El libro Bugged asegura que por cada ser humano existen alrededor de 1,400 millones de insectos y, de acuerdo con la revista Science, el 40% está en peligro de extinción; entre ellos, las abejas.

La Royal Geographical Society of London estableció que la abeja es el ser vivo más importante del planeta. La razón es sencilla: estos insectos polinizadores son el único ser vivo que no porta ningún patógeno, es decir, son libres de cualquier bacteria u hongo que cause alguna enfermedad.

abeja-improtancia-abejas-que-hacen-extincion-peligro

Es un insecto sano e inmune a los virus. Lo único que desearíamos es su inmortalidad para garantizar que el mundo siga en pie, ya que gracias a estos insectos polinizadores el equilibrio de la cadena alimentaria se mantiene —a cuestas— a pesar de la crisis climática.

También en Ecoosfera: Así es como los pesticidas provocan la cercana extinción de las abejas

 

El futuro del polinizador más sano del planeta: la abeja

Las abejas son parte de la cadena de equilibrio que producen los insectos junto a los ecosistemas para garantizar el funcionamiento de la red alimentaria animal y humana, las cuales están severamente reestructuradas por la creciente desaparición de los polinizadores.

La extinción paulatina de las abejas es provocada por cinco razones específicas: deforestación masiva, falta de flores, uso de pesticidas no controlados y recientes cambios en el suelo y la temperatura. Estos factores afectan directamente la polinización (proceso en el que las flores son fecundadas para después dar frutos y semillas) y el desarrollo de los alimentos a nivel global. 

No pensamos en las consecuencias hasta que estas nos cuestan miles de millones a gobiernos y sociedades; así como ahora reforestar costará unos 300,000 millones de dólares, polinizar sería mucho más caro: 265,000 millones de euros al año de acuerdo con Greenpeace.

Y para que entendamos esto a una mayor escala: las abejas no sólo se encargan de que nuestro alimento se produzca correctamente, sino que también son la base alimentaria de otras miles de especies de mamíferos pequeños. De forma que sin su existencia estaríamos afectando severamente la vida de cada ser vivo en el planeta. 

La cadena alimentaria comienza a desequilibrarse en uno de sus pilares más importantes. Las abejas son la única base existente que resiste el peso de alimentar a todo el planeta y es muy posible que nosotros no podamos tomar su lugar de forma tan saludable y natural. 

Sigue leyendo: México ha perdido 1,600 millones de abejas: es una situación apocalíptica