23 de los mejores discos en la historia de la música ambient (Playlist)

Esta lista incluye algunos de los más finos, trascendentales o propositivos álbumes en la historia de la música ambient.

Sin duda, el imaginario musical no sería el mismo sin la marca del ambient. Si en la historia de la humanidad la música ha sido un infaltable acompañante, el ambient tendría que considerarse una de las compañías más gentiles que como especie hemos encontrado

Sus antecedentes directos son bastante eclécticos, con propuestas musicales de Japón (Isao Tomita o Tangerine Dream), el dub temprano de Jamaica y exploradores sonoros como Terry Riley; incluso, hay quien advierte una influencia determinante en su gestación en las composiciones del francés Erik Satie y su Musique d’ameublement. En todo caso fue a finales de los los años 70, en el Reino Unido, cuando el ambient se consolidó como tal de la mano de Brian Eno y su legendario álbum Music for Airports (1978).

A partir de entonces el ambient fue cultivando un jardín repleto de brillantes incursiones, cuidado y nutrido por exponentes de todo el mundo. Y precisamente un compilado de estos sensibles jardineros, y de sus obras más lúcidas, es lo que tratamos de reunir a continuación.

mejores-discos-ambient-historia

Así que si estás listo para escuchar desfilar a gente como Pauline Oliveros, Terry Riley y el propio Brian Eno –con varias aportaciones–, seguidos por esa camada que continuaría su linaje con sonidos de The Orb, The KLF, Biosphere y Aphex Twin, y algunos destellos adicionales, ya de años más recientes (por ejemplo, The Caretaker y Boards of Canada), entonces: bienvenido.

Antes de pasar a la delicatessen sonora queremos aclarar que, como cualquier listado del tipo, este es un ejercicio en esencia falible, que conlleva una inevitable dosis de subjetividad; pero también es uno razonado y, sobre todo, hecho sólo con la intención de compartir algo de la música más generosa que nos ha acompañado a lo largo de nuestras existencias…

 

23. Tim Hecker – Harmony in Ultraviolet (2006)

 

22. Robert Rich – Echo of Small Things (2005)

 

21. Boards of Canada – Tomorrow’s Harvest (2013)

 

20. Global Communication – 76:14 (1994)

 

19. The Caretaker – A Stairway to the Stars (2002)

 

18. Tetsu Inoue – Ambiant Otaku (1994)

 

17. La Monte Young & Marian Zazeela – The Tamburas Of Pandit Pran Nath (An Homage) (1982)

 

16. Pete Namlook – Air (1993)

 

15. Casino Versus Japan – Hitori + Kaiso / Disc 2 (2013)

 

14. Midori Takada – Through The Looking Glass (1982) 

 

13. Pauline Oliveros ‎- Accordion & Voice (1982)

 

12. Elizabeth Fraser, Harold Budd, Robin Guthrie y Simon Raymonde – The Moon and the Melodies (1986)

 

11. Marconi Union – A Lost Connection (2010)

 

10. The Orb – Adventures Beyond The Ultraworld (1991)

 

9. Biosphere – Substrata (1997)

 

8. Stars of the Lid – The Tired Sounds of Stars of the Lid (2001)

 

7. William Basinski – The Disintegration Loops I-IV (2002)

 

6. The KLF – Chill Out (1991)

 

5. Fripp & Eno – Evening Star (1975)

 

4. Terry Riley – A Rainbow in Curved Air (1975)

 

3. Aphex Twin – Selected Ambient Works Volume II (1994)

 

2. Bill Laswell – Axiom Ambient / Lost In The Translation (1994)

 

1. Brian Eno – Ambient 1: Music for Airports (1978)

 

Y aquí un playlist de la misma lista (con algunas pocas excepciones):



#MúsicaFresca: un álbum creado con sonidos de agujeros negros

Wiliam Basinski, productor de música ambient, estrena nuevo disco titulado “On time Out of Time”.

William Basinski creció entre Houston y California, cobijado por la música clásica, la naturaleza y astronautas de la NASA.

En su obra musical se perciben pequeñas partículas de todo eso. Selva Oscura, Watermusic; y ahora, en On Time Out of Time, de los agujeros negros.

Quizá era cuestión de tiempo para que hiciera un trabajo de esta naturaleza, un disco que samplea el sonido de dos agujeros negros supermasivos fusionándose (30 veces más grandes que el sol) hace 1.3 mil millones de años luz.

Los dos agujeros negros se extienden como olas en un estanque cósmico y fueron percibidos gracias a las ondas gravitacionales captadas en febrero de 2016 por el interferómetro del LIGO (Laser Interferometer Gravitational-Wave Observatory).

El disco de Basinski incluye dos tracks, ambos con los sonidos espaciales.

  • “On Time Out of Time”
  • “4(E+D)4(ER+EPR)”

La última pieza fue comisionada por el LIGO en 2017 para la instalación ER=EPR, una colaboración junto a Jean-Marc Chomaz, Evelina Domnitch y Dmitry Gelfand.

