Uno de los órganos judiciales más importantes de Brasil defendió la Amazonia y el derecho de la comunidad yanomami a la salud. El 3 julio de 2020 el Primer Tribunal Federal Regional dictaminóque distintos ministerios de seguridad tenían que elaborar un plan integral de emergencia para detener la propagación de coronavirus en el territorio de la comunidad yanomami.

El parque de la comunidad yanomami abarca cerca de 37,000 millas cuadradas de la Amazonia, muy cerca de la frontera con Venezuela. En este parque habitan unos 27,000 yanomamis. Sin embargo, el territorio indígena fue severamente invadido por mineros de oro tras el alza de los precios de este elemento.

mineria-brasil-amazonia-explotacion-indigenas

Tras la rápida propagación del virus SARS-CoV-2 en la comunidad yanomami debido a la presencia de unos 20,000 mineros, los habitantes decidieron movilizarse para garantizar la salud del pueblo, además de aprovechar para proteger la selva.

 

La comunidad yanomami en respaldo de la Amazonia

La campaña lanzada por los yanomamis ha logrado detener los trabajos de minería del oro en el parque que abarca esta región. Además de los peligros a la salud con la actual pandemia por el nuevo coronavirus, los yanomamis buscan detener los daños causados a la biodiversidad de la reserva.

Los habitantes aseguran que los mineros no sólo han llevado desastre a la selva, sino también un riesgo intenso de contagios por coronavirus. La sociedad indígena, con códigos muy distintos a los de una ideología política que proviene del mando más relevante del país (la presidencia), ahora se enfrenta a dos crisis: seguridad y salud.

coronavirus-yanomami-brasil-amazonia

La crisis de salud se eleva conforme el principal mandatario continúa negando la gravedad de la pandemia por el nuevo coronavirus. Al mismo tiempo, los conflictos aumentaron en los territorios indígenas cuando miles de mineros llegaron a explotar el oro de forma ilegal.

Asimismo, la intensa actividad ilegal de extracción de oro atrae muertes violentas y la ira de la comunidad de yanomamis, que pierde integrantes a causa de los ataques de mineros. Por estas razones, la comunidad, en conjunto con organizaciones internacionales y otras asociaciones, lanzó una campaña en la que exigen al gobierno actuar con urgencia para desalojar a los mineros.

 

El riesgo aumenta pero la fortaleza sigue

Esta situación ya era volátil, y con la llegada de la pandemia se ha vuelto aún más frágil. Por suerte, la campaña funcionó y las autoridades de Brasil reconocieron el derecho de la comunidad yanomami a permanecer en su territorio tranquilos y sin la presencia de mineros.

Ahora, la administración a cargo del caso deberá monitorear los límites de la reserva una vez que los mineros desalojen el territorio. Igualmente, el fallo anuncia que las medidas de emergencia contra la propagación del nuevo coronavirus continuarán hasta el fin de la pandemia.

Si bien esta no es una solución permanente a la ola de violencia e inseguridad de salud pública, los yanomamis pueden celebrar que han ganado una de las tantas batallas que se pelean dentro de su territorio.

brasil-amazonia-indigenas-yanomami-coronavirusbrasil-amazonia-indigenas-yanomami-coronavirus

Ante la posibilidad de una apelación por parte del gobierno de Bolsonaro, las autoridades aseguraron su decisión. El vicepresidente general brasileño, Hamilton Mourão, se reunió con Dário Kopenawa Yanomami, representante de las comunidades, para hacer una promesa importante.

Mourão prometió restablecer barreras que protejan el territorio indígena de la invasión minera e incluso mantenerlas de por vida. El compromiso del vicepresidente se vuelve más significativo conforme crece la incertidumbre por el mandato de Bolsonaro. Sin duda, lo que más resalta es la fortaleza de las comunidades indígenas de Brasil al seguir protegiendo la Amazonia. La esperanza continúa, con el seguimiento de los juicios indígenas y los fallos a su favor.

La Amazonia requerirá mucho más ánimo de todos sus habitantes y más disposición por parte de los líderes. Hasta ahora se ha perdido mucho, pero estos pueblos indígenas están dispuestos a mantener en pie lo que sobrevive.

 

Sigue leyendo: Deforestación en la Amazonia: una bomba de tiempo para la próxima pandemia