Los cuerpos celestes son un misterio que ha intrigado a la humanidad por miles de años. La pregunta de si existe vida en el espacio exterior nos es tan importante que pertenece no solo al área de la ciencia, sino también de la filosofía. Hasta ahora nos ha sido imposible darle respuesta a este cuestionamiento. Pero por lo pronto, la ciencia ha descubierto la presencia de agua en la Luna.

Esta revelación pone en jaque todo lo que se creía sobre nuestro satélite natural. Desde que en 1969, Neil Armstrong diera el primer paso del hombre en la Luna, mucho se ha cuestionado sobre la presencia de agua en este orbe astral. Ahora la NASA ha salido a confirmar que sí hay presencia de agua en la Luna, a través de un artículo publicado en la revista Nature Astronomy.

nasa agua luna

También en Ecoosfera: La luna se está oxidando y es posible que sea a causa de la Tierra

El hallazgo se hizo gracias al telescopio SOFIA montado a bordo de un Boeing 747. La cámara infrarroja de objeto débil del telescopio captó la longitud de onda, característica de las moléculas de agua. Los datos del telescopio revelan una fuerte banda de emisión de 6 µm en el cráter Clavius y su terreno circundante. Este cráter es uno de los más grandes que tiene nuestro satélite y es visible desde la Tierra.

Agua en la Luna 

Según los datos recopilados por la NASA, existe agua en concentraciones de 100 a 412 partes por millón. Contenido equivalente a una botella de agua de un tercio de litro, atrapada en un metro cúbico de suelo esparcido por la superficie lunar.

luna-superluna-cosmos-calendario-astronomico-eventos-mayo-2020

Hasta antes de SOFIA, los investigadores encontraron evidencias de hidratación en terrenos lunares. No obstante, en aquel entonces no se pudo determinar si se trataba de H2O u OH (Hidróxilo). Pero gracias a la cámara infrarroja de objeto débil, se sabe ahora que la hidratación presente en el terreno lunar, se trata de agua.

La revelación de presencia de agua en la Luna cambia por completo la visión que teníamos de ella. Lejos de responder a nuestros cuestionamientos, abre la puerta a nuevas preguntas acerca de las posibilidades de encontrar un hogar lejos de nuestro planeta, con condiciones óptimas para la vida humana.