Amarnos a nosotros mismos en tiempos ensimismados

¿Será posible reinventar el amor propio y llevarlo más allá del culto al individuo?

Amar es desgarrarnos para cosernos, rompernos para pegarnos. Amar es alejarnos para volver, dañarnos para curarnos. Amar es el más extravagante de los hábitos: un acto efímero en su eternidad. Un péndulo de Foucault oscilando infinitamente.

De entre las ambivalencias e incertidumbres que constituyen la esencia de esta pasión humana, existe un aparente antagonismo entre el amor al otro y aquel que guardamos para nosotros mismos.

amor propio
Henn Kim

Ambos pasan en nuestros tiempos por una crisis que los hace parecer irrealizables y, en ocasiones, también irreconciliables: no hay tiempo de amar a otros porque estamos muy ocupados procurándonos a nosotros mismos. O no nos amamos porque estamos muy ocupados salvando el mundo.

No obstante, amarnos a nosotros parece ser, verdaderamente, el principio desde el cual se desdobla el resto de nuestros actos. Por eso Ron Padgett, nuestro Paterson de carne y hueso, escribe:

Take care of things close to home first. Straighten up your room before you save the world. Then save the world.

(Encárgate primero de las cosas cercanas a casa. Arregla tu cuarto antes de salvar el mundo. Luego salva el mundo)

Parece urgente amarnos si queremos ser capaces de amar a otros en algún momento. Porque si no nos amamos, ¿cómo amar a otros? Esta parece ser la aritmética de las relaciones humanas, su lógica intrínseca.

Pero el amor no es reductible a operaciones matemáticas. Recuperar el amor propio en estos tiempos es, quizá, más difícil que nunca en la historia. Somos presa fácil de los vacuos discursos sobre el amor, cuya retórica cínica invita a amarnos desde el narcisismo y la mezquindad. Existen también los sustitutos inverosímiles: en lugar de amar, nos sumimos en nuestra psique depresiva y cultivamos un odio que poco a poco nos carcome.

amor-propio-cultivar-como-aprender-querernos

Ante esas condiciones decadentes, es urgente plantear hipótesis radicales. ¿Qué tal si la única forma de recuperar el amor propio fuera admitiendo que no hay una hoja de ruta que nos marque cómo hacerlo? Suena desolador: si algo buscamos son respuestas tangibles, concretas y que nos den soluciones inmediatas.

Pero amar es precisamente lo contrario a todo ello. Amar –afortunadamente– no es una ciencia, y por ello, no existen métodos para aprender a amarnos ni para amar a otros. Por eso, aun en nuestros tiempos ensimismados, el amor sigue siendo un resquicio de libertad para quien se atreve a mirar desde ahí.

Aunque quizá una de las pocas cosas que se puedan afirmar sobre esa cosa contradictoria que es el amor (cuya semántica, por cierto, es el mayor reto de los lingüistas) es que tanto aquel amor que nos profesamos a nosotros mismos como el que le profesamos a los demás, son indisociables. Ambos tienen una autonomía relativa, tanto como nosotros la tenemos de los demás. Pero su aparente antagonismo o dualidad es producto de nuestra época, y no es sino una ilusión, como muchas de las que sustentan nuestras creencias.

amor propio-

El amor es una totalidad que sólo puede sobrevivir como tal, retroalimentándose cada una de sus partes de lo uno y lo otro. Hay una necesidad mutua, incluso cósmica, entre los tipos de amor, tal y como la hay en el individuo para con los otros, a quienes necesita para poder ser y desdoblarse en sus infinitas posibilidades.

Si algo resume esta idea en una cotidianidad sólo aparentemente sencilla pero en realidad sumamente compleja, es esta otra metáfora de Padgett en su poema “Love”:

That is what you gave me

I become the cigarette and you the match

Or I the match and you the cigarette

Blazing with kisses that smoulder towards heaven

(Eso fue lo que me diste: yo me convertí
en cigarrillo y tú en fósforo
o yo en fósforo y tú en cigarrillo
brillando con besos ardiendo hacia el cielo)

El amor propio sólo puede cultivarse cuando aprendemos a ser ya sea el cigarrillo o el fósforo. Es una relación dinámica que ocurre todo el tiempo, todos los días. No hay principios ni finales. No hay identidades definidas permanentemente. Sólo fósforos, cigarrillos y las chispas que simbolizan la valentía que implica amarnos y amar en un mismo tiempo. 

 

* Ilustración principal: Sivan Karim 

Sandra Vanina Greenham Celis
Autor: Sandra Vanina Greenham Celis
Colaboradora del proyecto político Colectivo Ratio. Le gusta potenciar la depresión en su psique consumiendo productos culturales de las postrimerías del siglo XX. Cree teleologicamente en el arribo de la humanidad al comunismo.


