Amazonas brasileño pierde superficie de árboles equivalente a un campo de fútbol por día

El aumento en la tasa de deforestación se debe, según los expertos, a las políticas medioambientales del presidente de Brasil, Jair Bolsonaro.

El Instituto Nacional de Investigación Espacial, una agencia del gobierno brasileño con acceso a imágenes satelitales, dio a conocer que la selva del Amazonas perdió 769.1 kilómetros cuadrados durante junio de este año, un aumento del 60% en la tasa de deforestación de junio del año anterior.

Para reducirse a ese ritmo, el llamado “pulmón del planeta” estaría perdiendo el equivalente a un campo de fútbol soccer profesional cada día. Sin embargo, utilizar campos de fútbol como unidad de medida resulta ilustrativo de la velocidad a la que se reduce la selva, que puede variar entre 4,050 y 10,800 metros cuadrados al día.

El problema es que más de 2/3 del Amazonas están bajo jurisdicción de Brasil, que tiene su propia catástrofe política en marcha. Desde que asumiera la presidencia del país, el ultraderechista Jair Bolsonaro ha cumplido promesas de campaña que involucran la explotación de áreas forestales protegidas por los pueblos indígenas.

El costo ecológico de cumplir estas promesas, con la complicidad de la comunidad internacional, ni siquiera puede ser evaluado en su totalidad. Diversos especialistas han alertado que, desde que empezó el período de Bolsonaro, el presupuesto y la jurisdicción de las agencias de protección medioambiental del país se han encogido tanto como la selva misma.

amazonas-deforestacion-pierde-arboles-campo-futbol-bolsonaro
La tasa de deforestación aumentó entre 1995 y 2012. Desde entonces se había reducido, hasta la llegada de Bolsonaro/Foto: Greenpeace Argentina

 

Vigilantes sin presupuesto

Tan sólo desde enero pasado, el Instituto Brasileño del Medio Ambiente y Recursos Renovables ha perdido 23 millones de dólares de presupuesto. Las dependencias locales de la agencia ni siquiera han nominado a sus directores, y los que están en funcionamiento quedan en distritos sin jurisdicción sobre el Amazonas.

A pesar de las “preocupaciones” de mandatarios internacionales como el presidente de Francia, Emmanuel Macron, y la canciller alemana, Angela Merkel, la Unión Europea sigue siendo socio activo de Mercosur. La preocupación de los ambientalistas es que estas alianzas comerciales sólo aumentarán el ritmo de la deforestación del Amazonas.

Además, se estima que hasta el 20% del oxígeno de la atmósfera proviene del Amazonas.



“Somos guerreros”: organizaciones indígenas protestan contra Bolsonaro en Brasil

Científicos de la UE firmaron una carta para hacer tratos comerciales con Brasil solamente bajo la perspectiva medioambiental y de derechos humanos.

El viernes pasado, miles de indígenas brasileños protestaron en Brasilia contra el presidente de extrema derecha Jair Bolsonaro, en una jornada que se extendió durante 3 días mientras se realizaba el campamento Terra Livre.

La protesta busca llamar la atención sobre la defensa del territorio indígena (que representa un 14% de Brasil), el cual está en riesgo desde el primer día del gobierno de Bolsonaro debido a los decretos que podrían poner en peligro hasta 15 millones de hectáreas de suelo amazónico.

Marizete de Souza, coordinadora regional de la tribu macuxi, fue una de los 4,000 indígenas de 225 tribus que participaron en Terra Livre. El campamento representa a más de 800,000 indígenas, que han visto sus derechos y su territorio en riesgo a causa de las políticas de Bolsonaro. De Souza afirmó: 

No tenemos miedo, nuestro lema es ‘El pueblo unido jamás será vencido’. Dejen que venga el gobierno de Bolsonaro, porque no será capaz de hacer lo que quiera con nuestras tierras indígenas en Brasil. Porque somos guerreros.

