Los recursos del medioambiente no son los únicos en riesgo. En lo que va del sexenio del presidente Andrés Manuel López Obrador se ha asesinado a alrededor de 12 activistas (entre ellos ambientales) en estados como Michoacán, Puebla, Oaxaca, Chihuahua, Chiapas, Guanajuato, etcétera.

china-soldados-plantan-arboles-cambio-climatico-contaminacion

Diariamente los activistas enfrentan amenazas, ataques y agresiones por su labor ambiental. La ola de violencia está inclinada hacia las comunidades indígenas, que son las que habitan y protegen el 50% del territorio mexicano y sus recursos, de acuerdo con Global Witness.

La conexión profunda, respetuosa y de cooperación mutua es la razón por la cual las comunidades protegen a la naturaleza. Vivir en constante relación con los recursos naturales otorga un sentido distinto en nuestra conciencia sobre la forma en la que podemos actuar en beneficio nuestro y de la naturaleza. Para los indígenas, la naturaleza forma parte de su supervivencia y, en realidad, debemos darnos cuenta de que es parte de la supervivencia de todos.

 

Activistas ambientales en defensa del medioambiente

La pérdida de los activistas ambientales revela el aumento en la explotación de las áreas verdes más importantes del país, y el gran vacío de seguridad en las comunidades indígenas de las montañas.

En consecuencia, la vida de muchos se ha perdido. Para todos los que reconocemos el irreemplazable valor de la naturaleza y los seres que en ella habitan, la muerte de sus defensores es un recuento triste que no deberíamos hacer. En el último año, México perdió a:

  • Samir Flores Soberantes: defensor del territorio ante la construcción de una termoeléctrica en Cuautla, Morelos.
  • Isaías Cantú Carrasco: defensor del territorio ante la explotación minera e imposición de una reserva en Guerrero.
  • Julián Carrillo Martínez: defensor del bosque de Coloradas de la Virgen en Chihuahua.
  • Cruz Soto Caraveo: activista desplazado de sus tierras por grupos delictivos en Chihuahua.
  • Nora López: activista ambiental que trabajaba por el proyecto de conservación y reproducción de la guacamaya roja en Palenque, Chiapas.
  • José Luis Álvarez: ambientalista de la región de Tabasco y Chiapas que denunció la extracción ilegal de arena en el río Usumacinta.
  • Homero Gónzalez Gómez: activista defensor de la mariposa monarca en Michoacán que denunciaba la tala clandestina en el territorio.

Todos estos representantes del medioambiente comprendían la importancia de defender la tierra y sus recursos. El trabajo que realizaron dentro de sus comunidades no está perdido al 100%, pero debemos entender que proteger la tierra no es responsabilidad de unos cuantos.

mariposas
Marco Ugarte

Proteger la naturaleza es trabajo de todos 

Lo que pasa hoy en día en los bosques, ríos, selvas y otros lugares del país nos afectará tarde o temprano a todos. Las autoridades tienen un gran desafío por delante: salvaguardar la seguridad de los bosques, sus recursos y sus habitantes. El resto está en nuestras manos. El colapso de nuestra especie por la falta de condiciones para sobrevivir, por el hecho de que hemos provocado una explotación insostenible de los recursos, es nuestra completa responsabilidad.

Es momento de determinar lo que es importante para el futuro. Si la protección del territorio no ha sido suficiente, exijamos más. Garanticemos la regeneración de nuestros valores naturales y defendamos la vida de la Madre Tierra.

 

Sigue leyendo: Sobre la urgencia de reconocerle a la naturaleza derechos legales