En primavera aumenta la temperatura, los árboles recuperan su follaje, las flores florecen, el pasto crece… y se desatan las alergias. ¿Por qué?

El aumento de alergias durante esta época del año está asociado precisamente al florecimiento en la naturaleza, ya que las plantas comienzan a desprender polen, cuyo fin es fertilizar otras plantas.

 

¿Por qué el polen da alergia?

El sistema inmune de quienes son sensibles a estos granos microscópicos responde como si éstos fuesen una amenaza, lo que lo hace liberar anticuerpos para atacarlos. Así, se liberan una serie de químicos en la sangre que ocasionan la secreción nasal, la irritación nasal y otros síntomas de la alergia.

Y no tienes que estar cerca de un parque o jardín para sentir las consecuencias del polen, ya que éste puede viajar enormes distancias. No obstante, te servirá saber qué tipo de vegetación puede disparar más tus alergias. Te compartimos una útil lista de WebMD y Serenata Flowers.

 

Vegetación que libera más polen

Árboles

  • Aliso
  • Fresno
  • Álamo temblón
  • Haya
  • Acezintle
  • Cedro
  • Álamo de Virginia
  • Ciprés
  • Olmo
  • Nuez dura
  • Enebro
  • Arce
  • Mora
  • Roble
  • Aceituna
  • Palma
  • Pino
  • Álamo
  • Sicomoro
  • Sauce

 

Flores

  • Aster
  • Dalia
  • Margarita
  • Manzanilla
  • Crisantemo
  • Girasoles

 

Pero no te preocupes: también hay flores que no ocasionan alergia

Si sufres alergias pero te encantan las plantas –y sabes lo necesarias que son para tu salud emocional–, te alegrará saber que muchas plantas y flores son aptas para ti. Entre ellas, el cactus y plantas similares, como el jade.

  • Azalea
  • Begonia
  • Bugambilia
  • Camelia
  • Geranio
  • Hortensia
  • Jazmín
  • Orquídea
  • Pensamiento
  • Rosa

 

La miel, el mejor remedio para aliviar la alergia

Si quieres deshacerte de los síntomas de la alergia, debes hacer que tu cuerpo aprenda a convivir con aquello que cree que es un enemigo: el polen. Por eso la mejor manera de aliviar las alergias es tomando un poco de miel –un versátil y casi milagroso remedio natural–, ya que ésta contiene grandes cantidades de polen. Sin embargo, al no estar el polen presente en forma de etéreas partículas, no desencadena alergias –a menos de que seas alérgico a otro elemento presente en la miel–.

Así que lo mejor que puedes hacer para aliviar la alergia es tomar una o dos cucharadas de miel cuando comiences a sentir los síntomas. Si lo haces a diario, este remedio funcionara como método preventivo.