Una metáfora cuántica para entender el amor de nuestros tiempos

Amar a alguien es un acto tan violento como lo fue la creación del cosmos.

El Universo emergió cuando el vacío fue perturbado.

Según las teorías de la cuántica de campos, el “falso vacío” es una zona en el espacio que está “vacía” y cuyo estado de energía está en el punto cero, es decir: el nivel de energía más bajo que puede existir.  No obstante, el vacío nunca puede estar del todo desprovisto de materia. Según la cuántica, en su interior contiene formas de energía; fluctuaciones cuánticas.

Podría decirse, entonces, que un vacío es al Universo lo que el corazón al cuerpo humano. El corazón nunca puede estar del todo desprovisto de fluctuaciones emocionales.

El “falso vacío” cuántico contiene energía cuántica: ondas electromagnéticas que fluctúan de manera permanente, así como partículas que saltan dentro y fuera de él. Se trata de un estado peculiar en el espacio cargado positivamente y sumamente inestable. Cuando es perturbado por un desbalance, el vacío se desintegra, dando lugar a la creación del cosmos.

El vacío deja de ser vacío y da paso a la expansión de la materia.

De esta forma, para la física cuántica la creación es producto de un desbalance cósmico: del azar y las circunstancias cuánticas. ¿Acaso no lo es también el amor? Por lo menos eso es lo que plantea Slavoj Žižek.

Quizá no hemos entendido lo que el filósofo esloveno quiere decir –no sería raro–. Pero probablemente su punto sea este: que lo primordial surge del azar y del caos. De las grandes explosiones.

El corazón humano –como eufemismo de amor– es inestable, pero jamás puede estar vacío. Cuando sucede un choque circunstancial y azaroso con otro ser, cuando un encuentro inesperado se convierte en una relación amorosa que transforma la vida de las dos personas implicadas, es cuando podemos decir que el amor es como un fenómeno cuántico.

El amor surge de un desbalance cósmico: de una perturbación.

En ese sentido, el amor tiene siempre algo de violento, como el propio cosmos. Amar es un riesgo latente, un miedo constante. La extinción de la pasión es inminente, como la de un astro, y cuando muere se produce una masiva supernova que deja restos estelares.

Pero tal y como, pese a todo, el Universo se empecinó en existir… nosotros insistimos en amar.

fisica-cuantica-amor-valso-vacio-cuantico

Quizá el problema del amor en nuestros tiempos es que vemos esto como un problema. Ya no nos atrevemos a aceptar que el amor es entregarse, afirmarse, comprometerse, al tiempo que implica aceptar que todo lo que conocemos pueda desaparecer de un momento a otro. Tememos tanto a que algo perturbe nuestro sagrado vacío –en realidad inexistente–, que ya no dejamos fluir en él la energía ni a las azarosas partículas cuánticas.

Estamos deteniendo el proceso de creación caótica que desata el verdadero amor. Y eso puede tener graves consecuencias para la existencia, a niveles cósmicos.

Pero el propio Universo y la física cuántica nos demuestran que el vacío no está en realidad vacío, y que el amor no es sólo amar, en abstracto. En ese sentido, debemos volver a atrevernos a amar, pese –e incluso debido a– los riesgos y la violencia implícita. Como dice Žižek, el amor es malvado.

 

 

*Imágenes: 1) imgur; 3) plástica graphic artist / øjeRum

Sandra Vanina Greenham Celis
Autor: Sandra Vanina Greenham Celis
Colaboradora del proyecto político Colectivo Ratio. Le gusta potenciar la depresión en su psique consumiendo productos culturales de las postrimerías del siglo XX. Cree teleologicamente en el arribo de la humanidad al comunismo.


Conoce y practica los 5 lenguajes del amor (¿cuál es el tuyo?)

El amor se expresa de muchas formas, ¿estás seguro que tu pareja y tú hablan el mismo lenguaje amoroso?

¿Cómo te gusta expresar afecto? ¿Preparando una cena romántica a la luz de las velas? ¿Ayudándole al otro con un examen difícil? ¿Mediante regalos? ¿Con un sencillo roce de manos? ¿Con besos? ¿Mediante palabras?

lenguajes-del-amor-comunicacion-contacto
Laura Makabresku

El amor es el conector universal: todos deseamos sentirnos amados y expresar amor. El problema es que no todos lo hacemos de la misma manera. Es posible que alguien intente hacernos sentir amados a través de regalos, cuando lo que necesitamos son palabras de aliento en momentos de estrés. O bien, nos gustaría que nuestra pareja nos tocara más a menudo, pero él o ella expresa su afecto regalándonos cosas o llevándonos a cenar.

