El poeta Walt Whitman dijo que estamos hechos de multitudes y que esas multitudes también las transmitimos.

Entre el envejecimiento, el sonrojo, la dieta, la calvicie, el bronceado, la sonrisa, el sudor, las cicatrices, el afeitado, el piercing, el exfoliante, el bótox y el Photoshop, la apariencia de una persona cambia considerablemente con el tiempo.

La identidad visual, entonces, no está definida por una sola apariencia sino por muchas, formando una trayectoria en constante transformación a través de la cara. Quienes deseen reconocernos deben hacerlo a pesar de estos cambios. Y, por lo general, lo hacen.

Las personas varían en sus capacidades de reconocimiento visual, y estas variaciones determinan, en parte, cuán similares son a otras.

gemelos identicos reconocimiento facial identidad visual doppelganger 2

 

¿Pero cómo lo hacen?

La identidad visual es aprendida. Se puede considerar como la deformación activa del espacio facial en respuesta a las demandas del entorno visual de una persona.

Cuando ese entorno requiere que una persona haga distinciones finas dentro de una región estrecha del espacio de la cara, el sistema visual de la persona se adapta, lo que da como resultado una deformación del espacio de la cara.

Las personas también varían en su capacidad para reconocer tipos particulares de rostros o personas particulares.

Por ejemplo, el entorno que enfrenta un padre criando gemelos hace que su sistema visual separe la cara de sus gemelos, desenredando a los dos visualmente.

gemelos identicos reconocimiento facial identidad visual doppelganger

Es así como el caso de gemelos idénticos, que son típicamente indistinguibles para todos excepto para un puñado de amigos, demuestra que los familiares han adquirido la capacidad de diferenciar a los mellizos mediante la experiencia.

Para los externos, incluso aquellos que también tienen gemelos, se ven tan similares como dos personas podrían hacerlo. Pero para sus padres, que tienen mucha exposición y motivación para distinguir a los gemelos, son únicos.

 

Reconocedores novatos y expertos

Según la reivsta digital Aeon, en un extremo están los individuos con prosopagnosia o ceguera de la cara, que son aquellos que tienen problemas para identficar a las personas, ya sea la foto de una celebridad, un amigo cercano o incluso a ellos mismos.

En el otro extremo están los “superreconocedores”, cuya capacidad para detectar caras es extraordinaria, pues pueden reconocer a las personas en todas partes, incluso si las vieron brevemente en el metro años atrás.

Las personas promedio caen en un punto intermedio: son capaces de reconocer a cientos o miles de individuos, pero no a todos.

gemelos identicos reconocimiento facial identidad visual doppelganger 226

 

¿No nos hemos visto antes?

Decir que dos personas “se parecen” es hacer una declaración no sólo sobre los demás, sino también sobre uno mismo.

Debido a que el espacio de la cara es psicológico, cada individuo tiene el suyo, lo que refleja sus habilidades de reconocimiento facial y su experiencia visual aprendida.

Entonces, la similitud percibida en la apariencia siempre refleja tanto al observador como lo observado.

 

De dobles fantasmagóricos y percepciones

El mito del doppelgänger (vocablo alemán cuya traducción suele ser el “doble andante”) hace referencia a la creencia de que todos tenemos un doble en alguna parte.

El mito aparece en una novela romántica alemana de 1796 escrita por Jean Paul, en la que un hombre infelizmente casado acude a su doble, quien le aconseja que finja su propia muerte.

gemelos identicos reconocimiento facial identidad visual doppelganger3

El doppelgänger, el doble, hace referencia a la posible existencia de una persona con iguales características físicas (un gemelo) o con cualidades menos tangibles propias del carácter.

Podríamos decir que dos individuos son ‘idénticos’ en apariencia si ningún observador inexperto pudiera distinguirlos de manera confiable. Aquí, la idea de un doppelgänger es al menos plausible.

 

Tu gemelo en algún lugar del universo

En algún lugar, quizás en otro tiempo, hay una persona cuya apariencia es tan similar a la tuya que la persona promedio no podría distinguirlos: tu gemelo idéntico.

Y es posible imaginar esto, ya que alrededor de 100 mil millones de personas han vivido en el planeta.

Eso significa que por cada extraño que has confundido brevemente con un amigo, o cada celebridad con otra, hay decenas, cientos, tal vez incluso miles de individuos más a los que, aun sin conocerlos, quizá te pareces.