Ciertos deportes extremos han probado ser, para muchos, una intensa convivencia con la naturaleza: con sus fuerzas, sus paisajes y, en pocas palabras, con su inobjetable belleza. Una muestra de esto es la famosa carrera anual de la Megavalanche de Alpe d’Huez, durante la cual intrépidos ciclistas descienden 2,600 metros desde el Pico Blanco, en los Alpes, a toda velocidad. El vertiginoso trayecto termina en Allemont, y el evento se realiza desde 1995, sin importar las condiciones meteorológicas.

El pasado verano, Damien Oton obtuvo la victoria de la edición 2018 de la Megavalanche. Por suerte para nosotros, Oton documentó todo su recorrido con una cámara montada en su casco. Gracias a eso podemos video-experimentar el descenso y de paso sumergirnos en los preciosos paisajes alpinos. Te advertimos que tiene algo de hipnótico contemplarlo, y que una vez que comienzas no es fácil parar. Disfruta.