En un estudio se encontró que una breve temporada en la selva puede cambiar positivamente el microbioma estomacal de los niños. En las ciudades, la alimentación de los niños produce una diversidad reducida de las “bacterias buenas” del intestino; pero en los niños que viven en zonas selváticas, y por lo tanto tienen una alimentación sin añadidos artificiales, el microbioma tiene una mayor diversidad, lo que beneficia su desarrollo y salud en la adultez.

alimentacion-selva-mejora microbioma-digestivo-ninos-salud

La investigadora María Gloria Domínguez-Bello, del Departamento de Bioquímica y Microbiología de la Universidad Rutgers en New Brunswick, llevó a un grupo de siete turistas de diversas edades a pasar 16 días con la comunidad yekuana, habitantes de las selvas de Bolívar, en Venezuela.

Antes, durante y después de su inmersión, los investigadores tomaron muestras de la piel, la mucosa nasal y bucal y las heces de los siete niños y adultos que participaron en el estudio. También tomaron muestras de miembros de los yekuana que coincidían en edad.

maneras naturales de sanar sistema digestivo estomago

Los turistas se sometieron a la misma alimentación que los yekuana, basada en fibra dietética con altos niveles de carbohidratos vegetales, así como bajos niveles de azúcares solubles y grasa. Según investigaciones previas en zonas rurales, este tipo de alimentación favorece una mayor diversidad del microbioma, lo cual contribuye positivamente a mantener la salud del colon y el tracto digestivo en general.

Al término del estudio se compararon las muestras de los turistas con las de los pobladores yekuana, y se llegó a la conclusión de que el microbioma de los niños mostró una mayor diversidad de bacterias positivas; sin embargo, el microbioma de los adultos no mostró cambios sustanciales.

 

Diferencias de alimentación en la selva y la ciudad

alimentacion-selva-mejora microbioma-digestivo-ninos-salud

Los científicos creen que la mayor estabilidad del microbioma adulto es una “ventana etaria” que ocurre en etapas tempranas del desarrollo. Una alimentación sana y variada en los niños los volvería más resilientes a infecciones y enfermedades, pues si alguna de las 300-500 especies de bacterias del estómago es eliminada por alguna razón, puede que la mayor diversidad permita que otra tome su lugar.

¿Esto quiere decir que debemos mudarnos a la selva para adquirir mayor diversidad de bacterias buenas? No necesariamente. Según Rodríguez-Bello, “en las sociedades urbanas tenemos la ilusión de una alimentación altamente diversa, porque tenemos diversidad sensorial. Por ejemplo, el pan, la pasta, el pastel, etc., se perciben como diversos, pero son variaciones de lo mismo, harinas y aceites procesados”. Pero, por otra parte, “los vegetales y frutas no procesados tienen una alta diversidad química, y una alta diversidad de sustratos que llegan al colon [y] sirven como alimento a gran variedad de bacterias”. Aquí hay algunas sugerencias para tener un microbioma más sano.

Posteriores estudios pretenden demostrar que una mayor diversidad de bacterias en el organismo puede prevenir enfermedades como la diabetes, la obesidad, e incluso la depresión.