante y contundente. Y, según el activista político, es importante que lo que predicó lo intentara practicar.

 

Profundizando en la filosofía de Tolstoi

La carta de Tolstoi sobre amor y el espíritu humano nos viene bien ahora. El malestar político crece, la violencia es inminente y los conflictos mundiales se agravan. ¿No necesitamos un poco de amor? Tolstoi escribe en dicha carta:

En cada individuo se manifiesta un elemento espiritual que da vida a todo lo que existe, y que este elemento espiritual se esfuerza por unirse con todo lo que tiene una naturaleza semejante a él mismo, y lo logra a través del amor.

El escritor ruso considera que llegó un punto en la sociedad en el que las ideologías políticas secuestraron la ley básica del amor. En ese sentido, esta naturaleza humana dominada por unos cuantos fue reemplazada por otra ley. Cuando una verdad como el amor natural en el ser es sustituida por otra, ello suele acompañarse de ciertos intereses. Aquellos que consideran que la verdadera esencia del ser obstaculiza el camino hacia el poder o su posición, se oponen a ella con abierta violencia.

corazon tiene mente propia ciencia estudio ilustracion Ecoosfera
Ecoosfera

También en Ecoosfera: La bondad y la cooperación nos hicieron humanos (y son sentimientos más naturales que el egocentrismo)

 

Cómo funciona el amor como la verdad del ser

El amor se reconoce como la máxima moralidad y nadie niega su valor. A pesar de ello, se enseña que sólo se permite en la vida privada. En las relaciones más cercanas y profundas el amor es visible, pero fuera de ellas no funciona.

De esta forma la sociedad pudo justificar la violencia, las guerras, las ejecuciones, los encarcelamientos y todo tipo de técnicas que no apelaban al amor. Esta ideología creció bajo la suposición de que la mayoría de nosotros necesita protección de los malhechores.

mente-cabeza

La violencia es, hasta ahora, la máxima perversión de la ley del amor. El ser trata de unir estos lados incompatibles al restringir el mal por el lado de la violencia. Esto es lo que ha permitido que nombres y mujeres en todo el mundo no sólo torturen sino que maten bajo el principio de restringir el mal, perdiendo a toda costa la ley del amor esencial.

“Es natural que los hombres se ayuden y se amen, no que se torturen ni se maten” – (Tolstoi).

Tras descomponer esta idea del amor esencial, Tolstoi sugiere revivir la ley interna. Si en todo ser humano vive el amor y lo pierde al crecer y enfrentarse con la incertidumbre de la vida, ¿cómo lo puede recuperar?

 

Despertando la ley esencial

Tanto en Oriente como en Occidente, las personas llegan a la adolescencia o la madurez perdidas. La guía que existía al inicio de sus días se pierde. No ha sido posible encontrar un estándar adecuado y, por ende, inventan todo tipo de ocupaciones que distraigan la atención de la perdición en que se vive.

Es por esta razón que cada ser humano debe formularse por sí mismo una comprensión nueva de la vida. Una que aclare su visión del mundo y que sirva de guía. Incluso, la humanidad debe llegar a tal crecimiento y desarrollo, no puede quedar atrapada en la incertidumbre.

cerebro-corazon-amor-efectos-ciencia-mente

Sólo en este instante de búsqueda de la ley interna, la humanidad encontrará la verdad que ha descansado en ella desde siempre: la ley del amor está de acuerdo con la naturaleza. Pero sólo será posible encontrar esta verdad al 100% si cada ser se libera de las supersticiones científicas y religiosas y de cualquier distorsión implementada por otro ser.

Tolstoi termina con una frase que resalta la belleza del crecimiento. Tanto el ser humano como la sociedad representan un barco y “para salvar un barco que se hunde es necesario tirar por la borda el lastre que, aunque alguna vez pudo haber sido necesario, ahora haría que el barco se hundiera”.

 

Sigue leyendo: ¿Qué significa ser un ser humano? (desde la visión del arte)