Si algo caracteriza al ser humano es la imperfección. No hay persona en el planeta que no haya tenido al menos un error en la vida. Incluso los grandes pensadores fallaron en algunas ocasiones al desarrollar sus teorías científicas. Un buen ejemplo es Albert Einstein, quien cometió dos grandes errores a lo largo de su carrera.

Más allá de su agudeza mental para las matemáticas y de sus reflexiones humanas, Albert Einstein fue un hombre que realizó exploraciones científicas sobre el cosmos y el tiempo. Ciertamente, muchos se han equivocado en torno a la exploración del universo, así que démosle crédito a Einstein por haberlo intentado.

albert-einstein-ciencia-cosmos

Los 2 errores de Albert Einstein sobre el cosmos

En su obra sobre la teoría general de la relatividad, Einstein escribió una ecuación que describe la evolución del universo en torno al tiempo. Apoyando un poco la teoría de Aristóteles sobre la inmutabilidad del universo, Einstein decidió introducir algunas ecuaciones que aseguraban la constancia cosmológica, es decir, que el universo permanecía congelado en el tiempo.

No obstante, en 1929 Edwin Hubble cuestionó la idea de Einstein, demostrando que el universo se encontraba en constante expansión. Fue esto lo que demostró que la teoría de Einstein sobre la estabilidad del universo era un completo error.

einstein-ciencia-cosmos-teorias

También en Ecoosfera: El primer “tuit” viral lo creó Einstein y cuestiona la existencia de Dios

 

Entre la intuición y la realidad de Einstein

El segundo error tiene que ver con la aleatoriedad cuántica, es decir, la física de lo infinitamente pequeño. En 1905 Einstein exploraba su interpretación del efecto fotoeléctrico y había descrito que la luz se comportaba como un flujo de partículas (lo cual le valió el Nobel en 1921).

No obstante, a pesar de que este aporte fue vital para el entendimiento del ser humano, Einstein rechazó rotundamente la lección más importante de la mecánica cuántica: el mundo de las partículas no está sometido al determinismo estricto de la física clásica.

En pocas palabras, el mundo cuántico es probabilístico. Por lo tanto, el ser humano no podría predecir totalmente el comportamiento de la física cuántica, ya que ésta está regida por el principio de incertidumbre de Heisenberg.

einstein-albert-luz-particulas

Es decir que un conjunto de partículas es libre debido a que los electrones son libres. Así, no se puede calcular la trayectoria de las partículas al atravesar una rendija. Esto echaría abajo la teoría de Einstein sobre el flujo de las partículas y se dice que, para evitarlo, el científico habría declarado que “Dios no juega a los dado con el universo”, dando a entender que todo debería de tener un orden o estructura.

Sin embargo, a estas alturas sabemos que no conocemos todo sobre el mundo y mucho menos sobre aquello que es infinitamente pequeño. De alguna forma Einstein nutrió sus teorías con algo de realidad y un poco de intuición, dándole a la ciencia un toque humano del cual nadie se ha podido desprender hasta ahora.

 

Sigue leyendo: Apuntes sobre la cosmovisión de la felicidad de Einstein