Europa es el lugar de nacimiento de la agricultura sostenida comunitaria, un nuevo modelo de alimentación que adquirió fuerza en los años 90 en Estados Unidos y Canadá con una nueva generación de agricultores que comparten las cosechas con consumidores urbanos.

 

¿De qué trata la agricultura sostenida comunitaria?

Este modelo socioeconómico es una base alternativa para aquellos que producen su alimento y buscan distribuirlo hacia otros consumidores. De esta forma la calidad de los alimentos aumenta, los ingresos para agricultores se incrementan, el cuidado de la tierra es mejor y los consumidores evitan el desperdicio de comida.

Todo esto se logra gracias a una estructura bien definida que propone una respuesta a los problemas de alimentación sana y urbanización de los suelos agrícolas. En esta agricultura sostenida comunitaria, los consumidores pagan una cantidad fija de dinero a los agricultores al inicio de cada temporada.

Después los agricultores utilizan esos recursos para mantener la siembra de varios alimentos, como una inversión. A cambio de esta mensualidad o anualidad, los agricultores envían productos a los domicilios de los consumidores; la cantidad de productos puede variar dependiendo de cómo estuvo la cosecha (algo así como un riesgo compartido).

La relación de confianza sobre la inversión y el retorno de ésta en productos de mejor calidad hace que ambos participantes de la cadena ganen. Los agricultores pueden desarrollar sus tierras y los consumidores tienen acceso a productos de mejor calidad.

 

El objetivo final de la nueva alimentación comunitaria

Detrás de esta nueva dinámica de producción y distribución de alimento hay varias ventajas. No existe como tal un objetivo único, y eso es lo mejor de esta red comunitaria. Para los agricultores se vuelve un trabajo fijo, co ganancias fijas que ayudan a desarrollar el campo con mayor confianza y estabilidad.

Además, para los consumidores se abre un supermercado natural con alimentos de calidad y precios razonables. Sabrás de donde proviene tu comida y cómo fue tratada, tendrás alimentos más frescos y de temporada. Tu comida será mucho mejor.

A fin de cuentas, la agricultura sostenida comunitaria es una red de consumo y producción sostenible y responsable. Apoyando estos proyectos fomentamos la agricultura ecointeligente y las compras y mercados locales, además de mejorar nuestra alimentación.

agricultura-comunitaria-sostenida-alimentos

Necesitamos más iniciativas de agricultura sostenible para ayudar a grupos de consumo y productores. Estas técnicas de cultivo se vuelven más lucrativas para los pequeños productores, y de esa manera se dejan de lado las producciones masivas de transgénicos y químicos. Ya es tiempo de sustituir nuestra forma de adquirir alimentos básicos.

Infórmate de las redes de agricultura sostenida comunitaria cerca de ti o conecta con algunos productores locales para crear una red sostenible. El cambio está en nosotros y las alternativas existen, sólo es necesario ponerlas en práctica y comenzar a ayudarnos unos a otros. Esta es una propuesta colaborativa que tiene que definir el futuro de la alimentación en todo el planeta.

 

Sigue leyendo: Este extenso estudio comprobó lo que ya sabíamos: la agricultura ecológica es mejor