Las abejas son insectos amados por todo el mundo. Aparentemente, además de ser uno de los polinizadores más importantes del planeta y producir una deliciosa miel, también pueden ser un antídoto para una de las enfermedades más graves que golpean a la humanidad, pues las abejas podrían combatir el cáncer de mama.

Extraordinarias en su andar, forma de dormir y estructura, las abejas son un insecto prodigio de la naturaleza. Tanto por fuera como por dentro, están llenas de esperanza y evolución. Por si hubiera pocas razones para amar y proteger a estos insectos, un nuevo descubrimiento complementa nuestro conocimiento sobre ellas.

abejas-peligro de extincion-que hacen las abejas- que comen las abejas

 

¿Veneno de abejas, una esperanza ante el cáncer de mama?

Todo indica que el veneno de estos insectos funciona como un arma para combatir las células agresivas del cáncer de mama. En un estudio realizado por el Instituto de Investigación Médica Harry Perkins de Australia se encontró que el veneno de las abejas puede atacar a las células cancerígenas.

“Probamos un péptido muy pequeño con carga positiva en el veneno de abeja llamado melitina que podíamos reproducir sintéticamente. Descubrimos que el producto sintético reflejaba la mayoría de los efectos anticancerígenos de las abejas”, se dice en el artículo resultado del estudio. 

Esto supone que el veneno, al combinarse con melitina en células de cáncer de mama, suprime el crecimiento y mata a la célula al ingresar a la membrana plasmática. Aunque este parece ser un gran descubrimiento, no es la primera vez que la comunidad científica ha comprobado los beneficios del veneno de abeja para el tratamiento del cáncer.

flores-escuchan-abejas-bioacustica

 

Hallazgos y riesgos 

Desde1950 se tiene registro de que el veneno de abejas puede combatir otros tipos de cáncer, como el melanoma. Hasta ahora, ninguno de los hallazgos se ha puesto en práctica, por motivos que van desde el daño a la población de abejas hasta la dificultad para crear un medicamento para aplicarlo en humanos.

Es muy pronto para afirmar que cura el cáncer de mama pero es un hecho que, al menos en el laboratorio, el veneno de abeja es funcional contra las células de este tipo de cáncer. Falta recorrer un largo camino, pero la naturaleza no deja de sorprendernos con sus múltiples dones. El siguiente debate consistirá en cómo proteger a las abejas de convertirse en un medicamento para humanos. 

 

Sigue leyendo: Así es como los pesticidas dañan el cerebro de las abejas bebés