El filósofo y autor Gary Chapman saltó a la fama hace unos años con el libro Los cinco lenguajes del amor. En él, Chapman analiza el amor como una práctica, no como un concepto o una idea, sino como algo que hacemos naturalmente para relacionarnos con otros: un proceso que se fortalece conociéndonos a nosotros mismos y a nuestros seres queridos.

Además, hablar de “lenguajes” indica que existe más de una manera de expresar y recibir amor, y también que las distintas formas de ser amorosos pueden traducirse unas a otras. Identificar cómo deseamos ser amados es una parte importante del proceso, y hacernos una idea de cómo desean otros que los amemos también es importante.

Cuando hablamos de “amor” no sólo nos referimos a relaciones sexoafectivas o amor romántico, sino también al afecto que demostramos a nuestros familiares y/o amigos. Al hablar de los cinco lenguajes del amor tampoco se trata de reducir todas las formas de amor a una tipología estrecha. Más bien, se trata de mostrar los rasgos característicos de algunos tipos de afecto, y partir de ahí para generar vínculos más estrechos con nosotros mismos y con nuestros seres amados.

Sin más preámbulos, aquí van los cinco lenguajes del amor:

1. Palabras de afirmación

Una carta puede abrir puertas –y es una buena forma de despedirse también–. Las palabras, ya sea por escrito o dichas en un momento importante, pueden hacer sentir bien tanto a quien las dice como a quien las recibe. Un cumplido honesto o el reconocimiento de una cualidad que aprecias en ellos es el mejor regalo que puedes hacerle a este tipo de personas.

Si estás con alguien cuya fuente principal de afirmación son las palabras, debes saber que se toman la crítica muy a pecho y jamás olvidarán nada de lo que les digas. Aprecian sentirse escuchados, y esperan que sus parejas verbalicen sus deseos y necesidades.

 

2. Tiempo de calidad

El ritmo de vida actual y la proliferación de aplicaciones para teléfonos móviles nos hacen creer que un mensaje de texto o una llamada son capaces de comunicar nuestro afecto. A pesar de que todos tengamos vidas ocupadas y muchas actividades, es importante hacer tiempo en la agenda para dedicárselo de lleno a los que amamos.

A veces no basta con “estar” en la misma habitación. Este tipo de personas se sienten amadas cuando la otra persona comparte una actividad en común con ellas, cuando se involucran en sus pasatiempos, cuando les ayudan en algo que se les dificulta, o simplemente cuando sienten que la otra persona es considerada al dedicarles tiempo.

lenguajes-del-amor-comunicacion-contacto
Laura Makabresku

3. Contacto físico

Puede parecer obvio, pero el lenguaje no verbal es la primera forma de afecto que aprendemos al nacer. El calor del cuerpo del otro nos hace sentir seguros y contenidos. Las manos, los labios, incluso las miradas, dicen cosas que las palabras muchas veces no pueden expresar.

Este tipo de personas tienen una gran necesidad de contacto físico. Puede que sea difícil para ellos verbalizar lo que sienten, pero la manera en que te abrazan y se acercan a ti también es una forma de comunicación poderosa. Lo peor que puedes hacerles es rechazar su contacto, pues para ellos el cuerpo es una prioridad.

 

4. Regalos

Dar y recibir pequeños detalles materiales puede ser una buena forma de generar cercanía con otros. No se trata de “comprar” el afecto de nuestra pareja o amigos (aunque algunos padres pueden caer fácilmente en esa trampa), sino que para algunos es más sencillo asociar sus emociones con objetos y ofrecerlos como símbolos de ello.

Tampoco quiere decir que estos individuos sean materialistas o consumistas en un sentido negativo. Los regalos no se tasan de acuerdo a su precio, sino a la intención. Las ocasiones especiales suelen ser importantes para ellos, y no se toman bien cuando sus regalos no son suficientemente apreciados por quienes los reciben.

 

5. Actos de servicio

Preparar una cena (o desayuno), cuidar el espacio del otro como si fuera nuestro, acompañar a los amigos a una cita médica cuando tienen miedo de ir solos, son formas comunicar amor mediante actos serviciales.

Este tipo de personas se sienten amadas cuando el otro realiza tareas que les facilitan la vida, lo cual no quiere decir que se vuelvan dependientes. Pueden sentirse heridas si sienten que estás dándole prioridad a las necesidades de otras personas, o que no haces tu parte en las tareas compartidas.

 

Este pequeño test puede ayudarte a definir qué tipo de lenguaje del amor hablas.