Desde el inicio de su mandato, Bolsonaro delegó el control de la agencia especializada en asuntos indígenas al Ministerio de Agricultura, en una polémica decisión que abrió la puerta a la tala y explotación minera de territorios protegidos por leyes anteriores.

Miembros del poder legislativo brasileño buscarán echar atrás la reforma en el Congreso a través de la vía legal durante este año.

Campamento Terra Livre (Imagen: APIB)

 

Científicos europeos alzan la voz en favor de los indígenas

Más de 600 miembros de la comunidad científica de la Unión Europea publicaron una carta en la edición electrónica de la revista Science, exigiendo a los gobiernos del mundo que no sean cómplices de la explotación del Amazonas brasileño:

Exhortamos a la Unión Europea a aprovechar esta oportunidad crítica para asegurar que Brasil proteja los derechos humanos y el medioambiente. Al trabajar activamente para desmantelar las políticas contra la deforestación, la nueva administración de Brasil amenaza los derechos indígenas y las áreas naturales que ellos protegen.

Durante su campaña, Bolsonaro pronunció la desafortunada frase de que no daría “1 centímetro más” de tierra a los indígenas, y los comparó con animales de zoológico.

El Sistema de Alerta de Deforestación, encargado de monitorear la tala ilegal en la selva del Amazonas, reportó un incremento de la deforestación de un 24% entre agosto de 2018 y marzo de 2019, en comparación con el mismo período en el año anterior.

Esto representa una pérdida de 1,974 kilómetros cuadrados de árboles y vegetación.

 

* Imagen principal: Lucas Landau/REUTERS



Bolsonaro pone a la venta 15 millones de hectáreas del Amazonas en polémico decreto

El decreto permitiría la explotación comercial y minera de tierras indígenas protegidas por leyes anteriores.

La protección de la selva del Amazonas no es una prioridad para el ultraderechista presidente brasileño Jair Bolsonaro. En enero pasado, el presidente de Brasil firmó un polémico decreto que da mayores ventajas a la industria de la agricultura y la minería en territorio previamente protegido. 

La ley anterior, decretada en 1965, indicaba que los propietarios de tierras en el Amazonas debían reservar 80% de la propiedad como “reserva legal”. Puedes consultarla aquí.

La nueva ley exige solamente el 50% de reserva legal, dejando en una posición vulnerable a un margen importante de tierras.

Tal como lo anunció durante su campaña, Bolsonaro firmó un decreto que traslada las decisiones territoriales de los pueblos indígenas al Ministerio de Agricultura. De acuerdo a una investigación realizada por la Universidad de São Paulo, publicada en el Nature Sustaintability Journal, si esta medida llega a implementarse, podría dejar sin protección legal  entre 7 y 15 millones de hectáreas de selva.

La agencia de asuntos indígenas, FUNAI, será absorbida por un nuevo Ministerio de Familia, Mujeres y Derechos humanos, lo que dará vía libre al sector agrario para intervenir, si fuera el caso, en las decisiones sobre el Amazonas.

amazonas-peligro-bolsonaro
La estabilidad del Amazonas es una cuestión global

 

¿Qué se puede hacer?

Estas medidas han alertado a activistas indígenas, ecologistas y científicos. El investigador Flávio Luiz Mazzaro del KTH Royal Institute of Technology, afirma en su estudio que:

La eliminación de la protección legal no significa que automáticamente estas áreas selváticas serán taladas, pero es importante prestar atención a esto durante el actual contexto político, el cual sugiere un debilitamiento de los mecanismos para prevenir la deforestación.

El doctor Mazzaro sugiere desincentivar la deforestación alertando a los consumidores de no comprar productos que provengan de estas zonas en peligro. De esta manera se dañarían las exportaciones de Brasil, lo que a su vez podría mitigar el daño social y ambiental.

 

* Imagen principal: Pilar Olivares (ACN), edición Ecoosfera