Aquí un video de la instalación presentada en 2017 en Berlín, en la expo Limits of Knowing:

 

¿Pero a qué suenan dos agujeros negros fusionándose?

De acuerdo con una simulación del LIGO, suenan más o menos así:

Y si pudiéramos viajar en una nave espacial, el fenómeno luciría más o menos así:

 

¿Quién es William Basinski?

Nacido en Houston, Texas, en 1958, Basinski es un productor de música ambient que se formó en música clásica, pero al escuchar las obras de Steve Reich, Brian Eno y John Cage, se adentró en la experimentación sonora.

Su carrera despegó con su obra The Disintegration Loops I-IV, considerado uno de los mejores discos de ambient de la historia por el contexto que envolvió a la obra durante todo el proceso.

Basinski concluyó The Disintegration Loops I-IV poco antes de los ataques terroristas a las Torres Gemelas de Nueva York, ciudad donde vivía en ese entonces, lo cual le permitió capturar desde su ventana una escena destructiva y surrealista que poco después unió a su pieza musical.

Este fue el resultado:

 

Tributo a David Bowie

Uno de sus grandes ídolos fue David Bowie, a quien le rindió un homenaje post mortem con dos piezas: “For David Robert Jones” y “A shadow in Time”. 

Aquí está antes de presentar el tributo en Londres:

On Time Out of Time ya está a la venta en formato digital y vinil por Temporary Residence o a través de Bandcamp, y será liberado el 8 de marzo.

Autor: Alex GR


Escucha los tonos de celular que Brian Eno compuso (una excusa para reflexionar sobre los propósitos de la música)

Estas miniaturas sonoras podrían parecer una frivolidad, pero esconden una genialidad.

Podría parecer un sinsentido reflexionar sobre la música a partir de la limitada gama de tonos que ofrecían los celulares hace 10 años. Y Brian Eno estaría de acuerdo, pues en una entrevista del año 2000 aseguró que componer tonos de celular –si a eso se le puede llamar componer– sería algo “demasiado triste” que jamás haría.

Excepto porque, 7 años después, el propio Eno compondría los tonos del celular Nokia 8800:

La escritora Gemma Winter lo interpelaría al respecto, recordándole lo que había dicho anteriormente sobre la tristeza que sería componer tonos para celular, y la contradicción que implicaba que lo hubiese hecho algunos años después.

La respuesta de Eno al respecto abre una dimensión que rodea su trabajo como compositor –y como la mente detrás de toda una revolución musical–. Esto es: el propósito de la música en el mundo contemporáneo.

Las cosas cambiaron, [los celulares] ya tenían tonos polifónicos; así que de hecho podías acceder a sonidos más complejos. [Aun así] no es un gran medio para componer música.

Componer tonos de celular cuando éstos ya ofrecían posibilidades polifónicas era mucho más estimulante. Pero seguía siendo un reto. Implicaba una especie de microcomposición, repleta de restricciones sonoras. Y eso fue lo que encandiló a Eno, motivándole a escribir los tonos para el Nokia 8800.

Pero no sólo eso: años antes había compuesto el característico campaneo de inicio para Windows 95. Éste, según le había pedido la empresa, debía ser “activo, juvenil, inspirador, sabio, estimulante, activo”, y muchísimos otros adjetivos que el tono tenía que reflejar en un minúsculo espacio de tiempo:

¡Al final decía que la pieza no debía durar más de 3 segundos y 1/4 de duración!

brian-eno-tonos-celular-musica-arte

Estas pequeñas incursiones en los nichos mercadotécnicos de la tecnología no tuvieron la intención de lucrar, pues sabido es cuánto detesta Brian Eno nuestra cultura del trabajo, que mata la creatividad. Más bien, fue una manera de ponerse un reto estimulante: de aquellos que evolucionan la vida, lo cual es el propósito de la música y el arte.

Porque tal como precisó Nietzsche: la vida sin música sería un error. Y eso se afirma en la creencia darwiniana de Brian Eno sobre el arte, según la cual éste se concibe como una actividad orgánica, necesaria para disfrutar la vida y no sólo sobrevivirla.

brian-eno-tonos-celular-musica-arte

En ese sentido, componer música jugando y experimentado es una forma de arte muy elevada, incluso si es para los tonos de un celular. Porque para Eno, se trata también de crear sobre lo cotidiano. De hecho, transformar la cotidianidad es el propósito del arte, porque de acuerdo con la definición que dio en una conferencia en 2007:

Arte es todo lo que no tenemos que hacer.

Y sin embargo, lo hacemos. He ahí la belleza del arte, y también su omnipresencia e importancia. No existe un ser que no esté involucrado en el arte, de una u otra manera, de forma directa o indirecta, planeada o espontánea.

Por eso, es innegable que las miniaturas sonoras compuestas por Eno para Nokia y Windows forman parte del vasto universo que él ha creado, y en ese sentido son continuidad de su obra; una obra que siempre tiene mensajes interesantes sobre los cuales reflexionar.