Una de las especies más esenciales del mundo está en riesgo: las abejas. Estos pequeños insectos son considerados el ser vivo más importante del planeta. De ellos depende una fuerte cadena alimentaria que se construye junto con otros ecosistemas para garantizar el equilibrio animal y humano.

No obstante, más allá del peligro que enfrentan millones de polinizadores por la destrucción de sus hábitats, los pesticidas también amenazan el desarrollo de las generaciones más jóvenes de abejas.

De acuerdo con una investigación publicada en Proceedings of the Royal Society, las abejas bebés presentan daños cerebrales irreversibles cuando quedan expuestas a los pesticidas. Estas sustancias químicas pueden ingresar a través de las abejas más maduras a la colonia e infectar a las abejas bebés, provocando limitantes en su desarrollo.

cerebro-abejas-pesticida-impacto

“Es preocupante, en este caso, cuando las abejas jóvenes ingieren alimentos contaminados con pesticidas, esto hace que partes del cerebro crezcan menos, lo que lleva a que las abejas adultas mayores posean cerebros más pequeños y funcionalmente afectados”, se señala en el estudio.

Esto produce que las abejas tengan dificultades para realizar tareas básicas en la colonia como construir un nido, navegar o, lo más importante, polinizar flores y cultivos. Específicamente, los investigadores analizaron los efectos de los neonicotinoides (los cuales siguen siendo parte de los componentes de distintos pesticidas) en las abejas.

También en Ecoosfera: Plantan miles de girasoles en Oaxaca para proteger a las abejas

 

El impacto de los pesticidas en las abejas bebés

Gracias a escáneres de microCT se pudieron observar a profundidad los cerebros de 100 abejas bebés. Las diferencias que se encontraron fueron impactantes, ya que en el cerebro de las abejas que consumieron pesticidas que se encontraban en las flores hubo una disminución del hongo, es decir, el centro de aprendizaje del cerebro de las abejas bebés.

Entre más exposición hubo a los componentes de estos pesticidas, los cerebros de las abejas bebés disminuyeron más de tamaño. Sin duda, ello dificulta la comprensión y realización de las tareas simples de estos polinizadores.

abejas-salud-cerebro-polinizadores

Entre más pequeño sea el centro de aprendizaje (hongo), menos funcional es la abeja. Por esta importante razón, los pesticidas deben dejar de usarse en los cultivos de alimentos. Nuestro objetivo no es únicamente evitar que las abejas ya existentes dejen de polinizar, también debemos garantizar el crecimiento de las nuevas generaciones de abejas.

 

Sigue leyendo: México ha perdido 1,600 millones de abejas: es una situación “apocalíptica”